Guía completa de Perú – ¡Mucho más allá de Machu Picchu!

Guía completa de Perú – ¡Mucho más allá de Machu Picchu!

Un país de ruinas precolombinas, ciudades perdidas, montañas andinas que alcanzan 6.700 metros de altura, selva, dunas, playas y una gastronomía exquisita… ¡Hay muchísimo para conocer! Así es Perú, que, incluso escondido detrás de la fama de Machu Picchu, suele dejar un sabor de boca de “necesito volver” en la mayoría de los viajeros – que se sorprenden cuando descubren que hay mucho más para ser explorado. Es un país que garantiza experiencias de viaje memorables y aventuras al aire libre.

Un poco sobre nosotras…

El artículo original fue escrito por Aline en portugués para Hostelworld. Yo, Mila, lo he traducido y añadido más información útil para tu viaje a Perú. Aquí tienes más información sobre las autoras:

Mila Pereira

Ya viví en cinco países y actualmente estoy arreglando equipaje para el sexto, aunque no sepa todavía cual es. En los lugares que visito me encanta compartir experiencias con la gente local y comer – sean en restaurantes famosos o paradas callejeras. Visité Perú por primera vez a principios de 2017 y me enamoré del país. Para mí es el mejor lugar del mundo para apreciar la gastronomía – junto con Italia. Ya tomé otro avión desde Santiago de Chile – donde vivo hoy – a Lima sólo porque extrañaba la comida del país.

Aline Gallo

Obligada a tomar vacaciones del trabajo, hace dos años vine a Perú por primera vez a debido a una de aquellas preciosas ofertas de vuelos que encontramos a última hora. Al llegar me enamoré (¡literalmente!). Conocí a un chico cusqueño en el sendero del Salkantay y desde entonces me quedé un poco atrapada por este lugar – encantada no sólo por él, sino por toda la belleza y calidad de vida que veía por aquí. Después ir y venir muchas veces, me mudé a Cusco de manera definitiva en mayo de 2017. Él es guía en las montañas y yo soy una exploradora nata trabajando en una agencia de turismo. Es decir, aquí vivimos de los viajes. Durante estos dos años, recibí amigos, tíos, madre, visité miles de veces los mismos sitios arqueológicos y por fin conocí bastante de la región de Cusco. También pude salir a mochilear otras regiones del país. Una cosa que digo sobre Perú: este país está bendecido por la Pachamama (Madre Tierra) y me parece muy lógico que los Incas, un pueblo tan conectado con el “todo”, escogieran justamente la región que hoy es Perú para prosperar.

Información útil

Destinos Principales

Información útil

Presupuesto

Aunque no sea de los países más baratos de América Latina, viajar por Perú sigue siendo más económico que los destinos de España o el resto de Europa Occidental. Obviamente siempre hay excepciones en los bajos precios y acá hay bastantes trampas cuando el tema es turismo. Por ejemplo, un mismo trekking en las montañas puede variar entre 160 o 3.500 €. Todo depende de ti.

Sobre la moneda, son buenas noticias. Después de pasar todo el 2017 subiendo de precio con relación al euro, el sol peruano sufre, desde febrero de 2018, devaluación en comparación a la moneda europea. En enero de 2019 un euro valía aproximadamente 3,80 soles.

Las casas de cambio en Perú operan preferentemente con dólares y no con euros, por lo tanto, la cotización siempre será más favorable para un cambio por moneda estadounidense. En ciudades grandes, además del dólar se logran cambiar euros y monedas de América Latina como el peso argentino o chileno y el real brasileño. En ciudades pequeñas solo se cambian dólares, por lo tanto, recomiendo llevar siempre una parte del efectivo en esta moneda.

Cuándo ir / Clima

Como es un país próximo a línea de Ecuador, la temperatura no cambia bruscamente a lo largo del año. Más que el paso de las estaciones, tienes que considerar la estación seca y la lluviosa. Por ser un país grande y por la influencia de la Cordillera de los Andes, el clima es bastante variable a lo largo del país.

  • Cusco y Machu Picchu

Para visitar Machu Picchu y Cusco, lo mejor es venir en la estación seca (de abril a septiembre u octubre), ya que las lluvias son bastante abundantes de noviembre a marzo.

Si vienes en la época de lluvias, lo único que recomiendo es estar con el humor preparado para enfrentar días lluviosos y traer un buen chubasquero. Machu Picchu recibe turistas 365 días al año y el famoso Sendero Inca (Inca Trail) está cerrado en febrero por mantenimiento.

En esta región el clima es bastante impredecible, puede llover, nevar, hacer sol, frío – eso todo en un solo día. Puede llover en la época de sequía – me pasó a mí en Machu Picchu – y es bueno tener siempre consigo un paraguas o un poncho.

  •  Lima

Las precipitaciones son casi nulas durante todo el año. Aunque no llueva en la capital, el clima es bastante húmedo. Las estaciones están un poco más definidas, en el invierno (julio y agosto) los días son más grises y puede haber llovizna. El verano es más soleado pero la combinación “mucho calor + alta humedad” deja el clima un tanto desagradable.

  • Paracas, Huacachina y Nazca

La costa al sur de Lima es una región de desierto (o sea, llueve muy poco), por la influencia de la Cordillera de los Andes y la corriente fría de Humboldt. Aunque en invierno la temperatura no suele ser menor de 12°C, la sensación térmica puede ser más baja. En el verano el sol brilla con fuerza y la temperatura alcanza los 30°C.

  • Arequipa y Puno

La mejor época para viajar a esta región es durante la estación seca, de mayo hasta septiembre. La altísima temporada es julio y agosto, hay demasiada gente, vuelos llenos y alojamientos más caros. Si es posible, intente ir en mayo o septiembre, cuando aún se puede disfrutar de buenas condiciones climáticas, pero la región no está tan a tope. Durante esos meses, los días son claros y soleados, con temperaturas amenas y noches bastante frías.

  • Huaraz

No es sorprendente que la mejor época para visitar Huaraz y la cordillera sea durante la estación seca (de mayo a noviembre). En una región donde todo lo que hacer es al aire libre es lo mínimo incómodo (y en lo máximo peligroso, para los que hacen escalada) ir en la época lluviosa (de diciembre a abril). De mayo a septiembre son las mejores condiciones climáticas, pero también los alojamientos están llenos y puede ser algo complicado encontrar un guía para acompañarte en las actividades. La temperatura fluctúa entre 24°C en verano y 5°C en invierno, aunque en las áreas de montaña suele llegar a grados bajo cero.

  • Selvas de Perú

La mejor época para visitar la selva peruana es entre abril y octubre, fuera de la estación lluviosa, cuando los caminos son menos peligrosos y más transitables. En la Amazonía peruana la temperatura pasa de los 35°C y en las regiones de selva más al sur (Manu y Tambopata) en invierno hace unos 12°C por la noche.

📷 @aligallo7

Cuánto tiempo ir

Visitar todo el país en un solo viaje es un tanto difícil ya que Perú es muy grande y además está cortado por los Andes, lo que hace que todo quede un poco más lejos (al menos por tierra). Se puede visitar Machu Picchu y el Valle Sagrado con una semana de vacaciones, pero para explorar en país con profundidad se requiere por lo menos tres o cuatro semanas. Hacer las cosas con prisa es la peor opción, ya que además de no aprovechar bien cada parada y de lo mucho tiempo que se pierde desplazándose es necesario reservar un tiempo para que el cuerpo se aclimate a la altitud.

Transporte

  • Taxis

Yo al principio encontré un poco raro el hecho de que cualquier coche pueda ser un taxi. En la región de Cusco no se lleva mucho eso de “taxi oficial”. Sí existen algunos oficiales, pero uno puede levantar el brazo por la calle y algún coche se va a parar para llevarle donde quiera. Esto es muy normal por aquí y no es peligroso. Sugerencia: siempre lleve cambio. Los taxistas se ponen muy molestos uno paga con un billete alto y no lo avisa por adelantado.

En Lima, los taxis están por todas partes, tanto los oficiales (que tienen el número de la compañía en el techo y normalmente uno pide por teléfono) como los no-oficiales (cualquier coche que pone un cartelito de taxi en su techo). En ningún caso hay taxímetro y hay que pactar el precio por adelantado. Es bueno informarse previamente en el hostel del valor aproximado del recorrido.

En la capital, yo recomiendo usar las aplicaciones de transporte, como Uber e Easy Taxi. Son más baratas o el mismo precio del taxi, uno no pierde tiempo regateando, son seguros y los coches en general están en mejores condiciones que los taxis.

  • Autobús

En Perú, los buses locales van lentos y llenos, pero son baratos. Otra alternativa son las minivans, que se llaman micros o combis y son más rápidas que los buses (aunque también baratas), que hacen el trayecto entre dos ciudades. En ambos casos algo extraoficial, hay que preguntar a los locales las rutas y horarios porque estas informaciones no aparecen en webs o Google Maps. Ah, y la seguridad no es una prioridad para ellos.

