Consejos para visitar Ámsterdam y disfrutar a tope

Consejos para visitar Ámsterdam y disfrutar a tope

Viajar por Europa es maravilloso, ¡y lo sabemos, entre otras cosas, porque hay ciudades como Ámsterdam que nos lo recuerdan! La capital de Holanda encierra todo el encanto de los cuadros de Rembrandt o Vermeer. Nos invita a perdernos por sus canales, a recorrer sus puentes a lomos de una bicicleta, a dejarnos seducir por las luces de su Barrio Rojo o a disfrutar de los aromas del Mercado de las Flores. Y éstas son sólo algunas de las cosas que ver y hacer cuando visitas Ámsterdam, pero hay muchas más. ¡Prepara ya tu mochila porque ahí van algunos consejos para que disfrutes al máximo de la capital de los tulipanes!

Alquila una bici…

alquila una bici en Ámsterdam

¡Prepárate para darle al pedal! Ámsterdam es la ciudad de las bicicletas por excelencia, así que lo mejor es que nada más llegar alquiles una. Encontrar la tuya no será difícil porque hay puestos por todas partes, pero debes tener en cuenta que cuanto más céntrica sea la tienda, más caro será el alquiler casi con toda seguridad. Los precios suelen oscilar entre los 5 y los 20 euros al día, dependiendo de si la coges varios días seguidos. ¡Ah! Y otro consejo muy importante: asegúrate de que te den un buen candado. Lamentablemente los robos ocurren con demasiada frecuencia…

¡Ten cuidado con los atropellos!

Parece evidente, ¡pero no es para tomárselo a broma! En la capital holandesa hay miles de bicicletas y un montón de carriles bici. Si vas pedaleando, respeta siempre las normas de tráfico y vigila a los peatones más despistados, ¡que son muchos! En caso de que seas tú el que va a pie, acuérdate de mirar siempre por dónde vas y asegúrate de que no estás en uno de estos carriles. Puedes acabar muy mal parado…

Deja atrás las prisas

Shaffys Tuin en Ámsterdam

Está bien que planifiques tu viaje a la capital pero tampoco te pases. Hay muchas cosas que ver en Ámsterdam y si vas dos días te volverás loco. Lo mejor es que dejes atrás el estrés y le dediques tiempo suficiente para perderte por sus calles o disfrutar de su ambiente distendido (entre tres y cuatro días como mínimo). Pronto te darás cuenta de que aquí el ritmo de vida es pausado y las cosas se hacen de otra manera: con orden y tranquilidad. ¡Viva la slow life!

Vete de picnic a Vondelpark

¿Por qué no empezar nuestra escapada relajándonos en el mayor parque de la ciudad? Ahora que ya tenemos nuestra bici y hemos decidido tomarnos el viaje a otro ritmo podemos pedalear hasta Vondelpark e imitar a muchos holandeses que disfrutan comiendo al aire libre.  El ambiente es súper chulo, especialmente si hace buen tiempo y calorcito. Imagínate tomando el sol con los ojos cerrados mientras escuchas el sonido de alguna guitarra o de cientos de periquitos. Luego te levantas y decides alquilar un par de patines para recorrer el parque al más puro estilo holandés, ver algún concierto gratis (sobre todo en verano) y coger fuerzas para seguir tu camino. ¡Esto sí que es vida!

Bitterballen, hutspot, poffertjes… ¡tienes que probarlos todos!

En tu visita a Ámsterdam tampoco puede faltar un hueco para la gastronomía holandesa. Aparca la bici y la mochila, y disfruta comiéndote unas riquísimas bitterballen, una especie de bolas de carne empanadas acompañadas de mostaza que normalmente se toman como aperitivo. Puedes probarlas en Van Dobben, en pleno centro de Amsterdam (Korte Reguliersdwarsstraat 5-9) o en el café Binnen Buiten (Ruysdaelkade 115). Como plato principal no dejes de probar un estofado hutspot hecho con carne, puré de patatas y verduras, y de postre una típica pannekoek, una crepe acompañada de sirope de remolacha que está… ¡para chuparse los dedos! Pídetelas en el Café Sonneveld (Egelantiersgracht 72-74) a poca distancia de la casa de Anna Frank. Y si te apetece merendar después de tantas cosas ricas, puedes pasarte por The Pancake Bakery para comer unas mini-tortitas Poffertjes o parar en algún puesto callejero a saborear unos stroopwafles o unas patatas fritas holandesas con patatje oorlog.  Como ves, ¡hambre no vas a pasar!

Para descubrir más sitios donde comer, puedes consultar el siguiente blog post con 7 alternativas originales donde comer en Ámsterdam .

¡Y qué decir de los quesos!

Los quesos holandeses merecen un capítulo aparte. Si te vuelves loco por un trocito de este suculento manjar, no puedes irte de Ámsterdam sin comprar (o al menos probar) los quesos holandeses más famosos del mundo: Gouda, Edam y Masdaam. Pero es que hay otros muchos que no te sonarán tanto, como el Boerenkaas, Geitenkaas o el queso azul de Delft, que puedes probar en alguna de las catas que se organizan en el Reypenaer Tasting Room, a un minuto andando desde la Plaza Dam. Sólo apto para los muy queseros.

