Explorando Dublín Irlanda

  •   Última actualización:
  •  
  •  0
  •  Itinerarios

Explorando Dublín Irlanda

  •   Última actualización:
  •  
  •  0
  •  Itinerarios

Día 1  – Familiarizándote…

Al llegar a Dublín, al igual que ocurre en cualquier otra ciudad, en cuanto te registres en tu alojamiento, ve a explorar en seguida. El centro es compacto y es muy fácil moverse por la zona, por lo que familiarizarse con la ciudad no es problema. Al norte del río Liffey, las dos calles más transitadas son Henry Street y O’Connell Street. En esta última es donde encontrarás uno de los monumentos más altos de Europa, conocido como The Spire (oficialmente denominado Monumento de la luz), que se erige orgulloso en medio de la O’Connell St con 123 metros de altura.

Aparte de tiendas y sitios de comida rápida, la principal atracción de la zona norte de la ciudad para los turistas son los dos monumentos dedicados a escritores y dramaturgos con los que Dublín está tan identificada. El primero de estos monumentos es el Dublin Writers Museum (Museo de los escritores dublineses, 18 Parnell Square, Dublin 1; entrada 6,25 €), que celebra los trabajos de las obras de los dramaturgos y poetas más famosos de Dublín, como Oscar Wilde y Samuel Beckett, y el otro es el James Joyce Centre (Centro James Joyce). Situado en North Great Georges Street, está dedicado a la vida y la época del escritor dublinés más famoso del mundo.

Al otro lado del río Liffey, en la parte sur de Dublín, busca una pequeña pasarela peraltada denominada el Halfpenny Bridge (Puente del medio penique), en lugar de cruzar por el puente O’Connell Bridge situado al final de la calle principal de la ciudad. De este modo entrarás en una zona llamada Temple Bar, una parte de Dublín muy famosa entre los turistas. Repleto de bares y restaurantes, está particularmente concurrida por la noche. Desde Temple Bar, sube hasta Grafton Street y las calles de alrededor para ver la vida de Dublín.

Uno de los mejores lugares para hacerlo es St Stephen’s Green, al final de Grafton Street. Abarrotado con gente de todo tipo y condición, the Green tiene lagos en los que, si lo desea, puede dar de comer a los patos y grandes espacios verdes si le apetece tumbarse unas horas a holgazanear.

A tan solo 5 minutos al oeste de Stephens Green, se encuentra Merrion Square. Este parque no es tan grande como el del centro de la ciudad, pero el paisaje es igual de impresionante y no atrae a la misma cantidad de visitantes, por lo que aquí puedes disfrutar de más paz y tranquilidad.

Si esta es tu primera visita a Dublín, es probable que el primer sitio que visites al caer la noche sea Temple Bar. Totalmente peatonal, siempre que veas calles adoquinadas sabrás que estás en Temple Bar. En Dublín, allí es donde encontrarás los típicos bares Oirish, con música tradicional, Guinness en todas las jarras y quizás incluso algunos dublineses bailando las típicas danzas irlandesas si tienes algo de suerte.

Día 2  – Sal de la ciudad

Las afueras al norte de Dublín ofrecen al turista montones de cosas para ver y hacer. Hay paseos que recorrer, castillos que explorar e historia que conocer. El famoso Castillo de Malahide es uno de los primeros puertos de escala. Se realizan visitas con auriculares aproximadamente cada 15 minutos, y con una duración de poco más de media hora, repasan la historia del castillo. Durante la visita recorres todo el castillo, visitando muchas de su extravagantes estancias. Algo más al norte de Malahide se encuentra Howth, que tiene algunos paseos espectaculares por la Bahía de Dublín y cuyas vistas quitan la respiración.

Al sur del centro de la ciudad y a muy poca distancia, que puedes recorrer a pie o en un breve recorrido en taxi, encuentras una serie de barrios residenciales. Rathmines no ofrece al visitante demasiado durante el día, pero una vez que cae la noche una buena selección de pub promete noches agitadas. Por un lado, Rathmines, que está al sur, y por el otro Phibsboro, en el norte, a tan solo diez minutos de O’Connell Street y también con una buena selección de “abrevaderos”.

Día 3  – Parque Phoenix: más grande que Central Park

Sería una pena ir a Dublín y dejar de visitar el Parque Phoenix, a tan solo 10 minutos del centro de la ciudad en autobús. Con más de 2.430 hectáreas, representa uno de los parques urbanos más grandes del mundo, mayor incluso que Central Park en Nueva York y Hyde Park en Londres. Aparte de dar un paseo por el parque, también puedes visitar el Zoo de Dublín o echar un vistazo a Áras an Uachtaráin, residencia el presidente de Irlanda.

Si el clima no acompaña y no puedes salir, hay un montón de sitios donde meterte muy cerca unos de otros. Podría decirse que el mejor de todos es el Museo de Historia Nacional, al sur, cerca de Merrion Square. La Galería Nacional (National Gallery), también por la zona, posee innumerables obras pictóricas de maestros europeos e impresionistas franceses.

