Qué tienes que saber antes de hacer una Working Holiday en Australia o Nueva Zelanda

Qué tienes que saber antes de hacer una Working Holiday en Australia o Nueva Zelanda

Hoy cada vez son más las opciones que tenemos para poder viajar por largo tiempo y una de ellas, es la visa Working Holiday.

Básicamente y como su nombre lo dice, una Working Holiday es una visa de trabajo y vacaciones, la cual te permite vivir y trabajar legalmente en un país por un período de 12 meses.

Hay mucha información dando vueltas por internet, experiencias de viajeros que ya han probado esta modalidad de viaje y otros tantos que sueñan con empezar con este camino. Por eso, creemos que es una buena oportunidad para darte algunos tips y recomendaciones para que sepas con qué te puedes encontrar al hacer una Working Holiday.

Estos son los temas que vamos a tratar en este artículo, por si quieres pasar directamente a lo que te interese más 🚀

¿En qué países puedo solicitar una visa Working Holiday?

En primer lugar, tienes que saber que cada país que permite aplicar a una visa Working Holiday tiene requisitos diferentes, así como también lo son según las nacionalidades.

Mi recomendación principal es que chequees qué visas Working Holidays hay disponibles para tu país de origen y en base a eso informarte sobre los requisitos y las formas que tienes de aplicar.

Las visas Working Holiday, por lo general, son para jóvenes de entre 18 y 30 años, aunque hay excepciones en las que puedas aplicar hasta los 35 años inclusive. En algunos países pueden pedirte que demuestres estudios universitarios, exámenes de inglés e incluso estudios médicos, y en otros es posible que no te pidan nada.

Vuelvo a insistir: infórmate bien de cuáles son los requisitos para tu país para que puedas quedarte tranquilo a la hora de aplicar.

Una vez que sigas el proceso para postularte tendrás que esperar por la aprobación de la visa. Cuando te llegue, tendrás un año para poder ingresar en el país para que tu Working Holiday se haga efectiva y a partir de ese entonces, un año para disfrutar de tu visa.

Aunque hay muchas visas Working Holiday alrededor del mundo, hoy me voy a centrar específicamente en las de Australia y Nueva Zelanda, que son dos de las más populares.

Sydney Opera House | 📷@itsbryksaviktoriya

¿Puedo solicitarlas en cualquier momento?

Antes que nada, es muy importante que sepas que los cupos para las visas de Australia y Nueva Zelanda son limitados para la mayoría de las nacionalidades.

Salvo algunas excepciones, la aplicación para la Working Holiday de Nueva Zelanda se realiza en un día y horario específico y se termina cuando los cupos se agotan, por lo general demasiado rápido. Esta es una visa que a veces causa un poco de estrés porque siempre hay más gente aplicando que cupos y al tener una metodología online el sitio web se colapsa muy rápido.

En el caso de Australia los cupos se renuevan en una fecha determinada y pueden durar unas semanas, unos meses o incluso no llegar a agotarse.

¿Cuáles son los primeros pasos al llegar a Australia o Nueva Zelanda?

Lo primero que tienes que hacer para poder buscar trabajo en cualquiera de los dos países es aplicar al número IRD (en Nueva Zelanda) o TFN (en Australia) que viene a ser como el NIE en España o el CUIL en Argentina.  Este número es el que te permitirá pagar los impuestos por tu trabajo en el país.

También necesitarás abrir una cuenta bancaria. Por lo general es un trámite que no demora demasiado y para el que no tendrás que pagar nada. Allí es dónde recibirás los pagos cada semana.

Tener una línea de teléfono local va a ser muy importante ya que a muchos trabajos podrás aplicar vía mensaje de texto (sí, ni WhatsApp ni Telegram, mensajes de texto) o llamadas.

¿Qué tipo de trabajos puedo conseguir?

Si bien no hay una única respuesta para esto, lo más fácil es que puedas trabajar en hostelería. Esto quiere decir que tendrás que ir dispuesto a trabajar lavando copas en un restaurante, sirviendo comida o incluso limpiando habitación de un hotel.

Estos son los trabajos más sencillos de conseguir porque es el sector que más demanda tiene (y, vamos a ser sinceros, muchas veces porque es el trabajo que los locales no quieren hacer).

