10 Trucos para hacer fotografías espectaculares durante tus viajes

10 Trucos para hacer fotografías espectaculares durante tus viajes

¿Cuántas veces has vuelto a casa después de un viaje alucinante, has descargado las fotos en el ordenador y compruebas que no tienen nada que ver con lo que has vivido?

¿Una? ¿Tres? ¿Después de todos y cada uno de tus viajes?

Es frustrante.

Pero, aunque te parezca mentira, es posible.

Y si no me crees, mira esta foto.

 trucos fotografía viajes

Y esta no es de mis mejores fotos, tengo algunas más impresionantes.

¿Que cómo lo hago?

Déjame que te cuente…

1. Invierte tiempo en conocer tu cámara en profundidad

Uno de los peores errores que puedes cometer es no dedicar el tiempo suficiente a conocer el funcionamiento de tu cámara antes de salir de caso. Invierte unas cuantas horas en revisar las herramientas básicas de tu cámara y asegúrate de que sabes no sólo para qué sirven algunas funciones si no cómo activarlas. ¡Repasa el manual de instrucciones o busca algún vídeo en YouTube que te ayude!

Ya sé que suena obvio pero con las prisas y el entusiasmo que genera un viaje, puede que tengas la tentación de comprar una cámara nueva o añadir algún accesorio a tu equipo. Es normal, pero no lo hagas el último día. Ni siquiera si tienes por delante muchas horas de avión antes de llegar a tu destino final.

 trucos fotografía viajes

Piensa que hasta la cámara compacta más básica ofrece varios modos de disparo como por ejemplo el modo de Prioridad a la Apertura (A o Av) o el de Prioridad a la Velocidad (S o Tv).

Si prefieres hacer fotos con tu móvil, hazte con una aplicación de disparo. Mis favoritas son ProCam para iPhone y Camera Zoom FX para Android. Y practica también la edición para darle un toque único a tus imágenes. En mi iPhone uso Snapseed (también disponible en GooglePlay) y Enlight (puedes descargarte Photo Editor si usas Android).

Empieza practicando en casa y aprendiendo cómo se usan. Estos detalles marcarán la diferencia.

2. Crea una lista de fotos que te gustaría hacer

Seguro que tienes una serie de imágenes que quieres capturar mientras estás de viaje. No dejes que esas fotos se queden en tu cabeza.

¡Planéalas con antelación y se harán realidad!

Redacta una lista con las escenas con las que te gustaría volver a casa.

 trucos fotografía viajes

Imagina que te vas a de viaje a Tokio. La mayor parte de tu entorno esperará que les enseñes una foto del famoso cruce de Shibuya. Pero Tokio es mucho más que eso. Incluye algún templo que te hayas encontrado en una rincón inesperado, un callejón lleno de cables y casas bajas, o ese delicioso ramen que te tomaste al bajar de la línea Yamanote.

Cada destino tiene sus lugares icónicos pero no te centres únicamente en ellos. Huye de la foto de postal porque el alma de un sitio normalmente está en la gente.

Y no dejes de establecer prioridades en tu lista. Por desgracia, tu tiempo será limitado mientras estés de viaje y puede que no puedas hacer todas las fotos que deseas. Así es que establece cuáles son las que consideras “imperdibles”.

3. Busca nuevos puntos de vista

No importa donde vayas, una ciudad, la playa, el desierto o la montaña, la idea que debes de tener siempre presente es cuidar tu punto de vista. Hazte la siguiente pregunta: “¿Desde dónde quiero que vea el espectador esta escena?”.

Esfuérzate por buscar puntos de vista interesantes. Es muy fácil estar quieto en un sitio y empezar a hacer fotos nada más llegar.

10 trucos fotografía viajes

San Salvador de Cora es uno de los templos más emblemáticos y mágicos de Estambul. Y, sorprendentemente, no es una mezquita. Además, está fuera de las principales zonas que visitan los turistas.

Tras recorrer a pie los barrios de Fener y Fatih y descubrir algunas de las profundidades de la ciudad, llegas a este sencillo edificio. Por fuera no tiene nada de especial, es una iglesia bizantina, otra más.

O al menos eso parece porque cuando cruzas la puerta, viajas atrás varios siglos en el tiempo. Y conforme caminas por su interior, sus paredes, frescos y mosaicos te cuenta que primero fue iglesia, luego mezquita y ahora museo. Hasta que miras hacia arriba y te encuentras con una de las cúpulas más increíbles que has visto nunca: el fresco de la Virgen con Niño.