Visita los museos a última hora para evitar la hora punta

Museo Van Gogh en Ámsterdam

¿Te apasiona el arte? ¡Pues aquí te vas a atiborrar! Entre las muchas cosas que ver en Ámsterdam están sus más de 70 museos. Sí, ¡has leído bien! La capital presume de ser una de las capitales europeas con más museos del mundo. Los de mayor afluencia suelen ser el Rijksmuseum, el Museo Van Gogh y la casa de Anna Frank, pero si quieres evitar las típicas colas tenemos un par de trucos. El primero es que saques tus entradas con antelación por internet, ya que solo tendrás que enseñarlas al llegar sin tener que pasar por las colas de la taquilla. Y el segundo es que dejes la visita para el final del día  y, a poder ser, entre semana (¡los sábados y domingos suelen ser agobiantes!). La casa de Anna Frank abre hasta las 22:00 entre octubre y abril, y hasta las 19:00 el resto del año, por lo que tendrás tiempo de sobra. Y en cuanto al Rijksmuseum… sí, vale, es cierto que si vas sobre las 15:00 no podrás dedicarle más de dos horas, ¡pero a veces vale más la pena que sean dos de calidad que cuatro entre multitud de turistas! Y si encima es viernes podrás salir y a continuación visitar el Museo Van Gogh, que ese día abre hasta las 22:00 y está justo al lado. La atmósfera suele ser mucho más íntima y agradable.

Siéntete como Rembrandt en el barrio Jordaan

Sí, en efecto el famoso pintor vivió aquí… ¡y no nos extraña que encontrara la inspiración! Este rincón de Ámsterdam es muy auténtico. Es una pequeña burbuja en medio de la ciudad en la que encontrarás una gran cantidad de coffee shops con encanto, tiendas de segunda mano, galerías de arte y bares musicales. Te recomiendo que des un paseo por el barrio de Jordaan al atardecer para desconectar de todo e impregnarte de su ambiente mágico y acogedor. Tienes que verlo para comprenderlo.

Da un paseo nocturno por el Barrio Rojo…

Es el barrio de lo prohibido y quizás por ello tiene un magnetismo especial. El Barrio Rojo es uno de esos lugares que visitar en Ámsterdam por la noche, cuando todo lo demás ha cerrado. Además es cuando más bonito está, con sus luces y escaparates. No te preocupes, no se trata de un barrio peligroso ni marginal, aunque sí es recomendable que tomes las precauciones habituales (al fin y al cabo no deja de ser un lugar bastante turístico). Para llegar tan sólo tienes que andar unos metros desde la Estación Central y enseguida empezarás a ver escaparates con llamativos neones de color rojo y mujeres exhibiéndose en su interior. Encontrar alojamiento barato en este céntrico barrio puede parecer complicado, ¡pero no imposible! En Hostelworld podrás encontrar tu habitación aquí.

No saques fotos a las “damas rojas”

Por si no lo sabías, la prostitución es legal en Ámsterdam desde el año 1911. Las “damas rojas” que trabajan en los locales del Barrio Rojo pueden alquilar su escaparate y pagar sus impuestos por el trabajo que desempeñan como cualquier otro contribuyente holandés. Por respeto está totalmente prohibido sacarles fotos, así que mejor que guardes la cámara si no quieres meterte en problemas.

Lánzate a los canales para descubrir Ámsterdam desde el agua

Canal en Ámsterdam

Además de ir en bicicleta, también puedes conocer Ámsterdam desde sus cientos de canales. La mayoría tienen más de 400 años de antigüedad y una forma extraordinaria de recorrerlos es alquilando una barca con pedales por unos 8 o 9 euros la hora. Además de pasártelo pipa, harás ejercicio y descubrirás la ciudad desde un nuevo punto de vista.

Pasea entre tulipanes en el Mercado de las Flores

Al pensar en Holanda, ¿a quién no se le vienen a la cabeza amplísimos campos de tulipanes? ¡Y no sólo tulipanes! ¡Holanda es el mayor exportador de flor cortada del mundo entero! Por eso creo que para conocer un poco mejor este extraordinario país debes darte un paseo por su famoso Mercado de las Flores, un mercado permanente que existe en Ámsterdam desde el año 1860. Aquí no sólo encontrarás todas las flores que te puedas imaginar sino que te sumergirás en un universo de olores que difícilmente podrás olvidar. Para llegar hasta aquí, móntate en tu bici y pedalea hasta el canal Singel, cerca de Muntplein. El mercado está abierto todos los días (incluido los domingos) hasta las 17:00.

Duerme en algunos de los mejores hostels de Europa 

Cocomama hostel en Ámsterdam

Último pero no menos importante: ¿qué tal si te decimos que Ámsterdam cuenta con alguno de los hostels más increíbles del mundo? Albergues como Cocomama, el cual ofrece un diseño inspirado en diferentes temas de Holanda tanto en habitaciones compartidas como privadas. Si de lo contrario optas por un hostal para pasar mucho tiempo al aire libre, en el sur de Ámsterdam podrás dormir en una caravana junto a un lago en el Lucky Lake Hostel. ¿Podría ser la oferta más original?

Ahora que ya sabes alguna cosa más sobre cómo moverte y qué hacer en Ámsterdam, puedes encontrar tu alojamiento aquí.

¡Gracias a Jan.tito por su increíble foto del Museo Van Gogh en Flickr!

Si te ha gustado este artículo seguro que también te interesa:

10 Cosas que hacer en Ámsterdam por menos de 10 Euros

Escrito por: Laura Núñez Gea

 

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/consejos-para-visitar-amsterdam-y-disfrutar-tope/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.