15 razones para enamorarse de Florencia

15 razones para enamorarse de Florencia

Florencia es la novia que todo artista desearía tener. Su belleza única conquistó el mundo, como epicentro cultural de Europa en el Medievo y el Renacimiento. Hoy visitar Florencia es sinónimo de visitar la ciudad del Arte y de los Médicis, de la Venus de Botticheli y El David de Miguel Ángel.

Pero, si aún tienes dudas, aquí van 15 razones para enamorarte perdidamente de Florencia. ¡Cuidado con no entrar en colapso! Tal y como le sucedió a Stendhal… ¿Te dejas seducir por esta dama sublime?

1. Piazza della Signora

piazzadellasignora

Dicen que para conocer a una mujer hay que mirar a su corazón. El de Florencia se encuentra en esta magnífica plaza cuadrada, habitada por los héroes de la mitología, como Hércules o Perseo, sujetando victorioso la cabeza de Medusa. Este fue el emplazamiento original de El David de Miguel Ángel, hasta que fue trasladado a la Galería de la Academia. Así que no te dejes engañar: la estatua que hoy se puede contemplar es una réplica.

2. Palacio Vecchio

palaciovecchio

La ciudad “floreciente”, cuna del humanismo italiano, lo fue gracias a los Médicis, su poderío y su riqueza.  El llamado también “Palacio del Pueblo” o “Palacio Ducal”, entre otros, alberga huellas de ese pasado esplendoroso, a través de salones ricamente decorados, paredes y techos que en sí ya son obras de arte y esculturas, entre la que destaca en bronce Judit de Donatello. Una heroína liberando al pueblo de su tirano.

3. La Galería de los Uffizi 

En la pinacoteca por excelencia, la Venus de Botticheli es la estrella que ilumina y embelesa con su media sonrisa a todo el que la contempla, emergiendo de las aguas como eterna diosa de la belleza. Por sus galerías también se pueden admirar cuadros de Miguel Ángel, Rafael o Piero della Francesca. Una recomendación: para evitar las interminables colas que se forman desde bien temprano, las entradas se pueden reservar con antelación por Internet (Galería Uffizi).

4. La Puerta del paraíso

Revestido en mármol blanco y verde nos aguarda el edificio más antiguo de Florencia: el Batisterio de San Giovanni, enfrente de la fachada de la catedral. Aquí la joya es la Puerta del Paraíso, una recreación en dorado bronce de escenas del Antiguo Testamento. Presta bien atención a sus detalles: Lorenzo Ghiberti dedicó nada menos que 26 años de trabajo a confeccionar el portal.

5. La Catedral de Florencia

catedral

¿Quién no ha soñado con esta cúpula rojiza del genio Brunelleschi? Ascender por la tortuosa escalera de caracol hasta alcanzar su cima y admirar la ciudad a tus pies, como si fueras una de las palomas que habitan el Campinile, es una de las experiencias inolvidables para hacer en Florencia.  De esas que se recuerdan siempre.

6. La Iglesia de la Santa Croce

iglesia

El templo donde moran los eternos, esos que forman parte de la leyenda de Florencia. Después de tanta emoción, es tiempo de un respetuoso y silencioso paseo entre las sepulturas de sus eminencias: Nicolás Maquiavelo, Dante, Rossini, Miguel Ángel, o Galileo Galilei. Quizá sus almas aún habiten en el interior de sus góticos muros, y vaguen por el claustro al caer las sombras y marcharse los turistas…

7. Puente Vecchio

puentevecchio

Uno de los atardeceres más románticos se vive junto al río Arno, al son de los candiles que se prenden en las coloridas fachadas de las tiendas de joyas del puente más antiguo de Florencia, lanzando destellos luminosos sobre las aguas. Cuenta la leyenda que hasta Hitler sucumbió a su encanto, negándose a su destrucción cuando se retiraron de la ciudad en aquel agosto de 1944.

8. Palacio Pitti

¿Ya has atravesado el puente? Guía tus pasos hasta esta enorme mansión renacentista, residencia oficial de los Grandes Duques de la Toscana. Asómate a su vida de suntuosidad en sus habitaciones privadas, con exquisitos cuadros y tapices. A su espalda, los Jardines de Bóboli: la zona verde más grande de la ciudad con grutas, fuentes, estatuas y un lago. ¡Un palacio digno de cuento!

9. La Galería de la Academia

Si la Venus te atrapó con su silueta de ninfa, no puede ser menos el David de Miguel Ángel, en otro de los museos más concurridos de la ciudad: la Galería de la Academia. ¡Imposible no obnubilarse ante sus formas clásicas y perfectas!

10. Museo Arqueológico

museo

Si lo tuyo es el arte más antiguo, el Museo Arqueológico de Florencia cuenta con una gran muestra de arte etrusco y romano: un viaje al pasado por esta civilización gloriosa entre mosaicos y estatuas de nobles patricios en mármol.

11. Monasterio de San Marcos 

De devoción pagana a religiosa: en este divino monasterio del S.XIII, se conservan casi intactas las celdas de los monjes que allí habitaban. Entre ellos, Fra Angelico. En su humilde celda se pueden observar restos de los delicados frescos que pintara, presumibles ensayos de su Anunciación. Relájate del trajín de Florencia en la solitaria quietud de su claustro.

12. Piazzale Michelangelo

piazzalemichelangelo

Florencia también se ama desde las afueras, en este mirador situado en una colina. Aquí se disfruta de una preciosa panorámica de la ciudad, destacando la impresionante cúpula de la catedral sobre el resto de rojizos tejados. ¡Otra magnífica estampa para el recuerdo!

13. Mercadillo del Porcellino

mercadillo

De vuelta al centro encontramos su personaje más entrañable: el “porcellino”. Una simpática escultura de un jabalí, que con sus ojillos de bronce parece vigilar el tránsito por el mercado nuevo, atiborrado de ropa y souvenirs. Cuenta la leyenda que concede deseos, frotando su nariz mientras se sostiene una moneda, que tiene que caer entre las rejas que hay bajo sus pezuñas. ¡Suerte!

14. Pasta italiana en San Lorenzo

pasta

De lo que uno no se puede enamorar en Florencia es del exorbitado precio que ostentan los locales y restaurantes del centro. En cambio, en el barrio de San Lorenzo, universitario y un poco más alejado, encontrarás acogedoras trattorías en las que degustar la auténtica pizza o pasta italiana. Tagliatelle ai funghi, unos penne al pesto, un plato de gnocchi al pomodoro… ¡Qué delicia!

15. ¡Al rico gelato!

No obstante, ¡guarda sitio para el postre! De pistaccio, nutella, mango, stracciatella… No hay quien se resista a un sabroso helado italiano. Una cremosidad y sabor que sólo puede hacer más dulce y rematar el idilio comenzado con la bella Florencia y que, me temo, ya te durará toda la vida.

¿Te animas a descubrir esta maravillosa ciudad de la Toscana? Para que ahorres en el alojamiento te proponemos nuestra mejor selección de hostels en Florencia.

Sobre la autora:

Patricia Rojas es la autora del blog de viajes, Crónicas de una cosmopolilla. ¡Sigue sus aventuras en Twitter y Facebook!

Si te ha gustado este artículo puede que también te interese:

Qué ver en Praga: visitas imprescindibles a la luz de Bohemia

14 lugares para enamorarte de Francia 

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/15-razones-para-enamorarse-de-florencia/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.