La empresa más regular – y segura – de autobuses es la Cruz del Sur, que ofrece rutas a casi todas las ciudades turísticas del país. Sin embargo, una buena opción para el viajero que tiene más tiempo es la empresa de bus llamada Peru Hop. Son diversas líneas que conectan los principales destinos turísticos del Perú, por ejemplo, de Lima a Cusco, y hay paradas en el camino, donde el viajero puede bajar, aprovechar cuanto tiempo desee y embarcar en un próximo bus para seguir viaje, para la próxima parada. Es más fácil ver todas las posibilidades en el mapa disponible en su sitio web.

  • Avión

Las distancias son largas en Perú y, especialmente en áreas de montaña, un viaje en bus puede ser demasiado largo. Los precios de los pasajes de avión, sin embargo, no son muy atractivos. Internamente algunas aerolíneas, como Peruvian Airlines y Viva Air, pueden ser más baratas que las gigantes Latam o Avianca.

Seguridad

En general Perú es un país seguro. Siempre que he viajado por Perú, la mayor parte del tiempo sola, me he sentido segura. Exceptuando pequeños hurtos, prácticamente en todo el país no hay que preocuparse excesivamente por la seguridad personal. La excepción son algunos barrios de Lima, pero están fuera del recorrido turístico. En la capital peruana vas a recorrer mayormente los barrios de Miraflores, Barranco y el casco histórico, regiones que no tienen muchos problemas con la seguridad.

📷 @aligallo7

Ya escuché relatos de gente que fue robada porque andaba con celular en la mano y también historias de turistas desatentos que, andando tarde de noche solos, fueron asaltados. Pero estos son casos excepcionales y como el turismo en Perú es uno de los pilares más importantes de la economía, en los barrios con atractivos turísticos siempre hay policías por la calle y realmente es difícil que algo malo ocurra.

Vacunas

La vacuna para fiebre amarilla no es obligatoria para entrar en el país para viajeros provenientes de España y de los principales países de América Latina, como México, Brasil y Argentina. Se recomienda que los visitantes que tienen planes de visitar la Amazonía peruana se vacunen contra fiebre amarilla, aunque no sea una obligación.

En la zona de selva hay zonas endémicas de enfermedades tropicales como la malaria y el zika, para las cuales no hay vacuna. Por eso es recomendable que uno lleve un repelente antimosquitos eficaz – además de la seguridad, evita la molestia de tener decenas de picaduras en piernas y brazos.

Mal de altura

El mal de altura, o soroche, como llaman los peruanos, ocurre en la región de los Andes, en ciudades como Cusco, Arequipa y Puno. Se trata de la adaptación de nuestro cuerpo a la menor presión de oxígeno en el aire en altitud y puede ocasionar síntomas como fuerte dolor de cabeza, vómito y mareo. No a todo el mundo de pasa y puede que solo sientas alguno de estos síntomas. El malestar en las personas afectadas suele pasar entre uno a tres días.

Para evitar estos problemas existe una serie de recomendaciones básicas. La primera es tomar bastante agua, (la deshidratación aumenta los síntomas del soroche) y no hacer como yo – caer en la tentación del free drink en el hostel y tomar cerveza (o cualquier tipo de alcohol) en los primeros días (créanme, aprendí de la peor manera, ¡no lo hagan!). Evitar alimentos pesados y no fumar también ayuda.

El té de hoja de coca también alivia los síntomas del soroche. Cuando yo fui a Cusco conocí el té de muña, que es menos amargo que la coca e igual ayuda, especialmente contra el dolor de cabeza. Si buscas un remedio para prevenir cualquier problema, la mejor opción es la acetazolamida (Diamox).

📷 @aligallo7

Destinos principales

Machu Picchu – Una de las maravillas del mundo moderno

Después de un tiempo trabajando en agencia de turismo en Perú y también conversando con la gente, percibí que era importante aclarar de inmediato un punto simple: Lima no es la puerta de entrada a Machu Picchu y uno no puede llegar a la capital, tomar un tren y llegar a la ciudad inca. Para llegar a Machu Picchu hay un largo viaje y antes de todo tienes que llegar hasta Cusco, para luego ir a Aguas Calientes y sólo después subir a Machu Picchu. Y es increíble la cantidad de gente que no piensa en eso antes de ir a Perú. Pero vamos a hablar de eso más adelante, de momento intentemos entender un poco por qué éste es uno de los lugares más visitados del mundo.

Machu Picchu es mucho más que unas famosas ruinas incas escondidas entre montañas. El Santuario Histórico de Machu Picchu tiene 33 mil hectáreas, una enorme diversidad de fauna y flora y es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1983. Además, hay planes para expandirlo a un parque nacional y abarcar más área protegida.

📷 Ferdinand Soto

La fortaleza de Machu Picchu fue una como muchas otras en el tiempo en que los Incas gobernaban el territorio, que tenía funciones administrativas y religiosas. Tuvo templos ceremoniales, escuelas, un centro de observación astronómica, áreas agrícolas con modernos canales de agua y un palacio del líder, dónde vivía gente de la clase social más alta. La ciudad estuvo “perdida” hasta 1911, cuando el explorador y político estadounidense Hiram Bingham llegó a las ruinas guiado por un niño local. Es justo por esto que hoy Machu Picchu es un lugar tan especial: fue una de las únicas ciudades Incas en que los españoles no lograron invadir y destruir, quedándose prácticamente intacta durante siglos.

  • Machu Picchu en la práctica: cómo llegar y cómo funciona

Si uno compra un tour para Machu Picchu, el billete de entrada suele estar incluido en el paquete. Pero si el viajero prefiere ir por su cuenta, hay que comprar el boleto en línea POR ADELANTADO en el sitio oficial (cuesta 152 soles). El número de entradas a la venta para el parque es limitado, son 2500 visitantes por día y está incluido sólo un turno (de mañana, de 6h-12h, o de tarde, 12h30-17h) El guía (¡muy recomendable!) se puede contratar al momento, hay muchos en la entrada del sitio arqueológico.

📷 Ferdinand Soto

En general las entradas para el turno de la mañana se agotan pronto, así como el ingreso al Huayna Picchu (una de las montañas que se puede subir para tener otra vista de las ruinas). Las reglas de visita han cambiado y está todo un poco más restringido. Lo que recomiendo es aprovechar al máximo el mirador en la montaña para luego entrar en uno de los recorridos, que son one-way y acaban en la salida, uno no puede regresar. Es muy importante tener en cuenta que no hay baños dentro del santuario, están en la entrada del parque.

Hay muchos modos de llegar hasta Machu Picchu desde Cusco y otras ciudades más cercanas

  • En mini-van + tren

De Cusco hasta Ollantaytambo uno puede ir en mini-van (10 soles) o taxi (80-100 soles). De Ollantaytambo hasta Aguas Calientes se puede ir en tren. Los tickets más básicos cuestan de 66 a 97 dólares. Son dos horas de viaje y los pasajes se pueden comprar aquí.

  • En mini-van + caminata o tren

De Cusco hasta la hidroeléctrica se puede ir en mini-van. Es la opción más económica, cuesta de 35 a 40 soles y son seis horas de viaje. De la hidroeléctrica a Aguas Calientes se puede ir a pie (son diez kilómetros de caminata en un camino plano) o en tren, que cuesta 32 soles.

En este caso también hay la opción de salir de Cusco y parar en Santa Teresa para aprovechar las aguas termales de Cocalmayo, que son muy buenas (la entrada cuesta 10 soles). Después, de Santa Teresa hasta la Hidroeléctrica se puede ir en taxi (cuesta aproximadamente 20 soles) o caminando en un sendero sin mayor dificultad y plano (son nueve kilómetros).

  • Travesía por sendero

Hay muchas opciones de senderos que se pueden tomar para llegar a la Ciudadela de Machu Picchu caminando. Algunas de ellas son: Salkantay (4 o 5 días); Lares (4 o 5 días); Inca Jungle (3 o 4 días); Camino Inca (2, 4 o más días) y Choquequirao (de 7 a 10 días). Cada uno tiene una propuesta distinta: algunas son más culturales, otras de aventuras, hay sendero de fiestas mezcladas con aventuras. Algunas exigen más preparación física (y mental) que otras. Estas caminatas son, en realidad, travesías, pues a lo largo del camino uno acampa al final de cada día en diferentes lugares mientras se va progresando. Hoy ya existen incluso opciones para alojarse en lujosos lodges a lo largo del camino. Nuevamente, hay muchas opciones, tanto de presupuesto, cantidad de días de caminata o propósito de la travesía. Si uno elige ir a Machu Picchu a pie, recomiendo estudiar cada una de las opciones de sendero para ver cuál sería el mejor en su caso.

  • Dónde alojarse en Aguas Calientes (Machu Picchu Pueblo)

Hay que tener en cuenta que Machu Picchu es apenas el santuario histórico. Toda la infraestructura turística – alojamientos, restaurantes, mercados – está abajo, en Aguas Calientes, también llamada Machu Picchu Pueblo.

Por ser un hostel más refinado, es un poco más caro que los demás albergues del área. Para mi este alojamiento fue excelente porque yo estaba con mi familia y era muy importante descansar bien antes de subir a Machu Picchu. Y como la estancia en Aguas Calientes normalmente es sólo de un día (a veces ni siquiera se pasa la noche allá), me permití gastar un poquito más de lo que normalmente gasto con alojamiento. El hostel tiene una piscina en el balcón, con una vista panorámica de las montañas y el pueblo de Aguas Calientes. El desayuno (razonablemente bueno) estaba incluido en el precio y ofrecía frutas, pan y jugos. Como el Vista Machu Picchuestá en una buena ubicación (muy cerca de la estación de tren) puede ser ruidoso durante el día – pero eso no molesta mucho porque en general quienes pasan la noche en Aguas Calientes, por el día están en Machu Picchu, no en el hostel.