Alrededor de Dublín es cada vez más complicado encontrar el típico “pub irlandés” en los últimos años. Por el contrario, Dublín tiene una nueva clase de pubs y bares que se asemejan más a “casas de bebidas”. Adornados con enormes sofás y mesas de cristal, la “gente guapa” de Dublín frecuenta estos locales. Aunque algunos de ellos tienden a ser ligeramente pretenciosos, la política de admisión en Dublín se ha relajado durante los últimos años y mientras no lleves tus deportivas blancas, no deberías tener problemas para entrar. No encontrarás la atmósfera de un pub irlandés típico, pero aún así disfrutarás de una buena noche si decides pasar la noche en uno de estos locales.

Día 4  – Ahondando en el pasado

A solo 45 kilómetros del norte de la ciudad de Dublín encontramos un cementerio antiguo más antiguo que las pirámides. Erigido en torno al 3200 a.C., Newgrange es una tumba de paso megalítica que se ilumina cada solsticio de invierno (21 de diciembre) cuando el sol brilla a través del paso. El monumento prehistórico está rodeado por 97 piedras de bordillo, muchas de ellas decoradas con arte megalítico. El centro de visitantes de Brú na Bóinne (Palacio de Boyne) es el complejo en el que se explica todo acerca de Newgrange, y de los otros dos yacimientos arqueológicos, Knowth y Dowth.

En esta zona hay numerosos lugares de interés histórico, conocida como Boyne Valley (el Valle de Boney). Otros lugares de interés son Hill of Tara (Colina de los reyes) y Round Tower (Torre redonda) en Monasterboice. Las excursiones salen de Dublín y duran todo el día, con parada en todas las principales atracciones de la zona.

Dublín cuenta con una buena selección de teatros que muestran la obra de los dramaturgos y actores más celebrados de Irlanda. El Abbey Theatre (Teatro Abbey), en Middle Abbey Street, ha puesto en escena obras de algunos de los más famosos dramaturgos de Irlanda, mientras que el Gate Theatre (Teatro Gate), en la parte superior de O’Connell Street, y el Gaeity Theatre (Teatro Gaeity), en King Street, justo a la vuelta de la esquina de Grafton Street, son también buenas opciones para encontrar algunas de las mejores obras de la ciudad.

Día 5  – Último día

Tras unos pocos días en Dublín, es probable que hayas probado una pinta de la de Guiness, la cerveza nacional de Irlanda, también conocida como black stuff. Si no, quizás hayas probado algo de auténtico whisky irlandés. Puedes visitar destilerías o fábricas de cerveza en las que aprenderás todo sobre cómo se elaboran estas bebidas nacionales e incluso podrás probarlas.

The Guinness Brewery (Fábrica de cerveza Guinness) ocupa una superficie de casi 26 hectáreas a ambos lados de la St. James Gate y se encuentra a algo más de un kilómetro y medio de la catedral cristiana. Fundada en 1759, Guinness es la mayor empresa exportadora de una sola cerveza del mundo. El antiguo Guinness Hop Store (almacén de lúpulo), situado en Crane St, alberga un centro de exposiciones en el que puedes degustar la mejor Guinness de Dublín. Asimismo, el piso de arriba del almacén se ha transformado en uno de los bares más innovadores de Dublín, conocido como Gravity. Disfruta de unas vistas de la ciudad de 360 grados desde aquí mientras disfrutas de tu pinta de cerveza negra.

Justo al otro lado de la carretera, la Old Jameson Distillery Tour (Excursión a la destilería Old Jameson), que se centra en la destilería levantada en 1780, ha sido reconocida durante años como una de las mejores destilarías del mundo y el whisky que produce es buena prueba de ello.

Después de cualquiera de estas dos excursiones, deberías tomarte algo de tiempo para pasear un poco por la ciudad. Todo el entorno de Georges Street y Wicklow Street está plagado de tiendas de moda que vendes montones de curiosidades a buenos precios y saliendo de estas calles, por Dame Street está Dublin Castle (Castillo de Dublín). En él puedes encontrar los departamentos oficiales junto con muchas otras cosas.

Después de ver los distintos músicos callejeros de las calles de Dublín, especialmente en Grafton Street, puede que te hayas preguntado en algún momento si Bono y U2 han formado parte de esta colección de músicos callejeros en algún momento del pasado. En la Musical Pub Crawl (Ronda musical por las tabernas) dos músicos profesionales te llevan por distintos lugares mientras te cuentan historias sobre algunos de los músicos más famosos de Irlanda.

Para encontrar tu alojamiento ideal para tu visita a Dublin, no dudes en descargar nuestra app para móvil y tableta (disponible para iPhone, Android y iPad).

landingpageimage_1766

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/explorando-dublin-irlanda/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.