Aunque te tuerces el cuello y consigues mantener el pulso, haces la foto y al verla te preguntas cómo ha podido sobrevivir esa obra de arte después de tanto tiempo…

Puede que te hayas quedado impactado por la vista que tienes ante tus ojos. Es tan espectacular que no puedes hacer otra cosa más que fotografiarla. Pero no dejes de moverte alrededor y busca otras perspectivas. Muchas veces es tan sencillo como poner la cámara a ras del suelo o buscar una localización más elevada.

Una variación, por pequeña que sea, puede tener un gran impacto en tu foto final.

4. Resiste ante la presión

Otro error bastante común es presionarte para hacer fotos de absolutamente todo lo que te rodea. Así, piensas, tendrás recuerdos de todo lo que has visto y vivido. Y además, sigues asumiendo equivocadamente, tendrás 10.000 fotos alucinantes que compartir con tus colegas en las redes sociales.

La realidad es que al cabo de un par de días estarás agotado (¡hacer fotos requiere concentración!). Y por si fuera poco, volverás a casa con miles de fotos que ni siquiera te gustan.

 trucos fotografía viajes

Es una pena haber malgastado ese tiempo precioso cuando lo podías haber invertido en explorar otros rincones y en conocer a más gente local.

Dedica parte de tu tiempo a vivir lo que te está ocurriendo en ese momento y verás como cuando cojas tu cámara captarás fotos que realmente merecen la pena. Un buen ejercicio incluso puede ser dejar la cámara en tu mochila durante medio día y hacer fotos sólo con tu móvil.

Verás como vives (e inmortalizas) esos momentos de otra forma.

5. Cuenta una historia con tu foto

¿Cuántas veces has hojeado una revista de viajes o has curioseado el perfil de Instagram de un fotógrafo de viajes? Seguro que docenas.

Y mientras ves esas imágenes, te has preguntado “¿Por qué mis fotos no salen así?”.

El secreto de esas fotos es siempre el mismo: cuentan una historia. Puede ser la historia de un sitio, de una persona o de un evento. Pero lo importante es que detrás de esa imagen siempre hay una historia.

Ese tipo de reportajes generalmente incluyen fotos de todo tipo: del lugar, de la comida que se prepara allí, de la gente que vive e incluso de detalles. De esta forma, el espectador es capaz de ver el conjunto y hacerse una idea. Aplica esta idea a tus propias fotos durante tu próximo viaje. Te sorprenderás al ver los resultados.

Sin embargo, lo que más te asombrará es que gracias a esa foto podrás revivir algo especial que experimentaste durante tu viaje. Una y otra vez.

trucos fotografía viajes

No te olvides de que al ver la foto, el espectador no dispone de esa información, esos matices de colores, olores y sonidos que te rodean. Para él esa foto de un vendedor de pájaros no es más que eso: una foto de un vendedor de pájaros.

¿La media hora que te costó encontrar un taxi que te llevara deprisa y corriendo hasta allí porque el mercado cerraba en media hora? Nadie más estaba allí.

¿El calor abrasador y la humedad pegajosa que tuviste que soportar mientras paseabas lentamente por el recinto observando cientos de jaulas y docenas de puestos? Nadie se acuerda.

¿La sensación de alivio y satisfacción cuando comprobaste que, aunque sólo disponías de algo más de 45 minutos, ibas a poder explorar ese lugar tan peculiar lleno de aves exóticas, compradores compulsivos y vendedores que fuman un cigarro tras otro? Sólo tú la viviste.

6. Reflexiona antes de pulsar el botón de disparo

La pregunta que tienes que hacerte siempre antes de disparar es “¿La foto que estoy a punto de hacer es verdaderamente interesante?”.

 trucos fotografía viajes

La idea es que hagas una evaluación global de la escena. Tu objetivo es crear una foto interesante y eso implica que necesitas un tema interesante, que tu imagen tenga una composición que llame la atención, que el enfoque sea nítido y que esté correctamente iluminado.

Si ves que alguna de estas premisas faltan, no tienes más que volver a componer, cambiar de localización, variar el punto de vista o lo que sea necesario para que la imagen se ajuste a tu visión creativa.

7. Explora y déjate llevar

Es recomendable que hagas un pequeño trabajo de investigación sobre tu destino. De esta forma sabrás de antemano cuáles son los lugares de interés que te gustaría conocer y fotografiar, por supuesto.