Cusco – “El ombligo del mundo”

Quiero primero advertir que no voy lograr ser imparcial sobre esta ciudad porque allá está mi corazón. Soy apasionada por este lugar y no fue sin razón que elegí Cusco para vivir en los próximos años. Aquí me siento segura, hay montañas lindas alrededor de la ciudad, gente de todos los rincones del mundo, siempre hay que hacer mientras se camina por las ruinas del casco histórico, que te hacen sentir en una otra época. Aquí casi todas las callecitas pueden convertirse en una postal o llenar los ojos de uno de belleza.

📷 @aligallo7

Cusco fue la ciudad más importante del Imperio Inca, era la capital económica, política, espiritual y militar de Tahuantinsuyo (el territorio Inca, que significa “las cuatro regiones del Sol”). Los incas fueron una de las más grandes y más avanzadas civilizaciones de las Américas, con una población que llegó a 15 millones de habitantes en su apogeo. Fue desde Cusco que los incaicos salieron a hacer sus conquistas. Hay una leyenda que el Dios Sol envió a sus hijos Manco Cápac y Mama Ocllo para empezar una nueva civilización, con mejores valores y respeto por Pachamama (Madre Tierra). Así, ellos partieron con un bastón de oro en sus manos del Lago Titicaca buscando la tierra prometida. Cuando el bastón sucumbiera en la tierra sería la señal de que este sería el lugar escogido por el Dios Sol a ser la capital de este imperio – y según la leyenda tal hecho ocurrió en las montañas de Cusco, en el Cerro Huanacauri.

  • Boleto turístico

Para visitar los sitios arqueológicos (no los museos) en Cusco y Valle Sagrado, debes comprar uno de los boletos turísticos a la venta en Cosituc, ubicado al lado de la Plaza de Armas en Av. El Sol, 103, Galerías Turísticas, funciona todos los días de las 8h a las 18h).

El boleto turístico de doce entradas cuesta 130 soles y es válido por diez días. Para los que viajan más apurados, hay la opción de comprar el boleto de sólo cuatro entradas (que cuesta 70 soles y es válido por un día). Se pueden consultar las opciones y precios del boleto en este sitio.

  • Qué hacer en Cusco

Cusco tiene muchísimas opciones de cosas para hacer y descubrir. Aquí están mis actividades favoritas de esta ciudad, algunas bien turísticas, otras un poco menos comunes.

Free Walking Tour: todos los días hay paseos diferentes que explican muy bien la historia y la actualidad de Cusco. El tour sale de la Plaza de Armas tres veces al día (actualmente a las 10h, 13h y 15:30, pero lo ideal es informarse al llegar a Cusco, en la Plaza de Armas siempre hay gente repartiendo folletos). Como todos los free tours, uno paga lo que cree que debe pagar – ¡pero no olvide que ellos se ganan la vida así!

Foto: @saiapelomundo

Museo Inca: uno de los museos más importantes de Cusco, vale la pena visitarlo para aprender sobre la cultura precolombina. El museo es autoexplicativo, así que es mejor ir con tiempo para poder leer todo lo que uno pueda. La entrada no está incluida en el boleto turístico y cuesta 10 soles.

Planetario: para mí fue una de las mejores experiencias en la ciudad. El Planetario tiene un clima muy familiar y se nota que el amor por lo que hacen – ¡eso marca la diferencia! Primero hacen una introducción contando un poco sobre el cielo y cómo los Incas lo observaban. Por ejemplo, ellos veían la Vía Láctea “al revés”, considerando como objeto de interés la oscuridad en ella y no las luces de las estrellas. Después, se observan de los planetas desde el exterior del Planetario. Las reservas y consulta de disponibilidad se pueden hacer por WhatsApp +51 974877776.

Qoriqancha: fue el templo más importante del Imperio Inca: el Templo del Sol. Además, la parte central de las calles de Cusco tiene forma de un puma y el Qoriqancha es el corazón del Puma. Aunque cuando llegaron los españoles la Iglesia y Convento de Santo Domingo fueron construidos sobre este templo, aún es posible ver importantes espacios del tiempo de los Incas cuando se hace la visita. La entrada cuesta diez soles y no está incluida en el boleto turístico.

Museo de la Coca: este es, en mi opinión, uno de los museos más interesantes para un paseo cultural. Allá se aprende todo sobre la planta sagrada de los Incas, sus mitos, historia, usos, y dioses. La entrada cuesta cinco soles y en algunos días la entrada es libre. Es un museo pequeñito y no está en la ruta clásica de los museos de Cusco.

Museo de las Plantas Sagradas: este tampoco está en la ruta clásica de los museos de Cusco. Es un salón/tienda, que expone varias plantas de la región – hay de todo – y uno puede aprender más sobre cada una de ellas. La entrada es gratis. Además, hay dos cosas interesantes allá: la primera es que todos los viernes a las 18h se celebra la Ceremonia del Cacao (se cobra una entrada); la segunda es que se sirve almuerzo vegetariano por diez soles – ¡yo tardé a descubrirlo!

Museo del Cacao (ChocoMuseo): uno de los museos más populares de Cusco – y con razón. Es un museo que no sólo muestra la historia del cacao en el país, también ofrece la experiencia de conocer los tipos de productos hechos del fruto y ver cómo se hacen. Como parte del mini tour, uno puede probar casi todo, incluso chocolates y licores hechos por ellos mismos. La entrada es gratis. El museo ofrece talleres de cocina, preparación de chocolates y de armonización.

Museo del Café: este museo tiene una propuesta muy parecida al del Museo del Cacao, pero no da la oportunidad de probar todo lo que enseñan. Ofrece un mini tour básico sobre la historia del café en el mundo y en Perú que es gratuito. Ofrece talleres sobre el cultivo de café, el proceso de producción y los tipos de café. ¡Al final de los talleres hay degustación!

Mercado de San Pedro: hmm… ¡Es difícil explicar la locura que es este lugar! Se trata de un paseo clásico en Cuzco que no te puedes perder. Sobre todo te recomiendo visitar la sección de las frutas, algunas son bien distintas de lo que hay en Europa e incluso en otros países de América Latina – ¡tienes que probarlas!

Caminar en el barrio San Blass: en este barrio hay mil y una cosas que hacer: tiendas de artesanía, quioscos hippies, espacios de yoga, clases de español, hartas opciones de picoteo, cafés, crepes, cenas, almuerzos, panaderías, bares para la noche, etc. El barrio es muy agradable y siempre me sentí muy segura caminando por sus calles, aunque estuvieran vacías. Queda cerca de la Iglesia de San Cristóbal, que tiene una linda vista de la ciudad – y es un punto muy bueno para apreciar el cielo nocturno. En este barrio también está el Mercado San Blass, un mercado más pequeño que el de San Pedro (¡y mucho más tranquilo!), donde hay buenas opciones de almuerzo y quioscos de fruta y verdura que también ofrecen jugos hechos al momento.

El Teatro Municipal y Casa de la Cultura Cusco ofrecen muchas actividades, algunas de ellas gratis, pero hay que acudir a ellos para ver la programación.

📷 @aligallo7

  • No te vayas de Cusco sin…

– Tomar un chocolate de La Ibérica;

– Visitar las termas de Cocalmayo en Santa Teresa;

– Tomar chicha o frutillada (que son levemente alcohólicas – la “antigua cerveza de los incas”);

– Tomar té piteado;

– Visitar la Rainbow Mountain (Montaña Arcoíris o Montaña de los Siete Colores);

– Subir, bajar y caminar mucho por las calles;

– Visitar el Valle Sagrado de los Incas.

📷 @aligallo7

  • Dónde alojarse en Cusco

Es un hostel muy bonito situado en una calle tranquila cerca de la Plaza de Armas, uno de los principales puntos turísticos de Cusco. El bar es algo movido, pero no es de aquellos albergues que tienen fiesta todo el tiempo y música altísima que no te deja dormir. Por eso me gustó tanto este lugar, tiene tranquilidad y fiesta en la medida correcta. El edificio del hostel es una de estas casonas españolas antiguas, entonces tiene un pequeño patio interno donde siempre se puede encontrar otros viajeros interesantes. Las camas son grandes, todo está bien limpio y hay agua caliente. Nada más que pedir.

Una otra opción interesante de hostel en Cusco, aunque el Supertramp no es tan central como el Ecopackers. Está ubicado en San Blass, el barrio más bohemio de la ciudad, y tiene unas vistas muy bonitas. Para llegar hasta el albergue hay que caminar un poquito (no demasiado). Es un hostel muy eco-friendly y tiene varias zonas para socializar. Además, hay eventos y actuaciones regulares. Por supuesto depende mucho de lo que cada uno quiera para su viaje, ¡pero a mí me encantaron sus eventos!