Dependiendo el país, solo podrás trabajar con el mismo empleador por una cantidad limitada de tiempo. Cuando yo hice mi visa Working Holiday en Australia trabajé 5 meses cocinando, atendiendo gente y limpiando en una Roadhouse – una gasolinera que suele estar en el medio de la ruta y que además vende comida rápida y hasta puede tener alojamiento – y otros cinco meses limpiando las habitaciones del resort de un centro de ski.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea la única opción. Si tienes una profesión que sea requerida es posible llegar a conseguir trabajo de eso. No siempre es un camino fácil, pero eso tampoco significa que sea imposible.

Si tu idea es buscar un trabajo relacionado a tu carrera, lo ideal es ir preparado con tu título convalidado y traducido si es necesario. De esta manera podrás ahorrar varios pasos y también algo de tiempo.

Además, si tienes algo de suerte quizás hasta te ofrezcan un contrato de trabajo con el que podrás aplicar a una visa de residente en solamente un par de años.

Lo que tienes que recordar es que con la visa Working Holiday tendrás un permiso de trabajo temporal y si estás dispuesto a aceptar puestos de trabajo que quizás no harías estando en tu casa, todo te será mucho más sencillo.

Al final de cuentas, todo trabajo es digno y en países como Australia o Nueva Zelanda también son muy bien pagos.

Rambutan Townsville YHA | 📷@rambutantownsville

¿Cuál es el salario promedio? ¿Es posible ahorrar?

Si vamos a hablar de Australia y Nueva Zelanda (las dos visas Working Holiday más populares) lo primero que tienes que saber es que el trabajo se paga por hora. Es hora de que vayas olvidándote del sueldo fijo y que te amigues con el concepto de cuántas más horas de trabajo hagas, más dinero recibirás al final de la semana.

Porque, esa es otra cuestión, los pagos se realizan semanalmente en la mayoría de los casos. El ingreso que puedas generar semana a semana dependerá de la carga horaria que tengas en tu trabajo y también de tus ganas de hacer más o menos horas si el trabajo que haces te da flexibilidad.

Si tienes suerte tendrás un trabajo de 8 horas al día/6 días a la semana, lo que hace un total de 48 horas semanales (en ambos países el “break” de almuerzo no se paga así que, para no llevarte sorpresas, debes calcular eso cuando recibas el pago).

Supongamos que estás viviendo en Nueva Zelanda y acumulas 45 horas de trabajo pagas al final de la semana y el salario mínimo es de 16,50 dólares neozelandeses la hora. Tu pago será de 742,50 menos los impuestos que debas pagas por ser residente temporario. Aun así, el número está muy bien y si multiplicas eso por el tiempo que puedes trabajar en el país, verás que es un muy buen número.

Este ejemplo es completamente al azar, pero al mismo tiempo basado en mi experiencia. Cuando trabajaba en la Roadhouse mi pago era de 22 dólares australianos la hora y aunque había semanas que tenía 35 horas de trabajo, había otras que tenía 50. Lo que quiero decir con esto es que la paga es más que buena.

Esto, entonces, responde a la segunda pregunta de este apartado, ¿se puede ahorrar? Sí, se puede, pero la cantidad de dinero que juntes dependerá de tu capacidad de ahorro y del estilo de vida que lleves.

Personalmente trabajando 10 meses en Australia he podido ahorrar mucho más de lo que había fijado como mi objetivo, pero he tenido compañeros que haciendo exactamente la misma cantidad de horas que yo no podían ahorrar lo mismo porque sus gastos eran mayores.

Cada uno tiene sus prioridades y eso es parte fundamental de cuánto puedas ahorrar o no. No hay algo que está bien o que está mal. En ese momento mi energía estaba centrada en ahorrar dinero para viajar y eso es lo que hice. Si tu objetivo es simplemente vivir la experiencia, probablemente puedas darte más gustos sin problemas.

¿El coste de vida es muy alto?

Tienes que saber que el coste de vida en estos países suele ser acorde a los ingresos, así que debes estar preparado para ver precios altos en algunos casos.

Lo más caro, como siempre, es el alojamiento. Es muy común alquilar habitaciones en casas compartidas, pero también he conocido mucha gente que pasa los primeros meses de su Working Holiday en hostels hasta que encuentran un trabajo estable o un lugar dónde vivir. Al igual que el salario, los alquileres se pagan semanalmente y pueden incluir o no los gastos en el precio.

Para alquilar – ya sea una habitación o un piso entero – te van a pedir una garantía que suele ser unas cuantas semanas de alquiler. Este monto te lo devuelven al terminar el contrato, pero tienes que estar preparado para tener que poner una buena cantidad de dinero para ingresar.