Sin embargo, no tengas miedo a perderte. Explora lugares de forma aleatoria y déjate llevar sin tener un rumbo concreto. Esos rincones son los que encierran casi siempre las mejores oportunidades fotográficas.

 trucos fotografía viajes

Berlín está llena de historia y de rincones deseosos de que los encuentres. Por eso tienes que fijarte en lo que hay a tu alrededor y aventurarte a explorar. Como en ese coqueto centro comercial de Mitte, cuyas tiendas no te llamaron especialmente la atención. Al fin y al cabo, no ibas a comprar nada.

Pero en la entrada había algo fuera de lo común: una pared llena de buzones. Parecía la entrada de una casa más que de una zona de tiendas. Y cuando giraste la cabeza hacia la derecha, no pudiste evitar fijarte en una escalera, casi de caracol.

En algunos destinos es más fácil que en otros pero casi siempre los locales son quienes conocen los mejores rincones, esos lugares escondidos de los que nadie más ha oído hablar. Aprovecha cualquier ocasión que tengas, como preguntarle al camarero que te sirve un refresco, para chismorrear. Puede que la conversación te dé algunas pistas de hacia dónde tienes que dirigirte.

Interésate por la zona que estás visitando, haz preguntas y expresa lo mucho que te está gustando todo. Al final acabarás consiguiendo alguna recomendación.

8. Comunícate con los locales

Crea un vínculo con la persona a la que quieres fotografiar.

Aunque no te lo parezca, es más importante de lo que piensas pasar algo de tiempo con tu sujeto potencial antes de sacar la cámara de la mochila y pedirle que te deje retratarlo. A pesar de que esos minutos (o más, en la medida de lo posible) no te dejen conocerlo más que superficialmente, te ayudarán a crear una relación especial. Esa relación es la que hará que tu retrato sea único y transmita.

Además, la paciencia es tu mejor aliado.

Si puedes comunicarte en su idioma, genial. Y si no, empieza por establecer contacto visual con esa persona, sé empático, interrelaciónate y, sobre todo, sonríe. Sonríe mucho porque tu sonrisa será la que te abra las puertas.

 trucos fotografía viajes

No hay nada más auténtico en Colombia que visitar una finca de cultivo de café. Y aunque algunas están bastante industrializadas y el trabajo se hace con máquinas, alguien te ha hablado de Don Elías y de su pequeña finca tradicional.

Don Elías es la viva imagen de Juan Valdés, pero con algunas canas más. Cuando llegas te recibe como si fueras de la familia. Te enseña los cultivos, a los que mima con cariño, y te muestra todo el proceso, desde la siembra de la planta hasta que se muelen los granos.

Y como no podía ser de otra forma, mientras conversáis él sobre su vida dedicada al café y tú sobre tus viajes, te invita a un tinto, como llaman los colombianos al café solo. Esa foto de Don Elías entre sus plantas de café te recordará para siempre no sólo su personalidad extraordinaria, si no el gusto de su café, el mejor que has probado nunca.

9. Fotografía el amanecer (¡y el atardecer!)

Estás tentado de levantarte tarde. Al fin y al cabo, por algo estás de vacaciones ¿no?

Aunque te parezca una pesadilla o una contradicción, merece la pena levantarte temprano para fotografiar el amanecer. La luz a esa hora del día es espectacular en cualquier lugar del mundo. Los rosas, naranjas y azules junto con la suavidad de la luz harán que tu foto tenga una atmósfera única.

Dedica un rato del día anterior a buscar las mejores localizaciones para capturar (y disfrutar) el amanecer. ¿Por dónde sale el sol en esas localizaciones? ¿En qué dirección se va a mover el sol?

Y si por lo que sea, el amanecer no ha sido tan alucinante como esperabas, no pasa nada. Tienes una nueva oportunidad unas horas después, durante el atardecer. ¡Aprovecha la ocasión y vuelve a intentarlo!

 trucos fotografía viajes

Una visita a Roma no tiene sentido sin un paseo por las orillas del río Tíber. Es uno de los principales atractivos de la ciudad y está lleno de rincones encantadores. Por eso, cuando estás cruzando el Ponte Umberto I, no puedes evitar mirar hacia tu izquierda.

Y ahí están el río, el Ponte Sant’ Angelo y la cúpula de San Pietro en el Vaticano. Es la vista perfecta para un atardecer. Casi sin querer te has topado con una oportunidad perfecta para volver al día siguiente.