Valle Sagrado – historia entre las montañas

Después de hacer las principales actividades de Cusco, lo mejor para aprender un poco más antes de seguir para Machu Picchu es visitar el Valle Sagrado de los Incas. Gracia a su fertilidad, esta región fue un centro de producción y almacenamiento de alimentos y sus diversos centros arqueológicos eran tan importantes como Machu Picchu para los Incas. Además, esta región es increíblemente bella, rodeada de apus (montañas sagradas) con más de cinco mil metros de altura. Indispensable.

📷 @aligallo7

El Valle Sagrado se ubica entre Cusco y Machu Picchu, y aunque inicialmente parezca una buena idea salir de Cusco por la mañana, visitar todos los puntos y dormir en Aguas Calientes, yo no lo recomiendo. Las distancias son largas, el camino es sinuoso y uno llega a Ollantaytambo – la última parada que, en mi opinión, es el sitio más fascinante – ya de noche y cansado. ¡Hacerlo todo a la vez es posible pero agotador! Mi consejo es dividir el recorrido en dos días.

Los tours se pueden comprar con mucha facilidad en Cusco – es un recorrido muy común y se encuentra en casi todas las agencias de turismo de la ciudad. No hace falta contratarlo con antelación, es mejor llegar a Cusco, ver las opciones que tienes y elegir la que te parezca mejor.

  • Sacsayhuamán

Es más complicado decir el nombre de este sitio arqueológico que llegar de las ruinas, ¡haha!  Sacsayhuamán está incluido en algunos tours por el Valle Sagrado, pero en realidad se puede ir caminando desde la Plaza de Armas de Cusco, ¡son apenas 1.200 metros!

Aunque es posible ir por cuenta propia, recomiendo contratar un guía (hay muchos en la entrada ofreciendo sus servicios), si no este lugar te va a parecer solo un montón de piedras. Los colonizadores españoles destruyeron bastante este sitio, por lo que no es tan impresionante visualmente como otros, pero vale la pena por su importancia histórica. Sacsayhuamán era una fortificación militar y un importante centro ceremonial. Según la teoría que dice que Cusco tiene la forma de un puma, este lugar sería la cabeza del animal.

  • Pisac

Los dos principales puntos para visitar en Pisac (a cuatro km de distancia entre ellos) son el mercado de artesanías y el sitio arqueológico. Ojo, algunos tours no visitan los dos puntos (van sólo a la feria o sólo a las ruinas), es buena idea preguntar en la agencia antes de contratar la excursión.

Foto: @saiapelomundo

El principal día del mercado es domingo, pero también hay paradas abiertas martes y jueves. Es una feria que vale la visita, hay algunas tiendas de artesanos de verdad (no aquellos souvenirs que vienen de China) con objetos originales y muy delicados.

El sitio arqueológico fue un centro urbano con funciones militares, agrícolas y también religiosas. Hay un área ceremonial y de observación astronómica dónde están los templos de la Luna y del Sol. Fíjense en los hoyos en las montañas que rodean las ruinas: son tumbas de líderes administrativos y religiosos del período inca.

  • Moray

Fue uno de los lugares que más me impresionó en el Valle Sagrado por el paisaje de las terrazas en forma de anfiteatro. Este sitio arqueológico era un laboratorio de semillas – cada escalón tenía un microclima y eso posibilitó la producción de especies nuevas y híbridas de muchos géneros agrícolas, como patatas y maíz.

Los tours más apurados no suelen dar tiempo para que el viajero baje los escalones, que es esencial para comprender la dinámica del lugar, ya que se siente como cambia la temperatura – ¡y pone a prueba su resistencia física a casi cuatro mil metros de altitud!

  • Maras

La única atracción del Valle Sagrado que no es parte del boleto turístico son las Salineras de Maras y la entrada cuesta diez soles.

Los estanques de agua son usados desde las civilizaciones preincaicas para la extracción de sal y siguen en funcionamiento hasta el día de hoy – administrados por familias locales. Son más de cinco mil pozones en una ladera de sal, con colores marrones y blancos formando un paisaje único – es un lugar realmente hermoso y lo divertido es que se puede pasear entre los estanques.

📷 @aligallo7

  • Ollantaytambo

En mi opinión, los sitios arqueológicos del Valle Sagrado van poniéndose más y más impresionantes a medida que uno se aleja de Cusco. Ollantaytambo (Ollanta, para los íntimos) es la última parada y el desenlace perfecto antes de visitar el sueño de casi todos los viajeros que van a Perú: la ciudadela de Machu Picchu.

El motivo que elegí Ollantaytambo para alojarme es que quería despertarme y recorrer la parada más entretenida de todas las atracciones del Valle Sagrado a primera hora del día, sin prisa y sin estar cansada.

Además del sitio arqueológico – llamado Fortaleza – el casco histórico de Ollanta también es de la época de los Incas, incluso es llamada de “la última ciudad inca habitada”. Es decir, el viajero va a pasear, comer y dormir en casas y calles de miles de años de antigüedad – un viaje al pasado. El pueblo es extremadamente fotogénico y es imposible no sacar miles de fotos.

Foto: @saiapelomundo

Otra ventaja de alojarse allá es que uno visita la Fortaleza casi vacía por la mañana antes que los tours lleguen.  Las ruinas tenían funciones religiosas y militares en la época de los Incas y cuenta con un Templo del Sol, terrazas de agricultura, silos para almacenamiento de tubérculos, áreas ceremoniales y de observación astronómica.

  • Dónde alojarse en el Valle Sagrado

Como es una región muy turística, hay opciones de alojamiento en todas las ciudades del valle. Donde uno va a dormir depende del recorrido que quiera hacer y la cantidad de días disponibles.

Este hostel en Ollantaytambo pertenece a una pequeña cadena también presente en Cusco y Aguas Calientes. Ubicado en la orilla de uno de los muchos canales de la ciudad, el Mama Simona tiene un relajante espacio para socializar con hamacas, y un área para hacer asado y fogatas, además de una hermosa vista del Valle Sagrado. No es un party hostel, es un lugar para relajarse y prepararse para el día siguiente.

Lima – La capital peruana

Lima es una ciudad gigante, una increíble mezcla entre metrópoli, desierto y energía playera. La segunda ciudad más poblada de América Latina tiene mucho que ofrecer para todo tipo de viajero: museos increíbles, una animada vida nocturna, una gastronomía estupenda y muchos edificios coloniales. Uno puede visitar a los puntos turísticos por su cuenta, caminando o en taxi (que son muy baratos). Una estancia de cuatro o cinco días intensos es suficiente para conocer bien la ciudad.

En una visita a Lima es importante tener en cuenta que esta ciudad fue la capital del Virreinato del Perú (una división administrativa española para las colonias), es decir, Lima era la ciudad más importante de las Américas para el reino español. La ciudad tiene mucha historia para descubrir, fíjate en eso cuando estés de paseo por sus calles. En mi opinión, una manera muy fácil y agradable de conocer la historia de una ciudad es tomar un free walking tour. En casi todas las ciudades turísticas de Perú se puede encontrar al menos un grupo que los ofrece, y en Lima no podía ser diferente. Hay free walking tour en los barrios del Centro, Miraflores y Barranco, además de los tours en bicicleta que se pueden realizar por estas mismas áreas.

Otro de los must-do en Lima es experimentar la comida de la capital gastronómica de América, considerada por muchos como una de las mejores del mundo. Al ser una ciudad costera, es un lugar muy recomendable para comer delicioso y fresco marisco. No deje de probar el ceviche, un plato clásico de la cocina peruana que tiene el pescado crudo como base. El Maido, un restaurante considerado el octavo mejor del mundo por The World’s 50 Best Restaurants, es una buena opción para probar la comida peruana (si te lo puedes permitir, claro).

  • Qué hacer en Lima

Casco histórico: El centro es el corazón de Lima. Pese haber sido dañado por una serie de terremotos en el siglo pasado, el casco histórico limeño fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO por sus diversos monumentos construidos en la época de la presencia española en la ciudad.

Se pueden ver muchos edificios coloniales con una arquitectura que no deja a desear a los países europeos, grandes iglesias, palacios, casonas antiguas muy bien conservadas y hoy convertidas en instituciones públicas. Si uno no se anima a hacer el walking tour también está la opción de tomar uno de los autobuses turísticos que pasan por varios puntos importantes y tienen un guía por audio.

Plaza de Armas: casi todas las ciudades y pueblos de Perú tienen una plaza central conocida como “Plaza de Armas” y la de Lima es una de las más grandes e impresionantes. Esta fue la primera plaza pública de Perú. Además, en este lugar fue fundada la “Ciudad de los Reyes” en 1535, y es donde fue declarada la Independencia de Perú en 1821. Alrededor de ella están el Palacio del Gobierno, la Catedral de Lima, la Municipalidad y el Palacio Episcopal. El cambio de guardia en el Palacio del Gobierno ocurre todos los días a las 11h45 y las visitas guiadas (gratuitas) en el interior del edificio ocurren de lunes a viernes de las 10h hasta las 12h30.

