Cataratas de Iguazú: verdadera maravilla natural

Cataratas de Iguazú: verdadera maravilla natural

Hay un lugar en el mundo al que puedo volver, mil veces. Ya tuve la suerte de estar dos veces y cada vez descubro algo nuevo. Las Cataratas de Iguazú tienen una magia especial y no de casualidad han sido denominadas una de las “Siete Maravillas Naturales del Mundo”. Sin duda, es uno de los paisajes naturales más hermosos del mundo y vale muchísimo la pena visitarlas tanto del lado argentino como del brasileño.

Observar el agua caer sobre el abismo total, tener la posibilidad de conectarnos con el paisaje gracias a las pasarelas que recorren el Parque Nacional, recibir el agua de las cascadas y contemplar el entorno natural, muchas veces acompañado de coloridos arco iris, nos ofrece un sinfín de experiencias y sentimientos que recomiendo vivir al menos una vez en la vida.

Cataratas de Iguazú

📷 @viajeydescubra

Me pongo técnica y te cuento: Las Cataratas del Iguazú están ubicadas en el interior del Parque Nacional Iguazú, un área de preservación de la naturaleza. Abarca 67.720 hectáreas en el extremo norte de la provincia de Misiones, en Argentina. Es un sistema de 275 saltos en plena Selva Paranaense, que están ubicados a 17 kilómetros de la desembocadura del Río Iguazú, en las aguas del Río Paraná, punto en el cual se encuentran las tres fronteras: Argentina, Brasil y Paraguay.

En 2011 las Cataratas fueron seleccionadas como Nueva Maravilla Natural del Mundo, en una votación mundial. En 2013 UNESCO las galardonó con el reconocimiento de “Valor Universal Excepcional” por ser un territorio de importancia cultural y natural extraordinaria que trasciende las fronteras nacionales y cobra importancia para las generaciones presentes y venideras de toda la humanidad. Hasta me da escalofríos pensarlo. Son tan mágicas que no hay “premio” suficiente que las describa al 100%. Tienes que conocerlas.

Recomendaciones para tu viaje a las Cataratas del Iguazú

Cataratas de Iguazú: verdadera maravilla natural

📷 @cande.torok

Es un gran viaje para hacer en un fin de semana largo o una escapadita perfecta para conectarse con el aire fresco. Lo ideal es como mínimo una estancia de 3 noches para que puedan dedicarle un día completo a cada lado del Parque Nacional y les quede un día para recorrer Puerto Iguazú y Foz de Iguazú, la reserva Binacional Itaipú y tal vez, cruzar a Ciudad del Este en Paraguay para hacer alguna que otra comprita.

Puede que siendo argentina crean que no soy objetiva si les digo que el lado que más me gusta de las Cataratas es el argentino. Tenéis que vivir la experiencia de recorrer los dos y sacad conclusiones por vos mismos.

Cada lado tiene su ventaja: del argentino uno está más en contacto con el agua. Las pasarelas van por debajo o por encima y te permite una conexión diferente con el entorno. Estar a pasitos de la Garganta del Diablo, a la altura donde comienza la caída y sentir el abismo ahí es algo indescriptible, quizás, el mejor momento del recorrido por el Parque Nacional Cataratas de Iguazú.

El lado brasilero se puede decir que es un perfecto panorama de la inmensidad de las cascadas. Uno tiene un cuadro y una panorámica justo en frente, como si fuera un cuadro perfecto. Las vistas son espectaculares. La pasarela que se acerca a la caída de la “Garganta do Diabo” es el momento donde se está cerquita del agua, pero no durante todo el recorrido.

Siempre me alojé en Foz de Iguazú, quizás por mi afán de seguir perfeccionando el portugués o porque soy fanática de sus desayunos. Puerto Iguazú también tiene grandes opciones de hospedajes y todo está cerquita.

Hoy voy a hacer foco en mi lado preferido, pero repito, no te pierdas el lado brasileño y después nos dices cuál te gustó más.

Parque Nacional Cataratas de Iguazú

Puerto Iguazú, Misiones, Argentina

A las Cataratas se las puede conocer a través de dos circuitos: inferior y superior, además del paseo que llega a Garganta del Diablo. Se puede hacer perfectamente en la misma jornada pero si quieren hacerlo a paso lento pueden comprar la entrada de dos días y hacer un recorrido por vez. El “Tren Ecológico de la Selva” te acerca a las estaciones principales para hacer los recorridos. Si llegas temprano te recomiendo que comiences por el broche de oro: la Garganta del Diablo.

El circuito Garganta del Diablo es uno de los tramos más anchos de todo el Iguazú, es una aventura que penetra más de un kilómetro hasta llegar al mirador balcón frente al salto más importante de todo el Parque Nacional.

  • Superficie total: 2200 metros ida y vuelta
  • Tiempo: 120 minutos
  • Accesible: 100% de la totalidad

En el circuito inferior recorremos la base de los saltos donde el agua y su rocío llegan a mojarte. Es un paseo a pie donde te internas en la selva, en un contacto íntimo con el agua y la vegetación que te rodea. Se puede tomar un bote con destino a la isla San Martín (incluído en la entrada, pero siempre depende de las condiciones climáticas, chequealo al ingresar).

