10 pasos para superar la depresión post-vacacional

10 pasos para superar la depresión post-vacacional

Acabas de pegarte el mejor viaje de tu vida… y toca hablar del temido síndrome post-vacacional, también conocido como depresión postvacacional. Después de pasar noches enteras en locales al aire libre, tomar incontables jarras de sangría, saltar desde las rocas, ir de picnic por los parques, ir a varios festivales y ver a tus grupos favoritos, comer queso del bueno, irte de cañas y hacer topless… quizás te encuentres al final de tus vacaciones, o las hayas terminado ya, y sea el momento de volver a la cruda realidad del trabajo o el estudio. Tu tarjeta de crédito se ha quedado temblando y ya no te acuerdas de cómo se escribe un informe o cómo se pone una alarma. Ya no puedes desayunar helado. El café vuelve a ser caro. En tu casa no hay servicio de lavandería. Y toda la presión y el estrés de la vida real vuelven a reírse de ti.

Echas de menos tu viaje más que nunca. Por tu cabeza se te pasa la posibilidad de aplazar tus estudios y volver de nuevoal calorcito. Lo único que te apetece es revivir esos recuerdos y hablar de tus viajes con cualquiera que esté dispuesto a escucharte. De repente, revisar tu Instagram se ha convertido en un triste ritual que haces día tras día. Estás deseando que llegue el jueves para publicar una foto de aquel recuerdo con el hashtag #tbt o #throwbackthursday (la oportunidad semanal de Instagram para publicar fotos del pasado) Pero… lo cierto es que no podemos ayudarte a volver. El día a día es igual de importante y, créenos, puede ser igual de apasionante. Solo necesitas estos 10 trucos para combatir esa temida depresión post-vacacional:

1. Ten un plan cuando vuelvas

post-travel blues

¿Te has apuntado a algún curso de la universidad? ¿Al volver te está esperando tu antiguo puesto? Si no es así y necesitas encontrar trabajo, utiliza el ordenador del hostel para buscar ofertas disponibles. Hoy en día hay un montón de compañías que aceptan hacer entrevistas por Skype, así que no te preocupes si ves que el plazo para presentar solicitudes acaba antes de volver de tu viaje. Planifica en una libreta lo que estás buscando. Actualiza tu CV. Piensa en tus habilidades y cualidades. Piensa en cómo tus viajes te han hecho crecer como persona. ¿Durante el viaje has conocido a alguien que te haya inspirado? ¿Sabes cómo es la persona en la que te quieres convertir?

2. Alégrate de estar en casa

post-travel blues

No todo es malo al volver. Tus amigos te han echado de menos. Tu familia te ha echado de menos. Tu perro te ha echado de menos. ¡Y tú les has echado de menos a todos! Seguro que tu casa es un lugar confortable, y que con un poco de suerte podrás disfrutar de la comida de tu madre de vez en cuando. Da gracias por volver a tu cama y a tu intimidad después de haber dormido en habitaciones compartidas con gente que ronca o con aquel tipo que entraba a tropezones todas las noches después de haberse tomado demasiadas cervezas. Y da gracias de que no tienes que ir sentado toda la noche en otro tren nocturno…

3. Recupera una rutina saludable

post-travel blues

Viajar no siempre es sinónimo de un estilo de vida saludable o de una dieta equilibrada. Lo normal sería que tus comidas diarias consistiesen en dos platos de pasta, una baguette y tres helados.  Así que apúntate al gym, vuelve a ponerte en forma con esas clases de yoga y de body pump, o prueba un nuevo deporte. Y si estás bajo mínimos, vete a dar caminatas por el parque, pon en práctica las clases de Pilates que encontrarás a través de Youtube o descárgate una guía de ejercicios gratis online.

4. Sigue en contacto…

… con todos los amigos estupendos que has hecho por el camino. Seguro que la vuelta a la rutina les está afectando tanto como a ti. Piensa que tu familia y tus amigos estarán hartos de que empieces cada frase con “es que en el resto de Europa…” o “es que los locales de Berlín…”, y que esos compañeros de viaje estarán felices de recordar esos momentos contigo porque están en la misma situación que tú.

