Alerta postureo: ¿los millennials viajamos solo para sacar fotos?

Alerta postureo: ¿los millennials viajamos solo para sacar fotos?

No lo niegues. A todos nos gusta salir bien guapetones en las fotos, al fin y al cabo son los mejores souvenirs, los recuerdos futuros que estamos creando a golpe de click. Y no sé tú, pero yo prefiero verme con el pelo perfecto, maquillada y bien vestida.

Pero no siempre se cumple, de hecho si veo las fotos de mis viajes casi siempre tengo un parecido no muy lejano a la oveja dolly en un día de mucha humedad. Y por supuesto… casi siempre salgo con la misma ropa!

Eso sí, a la hora de publicar en Instragram, no son pocas las veces que elijo una foto con alta dosis de postureo. Y no soy la única, basta con abrir esta red social para ver cómo hay cientos de viajeros que siempre salen perfectos. Da igual que sea en una terraza de Nueva York o escalando un volcán. Da igual que se estén zampando un cochinillo grasiento en Segovia o que salgan de una sauna finlandesa. Siempre van divinos de la muerte. O lo intentan: el mundo es bonito porque es variado y hay quien luce como un ángel de Victoria’s Secret y quien como una paloma pensativa…

Y no pasa nada.

Si tú también quieres dar envidia a tus amigos con unas perfectas fotos viajeras (ya sabes que el lugar da igual, lo que importan son las fotos), te voy a dar 9 ideas para triunfar en Instagram:

1. Ponte un vestido de flores. ¡Mosquis! Los Simpsons lo habían predicho.

2. Mira al suelo. Y hazlo como si allí debajo estuviese la respuesta al origen del universo, piensa en la mirada que pondría Schopenhauer poniendo una reclamación e intenta imitarlo.

3. El #followmeto. Donde sea, siempre con el amor de tu vida al lado.

4. Saca una foto a tu helado. Da igual que se te derrita en la mano y solo vayas a comerte una sopa de nata y chocolate.

5. Sal de espaldas. Esto puede ser muy útil cuando tienes un careto que asustaría al mismísimo Freddy Kruger.

6. Tu sonrisa es el mejor maquillaje. Recuérdalo.

7. Mira al infinito y más allá.

8. Ponte un sombrero. Mejor aún si es de paja.

9. Ni si te ocurra empezar tu comida sin haberle hecho una sesión de fotos. Y si lo que ha pedido tu vecino tiene mejor pinta que lo tuyo, no te cortes: róbale un posado. Al plato, claro. No al vecino!

Ahora que ya sabes cómo petarlo en Instagram, déjame decirte un par de cosillas, querido amigo del filtro “Melbourne”. Ten cuidado que la cosa no se te vaya de las manos.

Porque sí, hay gente a la que se le ha ido, y mucho. Y es que el postureo se puede transformar en un timazo total: este es un gran ejemplo.

Posturear un poquito es humano, pero contribuir a crear unas expectativas irreales de un sitio… eso es diabólico! Aun recuerdo cuando visité el “bosque” de bambú de Kyoto con la idea de encontrar la paz más absoluta, una ligera brisa entre los troncos, las hojitas danzando con los rayos de sol. Allí los que danzábamos éramos los turistas intentando encontrar nuestra pose perfecta.

Así que ten los ojos bien abiertos: Instagram es un campo de minas, donde las minas son fotos de sitios aparentemente fantásitos que poco tienen que ver con lo auténtico. Chompoo Baritone, fotógrafa tailandesa, llevó a cabo el experimento de enseñar los lugares donde sacó algunas de sus fotos más chulas. Como puedes ver, lo que sale en Instagram es solo una pequeña parte del todo. Y da la casualidad de que esa “pequeña parte” siempre suele ser la “mejor parte”. Y a veces huele a tufillo falsuno.

Todos hemos visto fotos de gente en la cima de una montaña, más frescos que una rosa. No sé tú, pero si yo subo 5 pisos por la escalera termino pareciéndome a un troncho de carne de kebab asándose más que a una flor perfumada.

O de la Muralla China, de la Fontana de Trevi, de la Plaza de San Marcos… bonita, desierta y con una luz dorada que transmite una sensación de sosiego, ¡sosiego en la Fontana de Trevi! Lástima que cuando te presentas allí, eso se parece a una lata de sardinas. Repite conmigo: “adiós foto bonita”.

Hay hasta una cuenta que reúne todas las fotos super amazing de donde –supuestamente- algunos viajeros “duermen”. Se llama you did not sleep there (no dormiste allí).

