Mi primera vez en un hostel: Una aventura en Nueva York

Mi primera vez en un hostel: Una aventura en Nueva York

Mi primera vez en un hostel: ¿Qué estoy haciendo aquí?

Digamos que no soy la típica viajera. Me llamo Marcia y soy la cantante del grupo londinense de ska-punk hip hop The Skints, por lo que viajar durante las giras forma parte de mi vida. He pasado la mayor parte del tiempo en aeropuertos, gasolineras, lavanderías y coffee shops. Y sí, se viaja mucho siendo músico; pero no puedo decir que haya conocido de verdad cada sitio en el que he estado. Hace poco decidí embarcarme en una aventura yo sola en Nueva York. Siempre he sido más de hoteles, pero tenía curiosidad por comprobar qué tenían los hostels para estar tan de moda (y sobre todo porque alojarse en Nueva York es carísimo). En vez de ir corriendo de un sitio a otro e ir tachando puntos en mi itinerario, me dije a mí misma que esta vez me tomaría algo de tiempo para explorar las calles, ver los lugares y realmente descubrir qué hace a la Gran Manzana tan increíble. Mientras investigaba dónde dormir en Nueva York, encontré un montón de hostels con encanto por toda la ciudad. Había llegado la hora de experimentar la vida en un hostel de Nueva York.

Cuando dos desconocidos se convierten en almas gemelas

Brooklyn, Nueva York – The International Students Residence

Es de cajón, lo sé, pero cuando estás acostumbrada a los hoteles, no se te pasa por la cabeza la idea de conocer a gente de todo el mundo con quien compartir el amor por viajar. Era la primera vez que viajaba sola de verdad, y no soy de las que suele entablar conversación con desconocidos, pero de algún modo había algo en el ambiente que me hizo sentir muy a gusto con gente que no conocía de nada.

primera vez en un hostel

El primer día conocí a una chica encantadora llamada Zara. Estuvimos un montón de rato sentadas hablando de nuestros trabajos, la vida que llevábamos en nuestros lugares de origen, etc. Vivíamos en mundos completamente diferentes y llevábamos vidas totalmente distintas, pero allí estábamos, pasando el rato en un sofá del hostel, tomando café, viendo la tele, charlando sobre nada y sobre todo al mismo tiempo. Y al fin pude comprender por qué la gente se volvía adicta a este tipo de viajes. ¡Esto era mucho mejor que estar sola y encerrada en tu habitación de hotel!

hostel nueva york

Las habitaciones de este hostel son como una especie de compartimento dentro de una habitación común enorme, todas ellas con su propio pestillo. Al atardecer se puede oír el murmullo de otras personas de tu piso conversando, riendo y hablando en diferentes idiomas, y eso me encantó. Era como compartir en petit comité, un instante mágico, con desconocidos de todo el mundo.

No puedes morirte sin saber a qué sabe el arcoíris.

Al día siguiente me desperté con el agradable murmullo de más risitas y conversaciones. A las siete de la mañana ya estaba lista para explorar Williamsburg, la zona de moda de Brooklyn donde se ubica el hostel. Williamsburg es el equivalente de Shoreditch en Londres: un barrio alternativo que marca tendencias, con espíritu artístico, arte callejero y las cafeterías más concurridas.

mi primera vez en un hostel

Encontré una cafetería en Union Avenue llamada The West. Además de su rico café tostado de producción local, sus espressos y sus dulces recién horneados, el local también funciona como coctelería y ofrece una selección de lo más impresionante de cervezas artesanales. La decoración es de madera, el menú escrito a mano en pizarras, bombillas colgando de su cable iluminando el espacio y siempre una sonrisa detrás de la barra. ¡Recuerdo ver a un tipo justo detrás de mí comiendo una tostada con aguacate mientras pintaba con sus acuarelas!

como reservar un hostel

Otra visita que recomiendo mucho es The Bagel Store en Metropolitan Avenue. ¡Seguramente hayas visto alguno de sus famosos bagels en Tumblr o Instagram! Yo me compré uno multicolor que estaba delicioso. Luego di una vuelta hasta el río mientras ojeaba en varias boutiques y tiendas de ropa retro y antigüedades por el camino.

que es un hostel

 ¡La ubicación lo es todo!

 Manhattan, Nueva YorkThe New York Budget Inn

Uno de los mejores lugares para alojarse en Nueva York es The New York Budget Inn. Está justo al lado de Park Avenue, y a poca distancia del Empire State Building, Times Square, Madison Square Garden y la parada de metro. Por su nombre me había imaginado que sería un lugar sencillo; con lo justo y necesario, pero era cálido y acogedor. La habitación tenía estilo, un radiador muy vintage y una gran ventana desde la que podías ver las clásicas escaleras de incendios de Nueva York.

6

Sé que es algo muy turístico, pero si puedes, ¡Sube al Empire State Building! Cuando vi las vistas me quedé con la boca abierta. Desde el observatorio se puede salir y caminar por los cuatro lados del edificio, ¡ninguno de ellos tiene desperdicio y la vista vale cada centavo que cuesta! La próxima vez que vaya tengo claro que me compraré la entrada hasta el piso 102, porque visto lo visto, la imagen de Nueva York desde esa altura tiene que ser todavía más alucinante.