El otro gasto importante es la comida pero los supermercados suelen tener buenos precios y, si vas sobre la hora de cierre, puedes encontrar ofertas muy bajas – sobre todo en productos frescos. Comer afuera puede resultar mucho más caro y es un gusto que puedes darte unas veces más al mes. Piensa que si en tu país no sales a cenar cada noche a un restaurante diferente, ¿por qué habrías de hacerlo aquí?

Si te gusta salir por unas cervezas, tienes que saber que los precios son más altos de lo que posiblemente estés acostumbrado. En un bar en Australia una caña te puede costar unos 7 dólares australianos mientras que un pack de 4 cervezas en el supermercado te valdrá la mitad. Está clarísimo que si quieres gastar lo menos posible, es mejor hacer la fiesta en casa y no ir tanto a un pub.

Gladstone Backpackers | 📷@gladstonebackpackers

¿Es fácil conocer gente?

Absolutamente. El primer lugar al que llegues seguramente sea un hostel y ahí ya empezarás a conocer otros viajeros que llegan con las mismas ilusiones, ganas de conseguir un trabajo y vivir una experiencia única. Esa será tu puerta de entrada y la primera oportunidad que tendrás de hacer amigos.

Además, tienes que pensar que posiblemente estarás trabajando y/o viviendo con personas de diferentes partes del mundo. La visa Working Holiday, además de darte la posibilidad de juntar dinero y vivir legalmente en otro país, te permite conocer gente de diferentes partes del mundo que están haciendo lo mismo que tú.

Y no tienes que olvidarte de que hoy en día las redes sociales son otra buena forma de conocer gente. Hay muchos grupos en Facebook, por ejemplo, de viajeros haciendo la Working Holiday en cada país y siempre se organizan encuentros o salidas.

¿Es una experiencia recomendable?

Sin dudarlo. La Working Holiday visa, en mi opinión, es una experiencia que te abre muchísimo la cabeza. Te enseña a valorar muchas cosas, a entender que el esfuerzo vale la pena, a desterrar prejuicios y sobre todo a relacionarte con otros y contigo mismo en situaciones totalmente diferentes a las que sueles estar acostumbrado.

No voy a mentirte, puede que no te resulte fácil en muchos momentos y que incluso más de una vez quieras abandonarlo todo y volverte a casa. Pero si me preguntas si vale la pena o no hacer una Working Holiday, te diría que ni te lo pienses. Si tienes la oportunidad, hazlo.

Y después de la visa, ¿qué?

Cuando tu visa llegue a su fin llega la mejor parte de todas, ¡es hora de viajar!

Muchos viajeros hacen su visa Working Holiday con el objetivo de juntar dinero e irse a recorrer el mundo por largo tiempo, ¡y tú puedes hacer lo mismo si lo deseas!

Es una gran recompensa después de tantos meses de trabajo duro y esfuerzos, ¿no crees?

Cape York, Queensland, Australia | 📷@abenteuervanlife

¿Te ha gustado este artículo? ¡Sigue leyendo!

⚡️ 7 road trips que todo mochilero debería recorrer (al menos) una vez en la vida

⚡️ Cómo viajar a Australia con un visado de work and holiday

⚡️ 20 cosas increíbles que hacer en la costa dorada australiana

📖 Sobre la autora 📖

 

Mariana Mutti

Desde chica supo que quería escribir y a medida que fue creciendo los viajes familiares le hicieron entender que además tenía otra pasión: ver el mundo. En 2011, después de terminar la carrera de Periodismo, hizo su primer viaje sola y, entre otras cosas, decidió convertirse en viajera a tiempo completo. Vive cada lugar con intensidad, le encanta hablar con la gente y probar comidas que enamoren su paladar. Cuenta sus historias y experiencias en Bitácora Viajera. También la puedes encontrar en Facebook, Instagram y Twitter.

 

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/cosas-que-necesitas-saber-antes-de-hacer-una-working-holiday/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Mariona Valencia

Queen of fancy cocktails and anything with jalapeños 🔥

Inspírate

7 Responses to “Qué tienes que saber antes de hacer una Working Holiday en Australia o Nueva Zelanda”

    • Mariona Valencia Responder

      Hola Eugenia! El visado work & holiday es para personas que viajan solas. La edad depende de cada país, tienes que mirar los links que la autora ha proporcionado 🙂

      ¡Si tienes pareja podéis aplicar al visado para el mismo país y a ver si hay suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.