Entonces… ¿Los millennials viajamos solo para sacar fotos?

Quien esté libre de postureo que tire la primera piedra. En serio, abre tu Instagram y jura que todas las fotos que subiste están libre de pecado. Si es así, te ahorras un paseo en el círculo de los egocéntricos del Infierno de Dante. Pero te quedas sin fotos guapas también. Tú verás.

Todos pecamos. Algunos por su ego, otros por amor al arte, y muchos otros por su propia comodidad (gracias gorra cubre-caretos!). Y sorpresa, no es solo un pecado de los millennials, sino fíjate en Ana Obregón y sus posados veraniegos o en Thelma y Louise.

Y sí, reconócelo, tú también.

Aquí tienes un pequeño posturómetro para ver cuántas veces caíste en la tentación de posturear un poquitín mientras te sacabas una foto:

Mi resultado está claro:

Ya sé que generalizar es malo y es cierto que hay muchos contrarios cualquier tipo de postureo. Pero cuidadín, que hay hasta quien dice que el antipostureo es el nuevo postureo.

A veces da la sensación de que los que viajan no somos las personas, son nuestras cámaras. Viajar tiene sus pro y sus contra. Sí, oíste bien. Mientras viajas vives, y mientras vives hay momentos buenos y momentos malos, pero parece que solo queremos enseñar lo positivo. ¿Por qué lo hacemos?

Por alimentar nuestra autoestima, por imitación social, por amor a lo bonito, porque es lo que se lleva, por afán de enseñar a los demás como nuestra vida también mola, e incluso para reducir la ansiedad.

Así que parece que si no te sacas una foto en ese sitio no has estado allí. Parece que si tu pobre pareja no te saca 7 fotos hasta que salgas bien, no te quiere lo suficiente.

Lo que de verdad importa

¿Te has dado cuenta de que cuando te lo pasas realmente bien, cuando vives un momento pleno, cuando te echas una carcajada auténtica, cuando disfrutas del aquí y del ahora… hasta se te olvida hacer fotos?

No, los millennials no viajamos solo para sacar fotos bonitas. ¿Las sacamos? Pues, sí! Pero todavía viajamos para vivir experiencias únicas, aventuras inolvidables, de las que no hace falta inmortalizar porque se quedan en nuestras retinas y no en una tarjeta de memoria.

Por tanto, mi deseo para ti y para mí es: ¡que tengamos menos fotos perfectas y más momentos imposibles de fotografiar!

¿Te ha gustado este artículo? Seguro que también te interesan estos:

💡 Cómo viajar me ayudó a cambiar mis hábitos de consumo y a ahorrar más

💡 50 experiencias viajeras que son mejor que regalos materiales

💡 20 situaciones por las que todo viajero ha pasado

🖋 Sobre los autores 🖋

 

“Viajes, gastronomía y arte son las grandes pasiones de Rober y Lety, una pareja que se ha sentido minúscula contemplando el amanecer en Birmania, ha viajado en un bus con una cabra en el techo en Filipinas, se ha bañado bajo la vía láctea en Nueva Zelanda y… mejor descubre más aventuras en su blog: www.mochileandoporelmundo.com.
Su lema: si muchos sueñan lo mismo que tú, ¡sueña más fuerte!”

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/los-millennials-viajamos-solo-por-moda/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Mariona Valencia

♊️☀️♓️🌙♏️⬆️ Some call me Mariona, others call me #HostelworldInsider because I'm a Social and Content Executive at Hostelworld. On my insta @marionavalencia I pretend I like to travel so that I don't lose my job.

Inspírate

3 Responses to “Alerta postureo: ¿los millennials viajamos solo para sacar fotos?”

  1. Jajaja que artículo mas cachondo. La verdad que el tema de las fotos se nos va de las manos. A mi me da poco tiempo a pararme y hacer buenas fotos, o por lo menos salir bien en ellas. Posiblemente si saliera mejor me haría mas fotos jeje

  2. jajajaj Mucha razón!! Nosotras, como amantes de la fotografía nos propusimos el experimento de no salir en ninguna de nuestras fotos en de nuestra cuenta de instagram.

    El resultado fue que la fotografía de mi vida, con tiempo de edición y tomada con mucho mimo, una fotografía digna de guía de viaje tenía 50 likes, Luego nos hacíamos el peor selfie posible y tenía 120 likes. Ahí entendí que jamás iba a ser una instagramer influencer jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.