5. Mantente ocupado…

post-travel blues

… con cosas que tengan que ver con los viajes. Vuelve a hacer scrapbooking como en tu adolescencia, revela algunas fotos (puedes hacerlo a través de nuestros increíbles compañeros de Super Snaps) y pégalas en tu pared. Hazte con algunos de esos relucientes folletos de viajes y obtén una visión general de tu próxima aventura. Haz un vídeo con todo lo que has grabado y  combínalo con la música que se convirtió en el himno de tu viaje. Aprende a usar Photoshop. Escribe un diario. Escribe un blog. Escribe una canción. Cualquier cosa que te ayude a mantener el vínculo con toda esa inspiración que absorbiste en el extranjero.

6. Cultiva esas nuevas pasiones que descubriste por el camino

post-travel blues

A lo mejor no es mala idea empezar un curso de cocina tailandesa o ir a clases semanales de algún idioma en una academia que te quede cerca. Intenta recrear aquel plato del que te enamoraste al otro lado del charco. Aprende a bailar salsa como en aquel espectáculo que viste, o sigue intentando surfear con una tabla de segunda mano.

7. Vive tu ciudad como lo haría un turista

post-travel blues

Intenta verla con otros ojos. ¿Alguna vez te has metido en Tripadvisor para ver lo que los viajeros cuentan sobre tu ciudad? Esfuérzate en conocer nuevos bares y cafeterías, mantente al día sobre las exposiciones, las actuaciones y los eventos que se celebran en tu zona. Incluso párate a sacarte un selfi en los míticos lugares turísticos de tu ciudad como si estuvieras en la Torre Eiffel.

8. Conoce a otros extranjeros que visiten tu ciudad

post-travel blues

Apúntate a un intercambio de idiomas, únete a un grupo de Facebook, o encuentra un grupo  local de conversación. Si ves a alguien por la calle que parece perdido, ayúdale tal y como te ayudaron a ti al otro lado del charco. Sal por la zona de mochileros o busca trabajo en un hostel o como guía turístico. Rodéate de esa energía tan contagiosa que tienen los viajeros para que la tuya siga latiendo con fuerza.

9. No te asustes si te sientes con poca fuerza (es lo normal)

post-travel blues

Es normal sentirse un poco de bajón después de un período lleno de subidones. Seguramente estés más cansado de lo habitual, pero eso también es muy normal. Duerme bien, toma el aire, come lo mejor que puedas y no te pases cuando salgas de fiesta. Después de las vacaciones y de tanta diversión, tu cuerpo necesita recargarse.

Y si a pesar de todo sigue siendo imposible volver a la normalidad y sientes que no levantas cabeza, lo mejor es que hables con un profesional. Seguro que estarán encantados de ayudarte a recuperar tu vida.

10. Recuerda que ahora que has vuelto, no tienes que quedarte en casa para siempre

post-travel blues

Siéntete afortunado por las oportunidades que te da la vida. Al volver, tómate ese tiempo como un período en el que cargar las pilas y ahorrar algo de dinero. Parte del proceso de viajar pasa por tener que trabajar duro para recuperar tu cuenta y planificar tu vida o los viajes que quieres hacer en el futuro. ¡Si no, no sería tan gratificante! Haz una lista de todo aquello que quieres alcanzar, todos los lugares lejanos a los que te gustaría ir y las cosas que quieres conseguir en la vida. El mundo va a seguir ahí esperándote.

 

Sobre la autora

Emily Mulligan es una estudiante australiana que está cursando un máster y que acaba de volver de su período de prácticas en Sudamérica. Sigue sus alocadas aventuras por del mundo a través de su Instagram @happily.travelling. ¡La mayoría son súper optimistas!

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/superar-la-depresion-post-vacacional/?lang=es
Youtube
Pinterest
Pinterest

Sobre el autor

Elsa S. Barbera

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.