Si quieres hacer feliz a un huésped, ¡dale un donut!

A la mañana siguiente me levanté otra vez temprano, así que decidí dar una vuelta por Central Park. Cuando estaba saliendo del hostel, el chico de la recepción me dijo que si quería podía coger café y un donut antes de salir, ¡los traían directos del Dunkin’ Donuts todas las mañanas gratis para sus huéspedes!

Una vez en Central Park me quedé impresionada. El parque es enorme. Era como si estuviese descubriendo cosas nuevas a todas horas. Sé que voy a sonar muy British pero he de confesar que incluso me senté en un banco junto a otros espectadores a ver un partido de béisbol —por primera vez. Luego fui en metro hasta Meatpacking District y paseé a lo largo del High Line, una antigua línea de ferrocarril de mercancías, que se eleva por encima de las calles de la ciudad, reconvertida en un paseo público con mucho encanto, arte e increíbles vistas. Una vez de vuelta al metro, no pude evitar entrar en la famosa Magnolia Bakery a por un cupcake. Debo decir que vale la pena esperar.

8

Ir a la Zona Cero y ver el monumento en recuerdo a las víctimas del 11-S fue algo que me marcó mucho durante mi tiempo en Nueva York. Ver aquella cascada de agua inmaculada caer hacia el centro de un eterno mármol negro fue algo que me dejó sin aliento. Es un monumento enorme, evocador y realmente bello. Por una vez decidí no escuchar música en el metro de vuelta a casa. Tan sólo me senté absorta en mis pensamientos.

9

 #metasenlavida: relajarse en un búnker con cojines

Queens, Nueva YorkThe Q4 Hostel

Salí del tren justo a tiempo para ver la puesta de sol sobre el Puente de Queensboro. A medida que me acercaba a The Q4 Hostel, lo identifiqué enseguida gracias a su impresionante iluminación y el acogedor edificio blanco. Al igual que en los hostels en los que acababa de estar, el lobby era muy cool y tenía mucho estilo. El personal de la recepción fue súper amable y me ayudó un montón. Uno de ellos me preguntó si iba a seguir allí la noche del karaoke, ¡ojalá hubiese podido! Nada más llegar bajé a ver la planta inferior que resultó ser… la zona chill out perfecta. También tenían una cocina de planta abierta, una mesa de billar, un proyector de películas, libros, guitarras y hasta un pequeño búnker lleno de cojines y pufs.

10

Mi habitación era muy acogedora; el juego de sábanas era muy bonito y la cama super cómoda. Desde mi ventana tenía unas vistas estupendas de la Plaza Queensboro y por ellas entraba una gran cantidad de luz natural. Como mi avión a Los Ángeles salía a la mañana siguiente (lo suficientemente temprano como para no salir a dar una vuelta), decidí quedarme esa noche en el hostel. La señal wifi era excelente así que me puse Netflix, me pinté las uñas, y me fui a conocer a algún desconocido a la sala común. La gente iba y venía; alguno se quedaba y veía la televisión conmigo, otros traían un libro y se acurrucaban a leer en un rincón. Fue la experiencia más social y agradable que he tenido en toda mi vida con gente que no conocía de nada.

 11

Enamorada de la ciudad

Al día siguiente dejé la habitación de mala gana y me dirigí al aeropuerto JFK lista para emprender el camino de vuelta. Los últimos días habían sido como un sueño. Al haber estado en distintos hostels por toda la ciudad, había podido conocer una amplia zona de Nueva York en poco tiempo. Y al igual que ocurre en Londres, las diferencias entre los distintos barrios de Nueva York son enormes, cada uno con su propia cultura e historia. Me había enamorado profundamente de esta ciudad.

12

Todos los hostels me encantaron. Me di cuenta de lo importante que es sentirse bien recibido y seguro cuando viajas solo y estás lejos de casa. Estoy segura de que hay muchos más hostels alucinantes en Nueva York, y ahora me pica la curiosidad por verlos todos. A pesar de viajar tanto con el grupo y dormir en tantos hoteles, esta experiencia fue de lo mejor. No sólo estaba emocionada de ver y descubrir nuevas partes de la ciudad, sino que también fue muy emocionante visitar distintos tipos de hostels y conocer a gente nueva aunque sólo fuera por una noche. Esa ilusión es una ventaja extraordinaria a la hora de viajar, sin olvidar el increíble ahorro que supone un hostel frente a un hotel.

Después de esta primera vez, ¡me considero una experta en hostels!

end

¿Pensando en ir a Nueva York? Échale un vistazo a los hostels de la ciudad.

Si te ha gustado este artículo, quizás también te interese:

10 planes low cost para hacer en Nueva York

Nueva York para principiantes: Las 10 mejores cosas que hacer

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/mi-primera-vez-en-un-hostel/?lang=es
Youtube
Pinterest
Pinterest

Sobre el autor

Colin Rivera

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.