Guía de ciudad Roma

Guía de ciudad Roma

Inicio
Acerca De
Dónde Comer
Transporte
Qué Ver
Ocio
Información General

Guía de ciudad Roma, Italia

1_28Si es tu primer viaje a la ‘Ciudad eterna’, probablemente sea buena idea ir planificando ya el próximo, dado que con más de cuatrocientas iglesias e incontables lugares de interés, cuando prometas regresar no lo harás a la ligera.

Acerca De Roma, Italia

Si es tu primer viaje a la ‘Ciudad eterna’, probablemente sea buena idea ir planificando ya el próximo, dado que con más de cuatrocientas iglesias e incontables lugares de interés, cuando prometas regresar no lo harás a la ligera.

Cualquier pequeño detalle de Roma te garantiza una visita inolvidable; Las obras de arte en cada esquina, la deslumbrante arquitectura y la grandiosidad de sus edificios, incluso el horrible tráfico y la energía de los romanos.

Y para encontrar tu alojamiento ideal, no dudes en descargar nuestra app para móvil y tableta (disponible para iPhone, Android y iPad).

2_landingpageimage_1766

Un poco de historia

Se cree que la Antigua Roma fue fundada el 21 de abril de 753 a.C. Según la mitología antigua, los fundadores de la ciudad fueron los gemelos Rómulo y Remo. Rómulo asesinó a su hermano tras una discusión sobre la soberanía y, posteriormente, estableció la ciudad de Roma en el monte Palatino. La ciudad permaneció bajo el gobierno de reyes Etruscos hasta el 510 d.C., cuando se convirtió en República.

Ya en el siglo II d.C., el poder de Roma había crecido de forma notable. Controlaba las regiones del centro y sur de Italia, había derrotado a Cartago en tres guerras y estaba destinada a asumir el control de todo el Mediterráneo. Sin embargo, a medida que Roma incrementaba su poder en el exterior, la propia ciudad fue golpeada por diversas guerras civiles, la última de las cuales concluyó el 44 d.C., cuando Bruto apuñaló a traición a Julio César en los Idus de marzo.

Esto significó el fin de la República y el comienzo de una nueva era de Emperadores, en la que se vivió una frenética actividad arquitectónica civil y monumental. Cada emperador quiso dejar su huella en la ciudad: Nerón construyó la Domus Aurea (Casa de Oro), Vespasiano el Coliseo, Trajano su columna, Adriano el Castillo de Sant’Angelo… y cada uno de ellos, en su deseo de superar a su predecesor, sembraron Roma con las famosas edificaciones que aún se erigen hoy en día.

Con el ascenso del cristianismo en el siglo IV, Roma perdió gran parte de su poder secular, pero pasó a ser el centro de un nuevo imperio, la Cristiandad.

La Roma moderna no es una urbe de gran industria o comercio, sino un centro turístico y administrativo que vive de su inmenso legado artístico y cultural.

Dónde Comer en Roma, Italia

Si tu presupuesto es bajo y no quieres que se resienta por salir a comer fuera todos los días, debes seguir una única norma: Comprueba si el restaurante en el que quieres darte el festín impone algún tipo de suplemento adicional, como por ejemplo un precio por cubierto o un suplemento por servicio a la mesa. Antes de enfrascarte en la lectura de menús con apetecibles pizzas y platos de pasta, pregunta al camarero por estos suplementos.

Aunque parezca sorprendente, algunos restaurantes italianos del corazón de los centros turísticos, en los que ponen los típicos manteles a cuadros rojos y blancos y los camareros tratan de atraerte con su particular verborrea intentando saludarte en tu idioma, ofrecen un valor sumamente bueno. En la Via del Latore, junto a la Fontana de Trevi, hay varios de estos restaurantes.