Eso es exactamente lo que haces. A pesar del frío y el viento, vuelves con tu cámara, buscas el emplazamiento adecuado en el lado del puente para que todos los elementos estén dentro del encuadre y esperas pacientemente a que el sol se esconda y te regale un maravilloso espectáculo.

10. Suprime cualquier distracción

¿Alguna vez te has encontrado delante de una escena única, has hecho una foto y al verla has sentido frustración por no haber sido capaz de captar la esencia de lo que estaba pasando? No eres el único, es algo muy común.

A pesar de ello, no dejes de confiar en tu instinto.

Esa foto final que no termina de gustarte no significa que hayas elegido un rincón o un paisaje equivocado. Algo ha hecho que te detuvieras. Tu objetivo es conseguir que esa foto sea un reflejo de ese “algo” que has visto y seas capaz de capturar la esencia de la escena.

 trucos fotografía viajes

A veces, ocurren coincidencias geniales que no puedes dejar escapar. La primera, que en Londres haga sol. ¡En serio, a veces sale cuando menos te lo esperas!

Como hace un día precioso, decides que es el momento perfecto para ir al London Eye a disfrutar de las fabulosas vistas de la ciudad y del río Támesis. Pero hay un detallito que no has tenido en cuenta: otros viajeros han tenido la misma idea genial que tú.

No te queda otro remedio que esperar pacientemente la larguísima cola. O mejor dicho, dos colas: la de los tickets y la de acceso a la noria. “Paciencia, paciencia”, farfullas entre dientes.

Por fin te toca, entras en la cápsula y tal y como esperabas, las vistas son alucinantes. El Big Ben por allí, the Shard por allá… Y de repente, te fijas en una niña. Mira boquiabierta a su alrededor, con la cara pegada al cristal. Al bajar la mirada ves sus pies, calza las Converse perfectas: blancas con una Union Jack, la bandera británica.

¿Te has parado a pensar si hay demasiados elementos en tu foto? Eso crea mucha distracción y al final el espectador no saber dónde mirar. Intenta eliminar cosas de tu encuadre y vacíalo.

Dispones de muchas técnicas para eliminar elementos que distraen la mirada del espectador. Tienes que saber dirigirla hacia lo que realmente importa. Por eso, cambia el punto de vista o acércate más al sujeto principal, incluso puedes reducir la profundidad de campo para que una parte importante de tu foto aparezca desenfocada.

Extra: La práctica te llevará a la perfección

Es cierto, en serio.

Todos empezamos en algún punto. Por eso, asegúrate de que empiezas a practicar antes de irte de viaje. Practica lo que sabes y aprende lo que no dentro de casa, en el parque o dando una vuelta por sitio en el que vives e imagina que estás de visita.

Haz todo lo que esté en tu mano para dedicar unas horas o días (y ya imaginas que cuantos más, mejor) a salir con la cámara.

Y, sobre todo, experimenta y prueba cosas nuevas. No tengas miedo porque lo peor que te puede pasar es que tu foto sea una birria. Bueno ¿y qué? La siguiente será mejor.

¡Seguro que cuando estés viajando te alegrarás de ser capaz de hacer una foto chulísima antes de esquivar un tuk tuk que se dirige a toda velocidad hacía ti con la intención de pasarte por encima!

Aunque durante un viaje lo más importante es tu experiencia y un gran viaje no se define por lo buenas que sean tus fotos ¿no te parece maravilloso tener fotos con las que poder volver a vivir esos momentos? Te ayudan a recordar qué sentiste cuando estabas ahí, los olores, los sonidos…

Una gran foto puede hacerte viajar en el tiempo y mantener frescos los recuerdos de esas increíbles aventuras. Y al mismo tiempo son una fuente de inspiración para aquellos que las ven. Ese espectador con quien las compartes, que no estaba allí contigo, pero que viendo su foto se teletransporta y siente que sí, que está ahí.

Con estos trucos, lo conseguirás todo: revivir el pasado y que los demás lo revivamos contigo.

Sobre la autora:

Sandra Vallaure es una apasionada de la fotografía y de los viajes. A través de su blog Sifakka ayuda a fotógrafos principiantes a mejorar su técnica y estilo para conseguir imágenes espectaculares durante sus viajes. Suscríbete y consigue ya su guía gratuita “Viajar Fotografiando”.

Todas las fotografías de este artículo pertenecen a Sandra Vallaure.

Si te ha gustado este artículo seguro que también te interesa:

8 Errores tontos de fotografía que haces con el iPhone 

 

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/10-trucos-para-hacer-fotografias-espectaculares-durante-tus-viajes/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 16 =

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.