  • Superficie total: 1700 metros
  • Tiempo: 90 minutos
  • Accesible: 90% de la totalidad

Cataratas de Iguazú: verdadera maravilla natural

📷 @marinadiaa 

En el circuito superior, el ritmo es más tranquilo y se hace en pasarelas planas que recorren las caídas del agua, permitiendo contemplar verticalmente las caídas y los rompientes. Vas a apreciar los saltos Bossetti, Adán y Eva, Mbyguá, Dos Hermanas y el majestuoso San Martín.

Tendrás vistas panorámicas espectaculares gracias a los miradores que te ofrecerán una experiencia inolvidable. De esos momentos que tu mente guarda para siempre.

  • Superficie total: 1750 metros
  • Tiempo: 90 minutos
  • Accesible: 90% de la totalidad

Si te da el tiempo, sobre todo si vas a comprar la entrada de dos días, no te pierdas:

Centro de interpretación de la naturaleza “Yvirá Retá” (cerca del portal de acceso). Ofrece la oportunidad de conocer la historia, la evolución y la actualidad del destino. Con gigantografías y maquetas (incluyendo una para no videntes), permite iniciar un recorrido mental del área que redundará en una mejor comprensión del posterior recorrido por la Selva Paranaense.

Sendero Verde: se extiende por unos 650 metros, permite un agradable paseo que atraviesa un bañado en medio de la selva subtropical paranaense y permite acceder desde el “área de servicios” hasta el inicio de los Circuitos Superior e Inferior. Usualmente se suelen ver grupos de coatíes caminando o trepando a los árboles en busca de alimento (igual, a estos animalitos los verás durante todo tu recorrido). Es recomendable transitarlo a la ida o al regreso de los Circuitos Inferior y Superior.

Sendero Macuco: Es el más salvaje de los senderos del Parque Nacional Iguazú y todavía no tuve la oportunidad de hacerlo. Son 3 kilómetros por camino de tierra en medio de la selva hasta llegar al “Salto Arrechea”, con su pozón de agua justo debajo del salto. Este sendero atraviesa el territorio del mono Caí y puede que tengas la suerte de verlos en las copas de los árboles.

Cataratas de Iguazú: verdadera maravilla natural

📷 @isadoralhahn 

El parque ofrece además varias actividades que se pueden contratar aparte como por ejemplo el “Safari” en 4×4, que ofrece tres tipos de expediciones diferentes por la selva.

Sin duda, el espectáculo más impactante que ofrece el Parque Nacional Iguazú es “Luna Llena”. Permite que mes a mes, durante las cinco noches en las que la luna ofrece su mejor visión, los visitantes puedan disfrutar de la fauna que puebla la Selva Paranaense, en su mayoría de hábitos nocturnos. Los afortunados llegarán hasta el Balcón mirador de la Garganta del Diablo, solo iluminados durante todo el recorrido por la luz de la luna y envueltos en los aromas de la selva. Partiendo en un viaje en tren desde la Estación Central del Tren de La Selva hasta la Estación Garganta del Diablo, completando el trayecto con una caminata por las pasarelas hasta el balcón mirador del famoso salto. La magia y la seducción se completan al regresar del paseo, en el Restaurante “La Selva”, donde se ofrece un brindis a todos los pasajeros. Esta excursión cuenta con guías bilingües y opción de cena en el Restaurante “La Selva”.

Los “tiernos” coatíes: ATENCIÓN

Cataratas de Iguazú: verdadera maravilla natural

📷 @soolcajal 

Si hay algo que me llamó muchísimo la atención ni bien puse un pie en las Cataratas fue la presencia de estos simpáticos animalitos que, de lejos, parecían súper tiernos. Quise hacer este apartado porque vi mucha gente que no se preocupa por escuchar a los guías o leer los carteles y termina haciendo todo mal.

La verdad es que no representan ningún riesgo si no se los molesta, pero se debe tener cuidado al transportar cualquier tipo de bolsas y alimentos durante el paseo. Por lo general buscan comida y no les asusta tu presencia. Si no se toman precauciones, no sólo te vas a quedar sin almuerzo sino que además, y peor aún, contribuís a destruir el ecosistema natural de los coatíes.

Por lo tanto, disfrútalos a la distancia, no los alimentes, llevá tu comida en la mochila (siempre bien cerrada) y no los toques. Esto puede ser muy obvio, pero, por favor, no tires basura en el piso, guarda lo que tengas en tu mochila hasta encontrar los cestos especiales en los senderos.

Disfrutá tu estadía en Iguazú y esperamos tus comentarios: ¡contanos tu experiencia! 👇👇

Y si te ha gustado este artículo, seguro que te interesa… 

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/cataratas-de-iguazu-verdadera-maravilla-natural/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Elsa S. Barbera

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.