El otro lado del río Tíber, en torno al Vaticano y a la Basílica de San Pedro, es una zona donde los vendedores ambulantes se alimentan de turistas, agitando panfletos con información sobre sus ofertas de ‘coca-cola y pizza por 5 €’. Aunque sean un clásico, no te cierrres en banda; algunos de ellos pueden ser todo un hallazgo.

Ñam, ñam… ¡pizza, pasta y gelato!

Italia es sinónimo de buen comer y no tendrás problema para probar la gastronomía local. Verás como los ricos aromas de la pizza y la pasta recién hecha inundan las calles, pero curiosamente éstos olores no proceden de los restaurantes, sino de los incontables puestos y pequeñas tiendas de venta de pizza ‘al taglio’ (por porciones) donde una porción no debería costar más de 2 €. Aunque son una magnífica solución cuando sólo te quedan unos pocos euros en el bolsillo, si no es ese tu caso, lo recomendable es evitarlos si la calidad no te parece de fiar. Mejor que eso, emplea los 2 € en una de las omnipresentes ‘gelaterias’ (heladerías) de Roma. ¡Un buen ‘gelato’ sí que merece la pena!

Aunque la tipología de restaurantes en Roma está muy limitada a la cocina local – con pizza y pasta por doquier y algún que otro restaurante de buen ‘pesce’ y buena carne-, también se pueden encontrar muchos locales de comida étnica, como china, india, mexicana y tailandesa, aunque quizás su calidad no sea tan alta como en otras grandes capitales. Básicamente, disfruta de la gastronomía por la que es conocido el país de la ‘bota’ y averigüa si en las auténticas pizzerías romanas el secreto también está en la masa.

Transporte en Roma, Italia

Cómo llegar

En avión: El aeropuerto de Leonardo da Vinci (Fiumicino) se encuentra a 26 km al suroeste de la ciudad. La forma más sencilla de llegar a la ciudad es mediante el tren ‘Leonardo Express’, que circula cada 30 minutos desde las 6:37 a las 23:37 entre el aeropuerto y la estación de tren de Termini. El trayecto dura 35 minutos y cuesta 9,50 €. También hay un servicio de autobús, pero la frecuencia es menor y sólo es 0,50 € más barato.

El otro aeropuerto de Roma es el de Ciampino, aproximadamente a 20 km al sureste de la ciudad. Desde allí puedes coger un autobús COTRAL, que conecta con el metro a la Stazione Termini.

En tren: Prácticamente todos los trenes tienen origen y destino en la Stazione Termini, en el centro de la ciudad. Esta estación de tren está conectada con todas las zonas de la ciudad a través del metro y de diversas líneas de autobús.

En autobús: El principal destino de los autobuses Intercity es la terminal de Piazzale Tiburtina. Distintas compañías de autobús conectan Roma con otras ciudades italianas, así que ve de compras en busca de los mejores precios.

Cómo desplazarse

A pie: Es factible desplazarse por el centro histórico de Roma a pie y se puede ir andando a atracciones como la Fontana de Trevi, el Panteón, Piazza Navona y el Coliseo. Sin embargo, la Ciudad del Vaticano está a una distancia considerable para ir andando y es entonces cuando necesitarás hacer uso de la red de transporte público de Roma.

En metro: El servicio de Metro de la ciudad cuenta con dos líneas y ambas pasan por la Stazione Termini. Muchas de las paradas están convenientemente situadas junto a algunos de los lugares más visitados de la ciudad.

El billete se compra en estancos, quioscos de prensa o máquinas expendedoras antes de coger el tren o el autobús. Cabe destacar que la multa por viajar sin billete es considerable.

En autobús: La compañía de autobuses de Roma se llama ATAC y la mayoría de las líneas de autobuses principales terminan en la estación de autobús que hay fuera de Termini (donde se puede solicitar un mapa de las líneas de autobús). Los autobuses circulan entre las 6 de la mañana y la medianoche, aunque algunos también prestan servicio durante la noche.