Convento San Francisco de Asís: Está cerca de la Plaza de Armas. Es un conjunto arquitectónico en estilo barroco que, junto con sus obras de arte, nos hace viajar en el tiempo. El punto culminante del paseo son las galerías subterráneas (o catacumbas) que fueron construidas en el siglo XVI para evitar la proliferación de enfermedades como la lepra y viruela. Hoy en día es posible visitar las catacumbas (donde todavía hay restos humanos) en un paseo un tanto horripilante. Más de 25 mil cuerpos fueron almacenados hasta 1810, cuando el espacio fue desactivado.

Museo Larco: en mi opinión, sólo el Museo Larco ya justifica una visita a Lima. Este es uno de los museos arqueológicos más importantes de América del Sur, con más de 45 mil piezas de diferentes pueblos originarios que habitaron el territorio peruano desde 2.000 a.C. Con un panorama general de la historia preinca y una organización en orden cronológico, es muy fácil comprender los asuntos abordados. Sin duda es una de las mejores introducciones al mundo Inca que uno puede tener antes de llegar a la región de Cusco y Machu Picchu.

Otros museos: en el centro histórico hay dos museos que vale la pena conocer. El Museo del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) brinda a los visitantes un panorama de la cultura e historia del arte en el país y expone obras que datan desde el período precolombino hasta pinturas del siglo XIX y XX. El Museo de Arte de Lima (MALI) tiene salas con obras precolombinas, coloniales, republicanas y contemporáneas y expone tejidos, fotografías, platería, dibujos y pinturas. El edificio y el jardín del MALI en sí mismos ya valen la visita. 😉

Jirón Ica y Jirón Ucayali: no dejes de pasar por estas hermosas calles peatonales. Piérdete mirando las innumerables fachadas de mansiones coloniales muy bien conservadas, además del Palacio Torre Tagle, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. Ahí están los balcones, portones y fachadas más hermosas de la ciudad – ¡volverán loco a cualquier amante de la arquitectura! En esta ruta también está ubicado el Centro Cultural Inca Garcilaso, que tiene una programación cultural muy interesante y gratuita.

Miraflores: es el barrio más turístico de Lima y también el más seguro para caminar. Acá está la más grande oferta de restaurantes, hoteles y hostels. El barrio es un punto estratégico de la ciudad, ya que desde ahí es muy fácil ir a cualquier lado. Aunque sea un barrio elegante, es posible encontrar opciones económicas. Además de comer y alojarse, hay mucho que hacer en Miraflores. El paseo más clásico es caminar por el Malecón a lo largo de la orilla del mar.

Foto: @saiapelomundo

Shopping Larcomar y el Parque del Amor: son dos puntos con una vista muy bonita del Océano Pacífico. El Larcomar y el Parque del Amor están conectados por el Malecón y es posible caminar de un punto al otro. Ojo, los fines de semana muchos limeños suelen ir al Parque del Amor y el área se llena BASTANTE de gente. Si no te gustan los lugares muy concurridos, visita el parque durante la semana.

El Parque del Amor está ubicado sobre un barranco a la orilla del mar, está lleno de flores y tiene una escultura de dos personas besándose: ¡un perfecto escenario “romántico de mal gusto”! El Larcomar es un centro comercial abierto y lo recomiendo por su hermosa vista. Es muy popular entre los turistas extranjeros y los precios no son muy “mochileros”, pero si uno no está ahorrando en el viaje vale la pena echar un vistazo a las tiendas de souvenirs y ver el atardecer mientras se toma un cóctel en uno de los diferentes restaurantes y bares del centro comercial.

Sitios arqueológicos de Huaca Pucllana y Huaca Huallamarca: imagina encontrar restos de civilizaciones preincas entre edificios y calles. ¡En Lima esto es posible! Cerca de los barrios de Miraflores y de San Isidro se encuentran dos importantes sitios arqueológicos: Huaca Pucllana y Huaca Huallamarca. Complementarios entre sí, muestran aspectos de diferentes culturas preincas, su arquitectura y organización social. Esta ruta es muy útil incluso para comprender mejor los Incas cuando se visita la región de Cusco.

El sitio arqueológico más visitado de Lima es el Huaca Pucllana. Era un importante centro ceremonial y administrativo y fue construido en forma de pirámide, con ladrillos hechos a mano (llamados adobes). Está en proceso de restauración desde 1981 y el precio de la entrada incluye también una visita guiada. Por su parte, el sitio arqueológico de Huaca Huallamarca, que es menos conocido, es un antiguo templo ceremonial. También hecho en forma de pirámide, en su base está un museo con algunas piezas y explicaciones sobre el templo.

Parque de la Reserva: Conocido como Parque de las Aguas o Circuito Mágico del Agua, fue inaugurado en 1929 y es uno de los lugares más sorprendentes de Lima. Está en el Libro Guinness de los Récords por contener el mayor complejo de fuentes de agua del mundo. Relajarse entre las varias hectáreas de área verde en medio de la capital es una excelente actividad para el día, sin embargo, la magia ocurre por la noche. Las luces de las diversas fuentes de agua del parque se prenden, formando un verdadero espectáculo de fuentes con diferentes colores y formas al ritmo de la música, como si estuvieran bailando. Si uno va a pasar solamente un día en Lima, este es el lugar para visitar. Está ubicado en la Avenida Arequipa, hacia 3,5 kilómetros de la Plaza de Armas. El parque está abierto de martes a domingo, de las 15h a las 22h30 y los espectáculos de agua ocurren a las 19h15, 20h15 y 21h30. La entrada cuesta cuatro soles.

Foto: @saiapelomundo

Parque Kennedy (Parque Central de Miraflores): es un punto de encuentro para los limeños. Está siempre florido y a veces tienen ferias temáticas. En la parte del Paseo de los Pintores hay muchos artistas y artesanos que exponen y venden sus piezas. Alrededor del parque están la Iglesia de la Virgen Milagrosa, construida en 1939, y el Palacio Municipal (una especie de ayuntamiento del barrio de Miraflores) que cuenta con una sala de arte dentro su edificio. El parque siempre tiene mucho ambiente y es un buen lugar para ir tanto durante el día a caminar o tomar un café, como en la noche para ir a uno de los muchos restaurantes y bares cercanos. Una curiosidad: el Parque Kennedy es el hogar de más o menos 60 gatos (¡vas a ver con qué rapidez se reproducen!) y por eso también es conocido como “Parque de los Gatos”. Nadie sabe exactamente cuando llegaron los gatos, pero según los vecinos ya hace más de 20 años.

Mercado de Surquillo: No tan lejos del Parque Kennedy está este mercado público que tiene una gran oferta de productos naturales. Lo más interesante es que este es el lugar donde los locales hacen sus compras. Es un mercado maravilloso para conocer las frutas y verduras diferentes. Recomiendo probar la granadilla y la chirimoya (¡me volví completamente adicta a ellas!) y descubrir los granos y otros ingredientes utilizados en la cocina popular peruana. Si visitas el mercado, te recomiendo cuidar tus pertenencias.

Mercado Inca: bueno para quienes quieren comprar unos recuerdos. Hay una gran variedad de tejidos, bolsos, camisas y joyas. Pero si vas a visitar Cusco en el mismo viaje, espera para comprar estos objetos de influencia inca allá, es mucho más barato.

Peña: para salir de fiesta de la manera “peruana clásica”, el viajero tiene que ir a una peña – una fiesta con shows folklóricos de música criolla. Hay varios tipos de peñas, unas más turísticas y otras más las localidades. Si quieres escuchar una muestra de esta música, busca “Embajadores Criollos”. En general, las peñas ocurren de jueves a sábado y en los lugares más populares es necesario reservar una mesa con anticipación. Durante los shows hay que estar sentado. La peña más turística es Las Brisas del Titicaca. Algunas más tradicionales son la Peña de Rompe y Raja, La Oficina y la Don Porfirio. Ya la Peña Del Carajo atrae ambos turistas y locales.

  • Dónde alojarse en Lima

¡Este bed&breakfast me dejó enamorada con su pequeño patio y su buena onda! Me encantó quedarme ahí para disfrutar un poco más tranquila, buscar información para los próximos viajes y descansar de las largas caminatas que uno hace en Lima. Está ubicado en Miraflores, una región segura, y es posible salir para caminar sin preocuparse mucho. Las camas y las duchas están bien y también me gustó que tiene espacios comunes para relajarse y socializar con los otros viajeros. No es un hostel party hard, es muy tranquilo para descansar y estar listo para el próximo día paseando por Lima.

Nazca – y las líneas que no son líneas

Para empezar, las Líneas de Nazca no son “líneas”, son GEOGLIFOS. Según la queridita Wikipedia geoglifos “son figuras construidas en laderas de cerros o en planicies, usando la técnica de adición de piedras con tonalidades oscuras de origen volcánico a manera de mosaico, para contrastar sobre un fondo más claro”.

Hay muchas suposiciones y teorías entorno a las Líneas de Nazca (las llamaré líneas que es más fácil) y ninguna conclusión definitiva acerca de cómo fueron hechas. Sigo pensando que ellos (los extraterrestres) estuvieron o están por aquí. Una de las teorías más aceptadas es que las Líneas de Nazca están de alguna manera relacionadas, dentro de una tradición religiosa, con el suministro de agua para el cultivo de alimentos, ¡hay que tener en cuenta que Nazca es un desierto! Verdad o no, es un misterio que sigue atrayendo a historiadores y turistas curiosos durante todo el año. Declaradas por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, las líneas tienen tamaños variados (de 30 a 200 metros) y forman distintos animales como monos, lagartos, colibríes y tiburones.