En taxi: Puedes encontrar paradas de taxi en distintos puntos repartidos por la ciudad. Dos paradas especialmente útiles son las de la estación de Termini, aunque la del lado oeste de la estación suele tener menos cola que la de la entrada principal. Puedes pararlos o pedir uno por teléfono en cualquier momento del día. Al igual que ocurre en la mayoría de ciudades son más caros por la noche.

Qué Ver en Roma, Italia

Si se le puede poner una pega a visitar Roma es la ingente cantidad de cosas que hay para ver. Poseedora de algunas de las vistas más sorprendentes del mundo, un simple paseo por sus calles te cautivará desde el primer instante.

Todos los caminos llevan a Roma

Ya en el antiguo Imperio romano existía el dicho de que “Todos los caminos llevan a Roma” y cuando visites la capital italiana entenderás el porqué. Aunque te pierdas en sus serpenteantes calles siempre acabarás encontrándote de frente con un pedazo de la historia. Así que no dudes en dejarte llevar y disfrutar recorriendo una exquisita y única fusión de lo antiguo y lo no tan antiguo, desde el imponente Coliseo a la riqueza y esplendor de la Ciudad del Vaticano.

A lo largo de los siglos, Roma ha atraído a algunos de los artistas, arquitectos e ingenieros más selectos y en cada calle y plaza queda la evidencia de su presencia, convirtiendo a esta ciudad en un destino único, donde dar un paseo por sus calles es como visitar el museo más grande del mundo.

Piérdete en sus calles

Para comenzar a explorar Roma, una buena recomendación sería iniciar tu visita en el centro histórico, donde puedes recorrer a pie numerosos monumentos clásicos. Aunque lo cierto es que no importa por dónde empieces, ya que las atracciones turísticas del centro histórico están todas cerca. Entre ellas se encuentran el Coliseo, los Foros Imperiales, el Monumento a Vittorio Emmanuele, el Panteón, la Fontana de Trevi, la plaza Navona o las Catacumbas.

Pero además, no debes perderte los cientos de iglesias y plazas repartidas por toda la ciudad que irás descubriendo casi sin darte cuenta. La Ciudad del Vaticano con la Basílica de San Pedro, los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, merecen una visita obligada, al igual que el barrio del Trastevere, al otro lado del río, con el encanto de sus calles empedradas y la belleza de las flores que adornan los balcones.

No olvides lanzar una moneda

Lo más importante que debes recordar es que no vas a poder verlo todo. Muchos visitantes se centran en los principales atractivos dedicando a cada uno de ellos un tiempo considerable, mientras que otros prefieren ir deprisa de un lado para otro intentando ver todo lo posible en el menor espacio de tiempo. Cualquiera que sea la opción que elijas, estate tranquilo porque en Roma disfrutarás de cada momento. Eso sí, ¡no olvides tirar una moneda a la Fontana para asegurarte volver!

Ocio en Roma, Italia

Los romanos locales no recorren las calles del centro cantando canciones de amor y tratando de ligar con las turistas… o, bueno, quizá lo segundo puede que sí. Pero la mayoría van al centro de Roma para disfrutar de las numerosas cafeterías y sentarse tranquilamente en las terrazas de los bares.

Si sales por la noche debes saber que en Roma no hay leyes que regulen la venta de bebidas alcohólicas después de una determinada hora por lo que no tienes que preocuparte de pegarte la fiesta a la hora que te apetezca. Lo único que tienes que tener presente es que estás en una ciudad -y un país- con mucho estilo. Hay ambientes para todos los gustos pero, en general, si llevas algo en tu mochila que no esté totalmente arrugado, póntelo o no conseguirás entrar a las discotecas más famosas si no vas bien vestido y a la moda. Sabemos que requiere un poco de esfuerzo, pero cuando veas dónde colocan el listón los romanos, te alegrarás de haberlo hecho.

Aunque no tendrás problemas para disfrutar del ambiente nocturno en cualquier rincón de la ciudad y de las afueras, los mejores sitios para salir de fiesta en el centro de Roma están en los alrededores de Campo dei Fiori, Piazza Navona y Via della Pace. Si lo que buscas son discotecas y locales con música en directo, la mejor opción es el barrio de Testaccio, que también alberga muchos conciertos gratuitos durante los meses de verano.

Puedes consulta la guía de eventos ‘Time Out Roma’ para ver lo que se mueve por la ciudad.

Información General sobre Roma, Italia

Visados
Todo lo que los ciudadanos de Estados Unidos, Australia, Canadá y Nueva Zelanda precisan para permanecer como turistas en Roma durante un período de noventa días es un pasaporte en vigor. Resulta prácticamente imposible prolongar la estancia durante más tiempo, a menos que abandones el país y vuelvas a entrar. Los residentes en la UE tienen libertad de tránsito y para trabajar si disponen de un pasaporte en vigor, pero para ciudadanos de otros países resulta sumamente difícil obtener un pasaporte en vigor. Los ciudadanos del resto de países deben consultar a la embajada de Italia en su país cuáles son los requisitos para su nacionalidad en concreto.

Divisa
La divisa que se utiliza en Italia es el Euro, que consta de 100 céntimos. Existen billetes de 100 €, 50 €, 20 €, 10 € y 5 €, mientras que las monedas en curso son de 2 €, 1 €, 50 céntimos, 20 céntimos, 10 céntimos, 5 céntimos, 2 céntimos y 1 céntimo.

Idioma
El principal idioma en Roma es el italiano, aunque también está bastante extendido el uso de inglés, francés y alemán, en especial en las principales zonas turísticas.

Clima
Si consideramos el aspecto climático, la mejor época para visitar Roma es en otoño o en primavera. Los veranos son muy calurosos y húmedos con temperaturas que superan fácilmente los 30 grados de forma continuada durante días. Estas altas temperaturas comienzan en mayo y pueden durar hasta bastante avanzado el mes de octubre, por lo que si no soportas bien el calor evita esta época del año.

Asistencia médica
Los visitantes de los países de la UE tienen derecho a tratamientos médicos según el acuerdo de tratamientos médicos recíproco de la UE. Antes de viajar debes recoger un formulario E111 en la oficina de la seguridad social de tu ciudad. Este formulario también puede obtenerse en las oficinas de correos. El sistema de atención sanitaria australiano también tiene un acuerdo de asistencia médica recíproco con Italia.

Zona horaria
Roma se encuentra en la zona de la Hora Central Europea (CET, Central European Time), que es una hora más que la Hora del Meridiano de Greenwich (GMT, Greenwich Mean Time) y seis horas más que la Hora Estándar del Este (EST, Eastern Standard Time).

Horarios de apertura
Por lo general, las tiendas en Roma abren de 9.00 a 13.00 y de 15.30 a 19.30 de lunes a sábado. La mayoría permanecen cerradas los domingos, aunque es algo que está empezando a cambiar.

Las oficinas gubernamentales abren de 8.30 a 14.00, aunque en las principales ciudades permanecen abiertas hasta las 17.00. Los museos abren de 9.00 a 19.00, algunos cierran entre las 13.00 y las 15.00 y todos cierran los domingos y los lunes.

Por lo general los bancos abren de lunes a viernes entre las 8.35 y las 13.35 y por la tarde, entre las 15.00 y las 16.00. No obstante, en algunas de las principales ciudades no cierran para comer.

Oficinas de turismo
La principal oficina de turismo de la ciudad se encuentra en 11 Via Parigi y abre de 8.15 a 19.00 de lunes a sábado. Existe una oficina en la Stazione Termini, que abre de 9.00 a 19.00 de lunes a sábado. El personal de ambas oficinas podrá proporcionarte toda la información que necesites mientras permanezcas en la capital italiana, desde horarios de autobuses a visitas privadas. También hablan inglés, lo que probablemente resulte muy útil para muchos.