Hay dos opciones para verlas desde arriba, una barata y la otra más cara. La opción más económica es subir en la torre, que cuesta tres soles y de dónde se pueden ver dos o tres figuras de animales. La opción más cara es sobrevolar la región y ver casi todos los geoglifos, que están repartidos en un área de casi 80 kilómetros. Para hacer el vuelo es recomendable pasar la noche anterior en la ciudad de Nazca (que no tiene mucho para ver) y salir muy temprano por la mañana – cuando hay menos viento, pues los aviones que hacen este paseo son pequeños. Cuesta aproximadamente 80 dólares + tasas aeroportuarias (más o menos 30 soles) y el vuelo dura 25 minutos.

  • Dónde alojarse en Nazca

Este hostel tiene un ambiente acogedor que permite a los huéspedes charlar y pasar rato juntos en las áreas comunes. El personal es muy simpático y te ayudará con la información que necesites. No está ubicado en la parte más central de la ciudad, pero el espacio en sí mismo es muy bueno para alojarse y descansar. Además, Nazca no es muy grande y se puede llegar a todas partes caminando. Siempre tiene agua caliente en la ducha – tenga en cuenta que allí, en el medio del desierto, algunos alojamientos no tienen agua todo el día. Si uno desea explorar otros puntos turísticos en Nazca además de hacer el clásico vuelo sobre las Líneas de Nazca, puede contratar un tour directamente en el Nanasqa Hostel.

Arequipa – “La Ciudad Blanca”

El título de “Ciudad Blanca” viene de sus construcciones hechas en sillar, una roca presente en los muchos volcanes alrededor de la ciudad. Arequipa estuvo en la lista de las diez ciudades del mundo para visitar en 2018 de la revista Forbes. Está a 2.300 metros de a la altura, rodeada por la Cordillera de los Andes y los volcanes Misti (el más famoso llamado “El Caballero”), Chachani (“El Querido”) y PichuPichu (“La Tapa Superior”).

La segunda ciudad más grande del país es mucho más transitable que Lima y combina una arquitectura estilo colonial con actividades de aventura y una excelente gastronomía. Arequipa es muy encantadora, su centro histórico es hogar de numerosos conventos religiosos, monasterios, iglesias católicas y museos, por lo que recibió el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Algunos dicen que su Plaza de Armas es la más bonita del país. El clima suele ser siempre agradable, con sol y brisa fresca. Imposible no enamorarse.

📷 @aligallo7

Arequipa tiene una de las mejores gastronomías de Perú, con platos famosos como el rocoto relleno (pimiento relleno) y chupe de camarones (un guiso de camarón). También se encuentran tradicionales picanterías peruanas, que sirven comidas típicas de los Andes, como platos de alpaca, quinua, cuy (un pequeño roedor andino) y la famosa chicha – la cerveza de los Incas.

Aunque Arequipa tenga todos estos atractivos, la mayoría de los viajeros visitan la ciudad de paso rumbo al Valle del Colca (Chivay y alrededores). En este valle está el Cañón del Colca, uno de los más profundos del mundo con 4.160 metros, ¡casi dos veces más profundo que el Grand Canyon en los Estados Unidos! (Algo de lo que los peruanos se sienten muy orgullosos).

📷 @aligallo7

El valle, además de paisajes lindísimos y algunos oasis perdidos en su sequedad, tiene muchos ejemplos de terrazas agrícolas Incas, sistemas de riego y fuentes termales. En el paseo al Cañón del Colca se pueden ver los hermosos cóndores, aves sagradas para los Inca, pues representan la conexión con el mundo superior. Los cóndores pueden alcanzar más de tres metros de envergadura con sus alas extendidas, y verlos volares una de esas cosas que se queda en la memoria: son majestuosos, gigantes y atentos a las presas.

  • Qué hacer en Arequipa

Trekking o tour de uno o tres días en el Valle del Colca: se puede conocer uno de los cañones más profundos del mundo, ver los cóndores volando libremente, dormir en oasis perdidos en medio a las montañas áridas y disfrutar de un baño en aguas termales. Los tours pueden variar entre 23 y 45 euros – depende de la cantidad de días. Normalmente no está incluido en este valor la entrada al Cañón de Colca, que cuesta 70 soles.

Centro histórico de Arequipa: la ciudad es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Si deseas conocer más, haz un free walking tour. Tiene lugar todos los días y está gestionado por estudiantes universitarios locales. Altamente recomendado.

Monasterio de Santa Catalina: uno viaja en el tiempo más de 400 años atrás con esta fascinante colección de edificios coloridos de estilo ibérico, el cual fue hogar de 450 monjas.

Platos de la cocina local: es un must-do experimentar uno de los platos locales, puede ser el rocoto relleno (cuidado, puede ser MUY picante), el chupe de camarones o visitar una de las tradicionales picanterías.

Momia Juanita: una adolescente que hace 500 años fue ofrecida en sacrificio a la montaña sagrada de Ampato. Debido al hielo de las montañas, el cuerpo se quedó muy bien preservado y hoy está guardando en el Museo Santuarios Andinos en un congelador a -26°C. La momia está expuesta sólo de mayo a diciembre, en los otros meses se retira para estudios de laboratorio.

Exposiciones en los diversos museos de Arequipa: recomiendo el Museo de Arte de Arequipa, el Museo Arqueológico de la Universidad Católica de Santa María, el Museo Arqueológico de la Universidad Nacional de San Agustín y el Museo de los Santuarios Andinos (donde está la Juanita).

  • Dónde alojarse en Arequipa

No tiene habitaciones compartidas, pero eso a veces vale oro en un viaje, ¿verdad? Me enamoré completamente de la Casa de Avila, ¡el jardín de este hostel es INCREÍBLE! Muy lindo, y además el desayuno es muy abundante se sirve afuera. En la mañana que desperté allá me sentí una madame de vacaciones: leyendo un libro prestado de la pequeña biblioteca del hostel, tomando sol y aprovechando la buena vibra. ¡Maravilloso! Todo está limpio, la ducha es caliente y está bien ubicado – a cuatro cuadras de la Plaza de Armas.

Puno – Y el místico Lago Titicaca

¡Puno es una locura! Es una ciudad un poco desordenada, pero con encanto. Tuvimos la oportunidad de estar ahí justo en un día en que había feria en las calles centrales y experimentamos un poco de esa “buena locura”. Es una ciudad muy auténtica, que parece poco preocupada con que los otros dirán. Puno está a orilla del Titicaca, el lago compartido con Bolivia que es la principal atracción de la región. En el lago está ubicada la famosa Isla del Sol (en Bolivia) y es el lago navegable más alto del mundo, el que además tiene una energía única, mística, de sanación y de conexión con la naturaleza. Después de conocer un poco de las islas del lago y pasar algunas horas navegando, logré comprender un poquito por qué existen tantos mitos que cuentan que los fundadores de la civilización Inca fueron generados por la Pachamama (Madre Tierra) y el Dios Sol en el Titicaca, para más tarde irse a Cusco.

📷 @aligallo7

Puno tiene muchos bares y restaurantes interesantes. El poco tiempo que estuve allá caminé por el centro de la ciudad y descubrí varios lugares que me encantaron. El borde del lago también es otro punto de encuentro, tanto para turistas como para los locales. Ah, ¡no se olvide de comer un plato de ispi (un pescado que solo se encuentra en el Lago Titicaca) en el Mercado Central o en los restaurantes a la orilla del lago! 😎

Sobre uno de los cerros que rodean la ciudad hay la estatua de un cóndor, a la cual es posible llegar haciendo la caminata por un sendero fácil. Además, hay una vista fantástica de Puno y del Lago Titicaca. Importante: muchos pueden sentir un poco del mal de altura (soroche), pues Puno está a 3.820 metros de altura – aún más alto que Cusco.

  • Qué hacer en Puno

Tours en Puno: los tres tours más comunes de Puno son el Uros Islands, el Full Day Tour y el Homestay. Como están tan hechos para los turistas extranjeros, los nombres de los tours se conocen así – en inglés.

  • En el tour de Uros Islands se visitan las famosas islas flotantes de Uros, hechas de totora (una planta acuática parecida a un junco, abundante en el Titicaca) y las familias que viven en ellas, su modo de vivir y de construir las islas. El tour dura dos horas aproximadamente y cuesta diez dólares.
  • El Full Day Tour visita Uros y también la Isla de Taquile. Hay una tirada larga en barco y se llega a un pueblo bien bonito, hay algunas horas libres para caminar y el guía cuenta historias sobre la cultura local. El tour incluye un almuerzo cuando se vuelve a Puno, ya entre 4 y 5 de la tarde. El Full Day Tour cuesta aproximadamente 37 dólares.
  • El Homestay dura dos días e incluye todo el recorrido del Full Day Tour y además una estancia de una noche en la casa de una familia en la isla Amantani. Allá, uno tiene la opción de hacer un sendero hasta uno de los templos (Pachamama o Pachatata) y ver la hermosa puesta del sol en el Lago Titicaca.

📷 @aligallo7

Debo admitir que yo veía las islas de Uros un poco demasiado turísticas – comparado con mis experiencias viajeras – por lo que en mi primer viaje fui de Arequipa directa a Copacabana (Bolivia). En una segunda oportunidad visité las islas y puedo decir que sí, es muy turístico. Sin embargo, detrás de todo esto, también es una experiencia muy interesante conocer como los locales construyen, mantienen y viven en las islas flotantes, es realmente impresionante. Son más de 100 islas donde todo se hace de la planta totora: la base (con las raíces) y la superficie de la isla (con la paja), construyen las casas y los barcos que cruzan el lago, también la usan como combustible para hacer fuego. Hasta para limpiar los dientes usan un cepillo hecho de con el tallo de la totora.

📷 @aligallo7

Son más de 2.000 personas que viven en este conjunto de islas y cada isla tiene un “presidente”. Los locales organizaron un sistema de rotación para el turismo, así que las familias se turnan para recibir los turistas. En la isla principal – como una “capital” del archipiélago – hay una escuela pública. Acá no hay policía y los residentes dicen que no es necesario: se vive bajo los antiguos principios quechua ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama quella (no seas perezoso) y con el concepto de “AYNI” (hoy yo por ti y mañana tú por mí). Estos principios gobiernan prácticamente todos los pueblos de las islas que visité y con ellos logran mantener el orden y ayuda mutua. ¡Me parece tan hermoso! ❤️

Hay otros puntos para ser visitados fuera de las islas y que son menos convencionales, como Lacchón, Sillustani, Chicuito y AramuMuru.

  • Dónde alojarse en Puno

El Bonny Hostel está muy cerca de la Plaza de Armas y de los principales puntos turísticos de Puno. Así como casi todos los hostels de la ciudad, es muy sencillo, pero no falta de nada: tiene camas cómodas, duchas calientes y wifi que funciona. El personal conoce bien el área de la ciudad y puede ayudar con buenos consejos sobre qué hacer y qué no hacer.

Paracas – Pura belleza natural

Paracas es una pequeña ciudad en la costa del Pacífico, a 260 kilómetros al sur de Lima, tiene un clima bien relajado y muchas opciones de actividades al aire libre – como windsurf y paseo en cuatrimoto por las dunas. En Paracas se puede encontrar otro gran misterio peruano: ¡el diseño de un cactus en las dunas! Poco se sabe sobre quién lo hizo o cuándo fue hecho el dibujo – tampoco cómo se mantiene, está grabado en la arena.

  • Qué hacer en Paracas

Se pueden hacer caminatas en el Parque Nacional de Paracas y visitar a las Islas Ballestas – una versión “más modesta” de las Islas Galápagos en Ecuador. En las islas, – que son parte del Parque Nacional de Paracas – se pueden observar grandes grupos de leones marinos, tortugas en peligro de extinción, pingüinos de Humboldt, delfines y aves como piqueros rojos y pelícanos. Un tour para visitar las islas cuesta aproximadamente 15 dólares y duran dos horas. La entrada al parque nacional no está incluida y cuesta 10 soles. Algunos consejos:

  • Explora, camina y conoce el Parque Nacional de Paracas y las Islas Ballestas;
  • Alquile un cuatrimoto para pasear por las dunas gigantes (¡con cuidado, por favor!);
  • Si tienes práctica, haz windsurf;
  • Prueba la comida que se vende en la playa;
  • Tómate una cervecita viendo la hermosa puesta de sol en el Pacífico.

  • Dónde alojarse en Paracas

El Kokopelli Backpackers está ubicado en la orilla del mar, tiene piscina, mesa de billar, kayaks y stand up paddle a disposición. ¡En este hostel hay muchas cosas que hacer! Las habitaciones están limpias y las camas son cómodas. Todo eso a un precio mochilero, ¡me encantó! Si quieres alojarte acá, ten presente que hay bastante fiesta en el hostel.

Huaraz – Un paraíso andino

Conocida como la capital peruana de los senderistas, escaladores y exploradores, Huaraz es uno de los mejores lugares en América del Sur para hacer actividades de aventura. En los últimos años ha aumentado la búsqueda y práctica de otros deportes como mountain biking y alas delta. La ciudad, que está entre siete y ocho horas de Lima en autobús, es el punto de partida o regreso para los que se aventuran por esta región.

Desde Huaraz se parte a la Cordillera Blanca – la cordillera tropical más larga de América del Sur. Es un lugar mágico para los amantes de la naturaleza: hay más de 200 lagos de altitud, 600 glaciares e incomparables vistas por todos lados. En la Cordillera Blanca está el Parque Nacional de Huascarán, que es una de las Reservas de Biosfera de la UNESCO y Patrimonio Natural de la Humanidad. La mayoría de las cumbres de las montañas alcanzan los seis mil metros de altura, pero la cima más alta del parque (y del país), el Huascarán, alcanza a 6.768 metros de altura. ¡O sea, prepárate para la altitud!

Además de explorar parte de la Cordillera Blanca y el Parque Nacional Huascarán, con sus numerosas cumbres nevadas y lagunas turquesa, es posible conocer algunos complejos arqueológicos como el de Chavín de Huántar, Huilcahuaín y toda la Sierra Oriental de Áncash. Importante: antes de empezar un sendero hay que estar aclimatado a la altitud – las caminatas empiezan a 3.900 metros y se dirigen hacia arriba. No tengas miedo de pasar unos días en la ciudad de Huaraz y esperar hasta estar mínimamente aclimatado (¡digo mínimamente porque es difícil estar 100% preparado para un sendero a cinco mil metros de altura!).

Huaraz es una ciudad muy simple en medio a las montañas. Tiene muchos bares, restaurantes, hoteles y hostels – pero todo muy sencillo. En los años 70 hubo un gran terremoto y casi toda la ciudad fue destruida, especialmente en la parte norte que, además del temblor, fue afectada por una avalancha. Hay una calle que quedó preservada después del terremoto – vale la pena visitar y notar la diferencia entre las construcciones antiguas y las nuevas. Las ciudades de Yungay y Caraz también son opciones para quedarse en la región, pues son puntos de partida para algunos senderos.

Partiendo de Huaraz hay una gran variedad de tours a lugares únicos y hermosos. Hay algunos senderos que uno puede hacer en solitario, pero por la conveniencia del transporte y para tener más información sobre el lugar, muchos viajeros optan por contratar una agencia. Los tours pueden ser privados o en grupo – depende del presupuesto que tengas. En la ciudad de Huaraz puedes encontrar los tours que más te agradan, tómate el tiempo necesario para aclimatarte y para visitar agencias y buscar la mejor opción.

Es posible llegar al Parque Nacional de Huascarán en transporte público partiendo desde Huaraz. Una vez dentro del parque, hay más de 25 circuitos de caminata y 100 de escalada. La entrada cuesta diez soles (para un día), 20 soles (hasta tres días de permanencia) o 65 soles (hasta 21 días).

  • Mejores tours

Seguramente el trekking más conocido en esta región es la Laguna 69. Es realmente impresionante, uno de los más hermosos, pero tiene un acceso un tanto complicado: son tres horas y media de caminata, que empieza a los 3.900 metros y llega hasta los 4.600 metros de altitud. ¡La laguna, formada por el deshielo de la nieve de la montaña, tiene un color turquesa bellísimo! Este tour cuesta entre 15 y 20 dólares y dura todo el día si sales de Huaraz.

Otra ruta muy clásica es Lagunas Llanganuco, a 80 kilómetros de Huaraz (dos horas y media en coche). Son dos lagunas y la más bonita, en mi opinión, es la Llanganuco Chinancocha, pero corresponde a cada uno elegir su preferida. El tour, así como los demás de esa región, dura casi todo el día ya que las atracciones están lejos de Huaraz.

La Laguna Llaca (en el Parque Nacional Huascarán) está a 22 kilómetros de Huaraz y a 4.470 metros de altitud. Aunque no tenga el mismo color turquesa, es un muy hermosa por el paisaje de su alrededor, con las bellísimas montañas al fondo.

A 100 km de Huaraz está la Laguna Paron. ¡Es increíble! El tour vale mucho la pena, aunque sea uno de los más distantes. El color de la laguna es un turquesa impresionante y junto con la Montaña Garcilaso – de 5.890m de altura y en forma de pirámide – conforma un paisaje único. También hay la opción de caminar un poco alrededor de la laguna, que está a 4.170 metros de altitud.

Otro de los paseos clásicos en Huaraz es el Glaciar Pastoruri, ubicado a 5.400 metros de altitud, en el Parque Nacional de Huascáran. Es la prueba viva del calentamiento global y uno puede verlo de cerca. El glaciar está derritiéndose y algunos dicen que va a desaparecer en 2030, ¡así que no pierdan tiempo para ir a visitarlo, todavía es un gigante e impresionante glaciar!

Ruinas de Chavín de Huantar: Chavín fue una civilización preinca (entre 1.500 y 300 a. C.) que influenció a otras posteriores como los Paracas, los Nazca e incluso los Incas. Los Chavón construyeron un templo que era el centro administrativo y religioso a los pies de la Cordillera de los Andes, a 3.185 metros de altitud, y tenía una entrada estratégica a la selva amazónica. La estructura más imponente es conocida como “El Castillo”, primorosa en ingeniería y en el diseño de piedras con formas de cabeza humana, que sobresalen de los grandes bloques que sostienen la construcción.