Impuestos
En Italia el precio de las cosas incluye IVA, pero la buena noticia para los no residentes de la UE, es que pueden recuperarlo al abandonar el país. Sin embargo, este reembolso únicamente es aplicable si el coste del bien adquirido supera los 155 €. Si ese es el caso, debes rellenar un formulario en el que compres el artículo, pedir que te lo sellen en la aduana y devolverlo a la tienda en el plazo de 60 días. A continuación se te reembolsará el importe mediante cheque o se te ingresará en una tarjeta de crédito. Los principales aeropuertos y pasos fronterizos disponen de instalaciones en las que se te reembolsará el dinero en efectivo de inmediato.

Cambio de divisas
Por lo general, los bancos son la forma más fiable de cambiar divisas, además de ofrecer las mejores tasas. También hay oficinas de cambio en los principales aeropuertos y estaciones de tren, cuyos horarios de apertura suelen ser más convenientes, aunque las comisiones que cobran son más elevadas.

También es posible utilizar las principales tarjetas de crédito y si dispones del PIN, puedes utilizarlas para sacar dinero en cajeros autorizados. Lo mismo es aplicable a las tarjetas de entidades que forman parte de las redes bancarias internacionales o Eurocard.

Electricidad
La electricidad en Italia es de 220 V y 50 Hz.

Teléfonos
Para llamar a Roma desde el extranjero se debe marcar primero 00, seguido de 39, que es el prefijo de Italia, el código de área local 06 y el número local, pero no olvides omitir el 0 del código de área.

Si quieres llamar al extranjero desde Roma, tienes que volver a marcar 00, seguido del código de llamada internacional del país al que llames, el código de área (sin el 0) y luego el número local.

Por toda la ciudad hay numerosos teléfonos públicos. Para poder realizar llamadas locales desde un teléfono público se necesita una ficha de teléfono (Gettone), que puedes adquirir en quioscos de prensa o en estancos (tabacchi). Sin embargo, hoy en día la mayoría de teléfonos sólo aceptan tarjetas de teléfono. Existen tarjetas de este tipo por valor de 2,58 €, 5,16 € etc. Y también están a la venta en quioscos, estancos y máquinas dispensadoras en los centros de Telecom.

Oficina de correos
La principal oficina de correos de Roma está ubicada en 19 Piazza San Silvestro, entre Via del Corso y Piazza di Spagna. Su horario de apertura es de 9.00 a 1800, de lunes a viernes, y de 9.00 a 14.00 los sábados.

Puedes comprar los sellos en estancos, aunque es recomendable enviar cartas y tarjetas por correo aéreo directamente en la oficina de correos para garantizar que el franqueo es el adecuado, ya que, de lo contrario, el correo le será devuelto al remitente.

Propinas
Aunque en la cuenta de todos los restaurantes se incluye un cargo por servicio de entre el 15% y el 18%, es costumbre dejar una pequeña propina si el servicio lo merece. Entre el 5 y el 10% del total es suficiente. Si estás en una cafetería o en un bar en el que no se incluye el cargo de servicio, la propina debe ser de entre el 10 y el 15%. A los taxistas se les suele dar el 10% de la tarifa, mientras que a los guías turísticos y conductores se les debe dar en torno al 15% del coste total del precio del tour.

Días festivos oficiales
Los festivos carecen de importancia, ya que la mayoría de negocios, bancos y tiendas suelen cerrar todo el día.

En Italia, los festivos son el día de Año nuevo (1 de enero), Epifanía (6 de enero), Semana Santa (marzo/abril), el Día de la Liberación (25 de abril), el Día del Trabajo (1 de mayo), la Asunción de la Santísima Virgen María (15 de agosto), el día de Todos los Santos (1 de noviembre), la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María (8 de diciembre) y el Día de Navidad.

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/guia-de-ciudad-roma-italia/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.