El sitio arqueológico está en excavación, pero afortunadamente es posible visitarlo. Tiene fácil acceso desde Huaraz (dos horas en autobús) y mis recomendaciones son ir temprano para evitar multitudes y contratar un guía para entender la historia de este lugar y un poco más de la cultura preinca, que también es fascinante.

Hot Springs (aguas termales): después de largas caminatas, creo que uno merece relajarse, ¿verdad? Hay muchas opciones de baños termales en la región de Huaraz y yo recomiendo Monterrey, que ofrece una vista hermosa de las montañas. Es un lugar simple y el agua no es tan caliente. Está la opción de elegir entre las aguas termales públicas o una en un espacio particular, donde se paga un extra además de los cuatro soles de la entrada. Uno puede ir en autobús, que cuesta tres soles, o en taxi desde Huaraz.

  • Dónde alojarse en Huaraz

Este hostel tiene una terraza con una vista especial de la Cordillera, ¡bellísima! Está cerca del área más central de la ciudad, así que todo lo que se necesita está muy cerca. El hostel es sencillo, las camas son cómodas, el ambiente es muy tranquilo y el personal, maravilloso. Es posible usar la cocina, que también tiene una preciosa vista de las montañas. ¡Me encantó!

Las selvas del Perú – Difícil decidir cuál visitar

Prácticamente dos tercios del Perú son bosques tropicales y las opciones para explorar son infinitas y muy diversas – uno se puede alojar en un lodge refinado o hacer senderos de manera independiente con muy poca infraestructura. Hay tres regiones principales que se puede visitar y conocer la verdadera vitalidad de la selva peruana: Manu, Tambopata e Iquitos. Lo más importante es elegir qué destino de selva calza mejor con tu interés, tiempo y presupuesto.

Casi todas las agencias que venden actividades al aire libre van a tener un tour por la selva. Muchas personas optan por hacer un pasaje rápido por la jungla, complementando su viaje hacia Cusco y Machu Picchu con un par de días en Manu o Tambopata; otros quieren pasar hasta dos semanas inmersos en la naturaleza, para encontrar animales difíciles de ver, como grandes mamíferos o un tipo específico de ave. Algunos van directamente a Iquitos porque quieren ver el Río Amazonas de cerca o para tener sus primeras experiencias guiadas con la planta sagrada Ayahuasca.

Entonces, ¿qué selva elegir? Calma, enseguida explico cada una de las tres opciones.

  • Reserva Nacional de Tambopata

Esa es una de las enormes reservas ecológicas de Perú, ubicada en la provincia de Madre Dios, al sureste del país, frontera con Bolivia. La reserva tiene una biodiversidad excepcional: son casi 600 especies de aves, 1200 de mariposas y es el hogar de, por lo menos, trece especies en peligro en extinción. Esto todo en más de diez tipos diferentes de vegetación y una enorme cantidad de lagos.

Visitar Tambopata es una opción económica y rápida para conocer la selva – sobre todo para los que van hacia Cusco – con oportunidad de observar la vida salvaje. Hay ofertas de tour casi todos los días, con opción de alojamiento y rutas para todos los estándares. Además, como Tambopata está ubicada muy cerca del Parque Nacional Manu y en una zona mucho menos afectada por el hombre que la de Iquitos, por ejemplo, la biodiversidad de la selva es más “accesible”, no es necesario ir meterse mucho en la jungla para observar los diferentes tipos de plantas y animales de la región.

Para llegar a Tambopata, se puede tomar un vuelo hacia Puerto Maldonado (capital del departamento de Madre Dios) desde Lima (1h40) o de Cusco (55 minutos), o un autobús (son 11h de viaje desde Cusco). El acceso a la reserva es limitado y los viajeros sólo pueden entrar acompañados de un operador turístico autorizado.

  • Reserva de la Biosfera de Manu

De las regiones turísticas de selva, es la menos afectada por el hombre, es Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO y hogar de más de 15.000 especies de plantas, 1.000 especies de aves y 400 especies de mamíferos, reptiles y anfibios. El paisaje es muy variado, la reserva alberga las tierras altas de los Andes, bosques nublados y selvas tropicales de tierras bajas. Manu está dividida en tres áreas: el parque nacional o zona núcleo (su acceso es exclusivo para las tribus indígenas de la región, guardias forestales, científicos e investigadores), la zona reservada y la zona cultural – las dos últimas se pueden visitar.

La zona cultural (o zona de transición) es la única parte de la Biosfera de Manu accesible en coche. El camino es hermoso, empieza arriba de los Andes y va bajando en medio a las nubes de la Amazonia. Justo por esta facilidad de acceso, esta es una opción muy popular entre los viajeros que visitan esa región. Los tours a la zona cultural son más económicos y también de una calidad un poquito inferior que los de la zona reservada. Hay tours de tres días o más con salida desde Cusco. En la zona cultural ya se puede ver el ave que es el símbolo de Perú: el gallo de las rocas.

En la zona reservada (o zona de amortiguamiento) el acceso es más difícil, desde Puerto Maldonado sólo se llega a esta parte de la reserva en barco. Pero créeme, hay una recompensa que vale totalmente la pena: ¡la abundante vida salvaje de la zona! Por esto, la zona reservada es la preferida entre los entusiastas de animales salvajes y observadores de aves. Como están más alejados, los lodges y alojamientos de esta área tienen mejor calidad, pero también son más caros.

  • Región de Iquitos

Al norte de Perú está la selva de Iquitos, que sufre desde hace años la acción del hombre y el turismo. Para los viajeros, sin embargo, esta región es la más conveniente, con muchas opciones de tours y alojamiento, ambos con precios accesibles. Iquitos es la ciudad más grande del mundo que no puede ser accedida por carretera – llegar hasta ella sólo es posible en avión o barco. Repartidas por su centro están las innumerables mansiones coloridas que un día fueron hogar de los millonarios que vivían allá durante el boom del caucho a principios del siglo XX. Iquitos en sí misma es una ciudad interesante, pero en realidad es más bien un punto de partida para las expediciones por la selva o cruceros por el Río Amazonas.

La región de Iquitos es uno de los únicos lugares en Perú donde es posible visitar tribus indígenas que aún mantienen sus tradiciones. Aunque muchas están protegidas o son inaccesibles, hay otras (como los Yaguas, por ejemplo) que reciben turistas para enseñarles sus técnicas tradicionales de danza y caza. Además, esta es la única región del país donde se puede visitar el verdadero río Amazonas (y no sus afluentes como en el caso de la reserva de Manu). Debo advertir que Iquitos también está muy involucrado con el turismo místico, especialmente las experiencias con Ayahuasca. Hay muchos centros de curación alrededor de la ciudad y su cantidad (así como la de viajeros que buscan sus servicios) sólo crece. Para los aficionados a las bucketlists, Iquitos es una ciudad donde se puede chequear algunos ítems clásicos como: “navegar por el Río Amazonas”, “tomar Ayahuasca” y “visitar una tribu indígena”.

Es muy importante decir que, a pesar de todos estos puntos positivos sobre Iquitos, las posibilidades de ver grandes mamíferos son muy bajas. Iquitos es una ciudad grande y acabó por impactar la selva en su alrededor. Por eso hay menos animales que en la selva al sur de Perú. Si tu objetivo es avistar fauna, es mejor que visites Manu o Tambopata. Por el tema del presupuesto, en general los vuelos hacia Iquitos (diarios y desde Lima) son caros, pero los tours son accesibles.

  • Dónde alojarse en Iquitos

Lo que me gustó este lugar fue la distancia desde el centro de la ciudad. El Amazon House no está ubicado en el área más central de Iquitos, pero tampoco se queda lejos. En la práctica, se puede hacer todo a pie. Si uno no quiere caminar, se pueden tomar los “tuktuks”, que son súper baratos. El hostel tiene un hermoso balcón para relajarse con hamacas, es un ambiente que parece una casa de familia y el personal es muy atento.

¿Te ha gustado esta guía? ¿Qué más te gustaría saber sobre Perú? ¡Escríbelo en los comentarios!

¡Gracias a @ciaramaymoore por la foto de portada!

📚 Sobre las autoras 📚

Mila Pereira

Mila Pereira es periodista y tiene por pasión viajar lento y escribir. Cree que viajar es una actitud liberadora para las mujeres y por eso comparte sus viajes – en general sola – en su blog Saia Pelo Mundo y en el Instagram @saiapelomundo

Aline Gallo

Aline Gallo, chica de Porto Alegre (Brasil), relaciones públicas y exploradora-curiosa. Escribir es un hobbie. Viajar es el remedio para curar el alma, descubrir lo nuevo, salir de lo común. Es el encuentro con la LIBERTAD de vivir y dejarse SER. Chris McCandles ya decía: “La alegría de la vida viene de nuestros encuentros con nuevas experiencias …”. Mantiene el blog-proyecto personal Go Back Pack y el Instagram @aligallo7.

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/guia-completa-de-peru/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Mariona Valencia

Queen of fancy cocktails and anything with jalapeños 🔥

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.