Guía para organizar tu primer viaje a Europa

Guía para organizar tu primer viaje a Europa

Los latinos tenemos debilidad por Europa. Quizás sea por nuestra historia, a muchos nuestros abuelos, que vinieron desde el viejo continente, nos contaron historias sobre sus pueblos natales y esos viajes en barco que podían durar meses hicieron crecer las ilusiones por conocer nuestras raíces. A otros los inspira la gastronomía, la arquitectura, visitar lugares clave para la historia occidental o vivir experiencias culturales que trasciendan el simple hecho de movernos a otro lugar.

Por el motivo que sea, ¡nos encanta Europa! Tuvimos la dicha de viajar cinco veces y nunca nos vamos a cansar de recorrer pueblitos con callecitas empedradas, visitar sus miles de iglesias, disfrutar de viñedos, probar los mejores vinos y quesos de nuestras vidas en Italia y Francia, y las exquisitas cervezas de República Checa. ¿Hay alguien que se pueda aburrir de eso?

Este posteo es una guía para viajar a Europa para que se animen a descubrir el mundo en esta hermosa aventura de viajar y los que ya conocen puedan sacarle el jugo al máximo a su viaje.

¿Se necesita visa para viajar a Europa?

Antes de viajar a Europa es importante saber que existe el Espacio Schengen (E.S), un acuerdo entre 26 países europeos cuyas fronteras exteriores funcionan como si fueran un único país. Estos países son:

Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza.

Los otros seis países del a Unión Europea que no forman parte del E.S. tienen sus propias políticas migratorias.

¿Cuáles son los países de América Latina que están obligados a tramitar el visado Schengen?

  • Bolivia
  • Cuba
  • República Dominicana
  • Ecuador
  • Haití

La visa Schengen nos permite permanecer en el territorio de los países miembros del acuerdo por 90 días por un período de 180 días.

Si por tu nacionalidad tienes que tramitar la visa Schengen, te recomendamos que consultes el valor de la tasa y los detalles del trámite en la embajada del país en que te vayas a quedar más tiempo o del país al que llegues primero.

Para el resto de las nacionalidades que se encuentran exentas de tramitar visado, es importante que preparen la siguiente documentación que les podrán solicitar al pasar por migraciones:

  • Pasaporte vigente hasta tres meses después de la salida del E.S.
  • Comprobar solvencia económica: dinero en efectivo, resumen de tarjetas de crédito, extracto de cuenta bancaria, etc.
  • Comprobante de alojamiento:
  1. Carta de Invitación: si se van a alojar en la casa de un amigo o familiar. La carta tiene que estar acompañada de la copia del documento de identidad del anfitrión.
  2. Reservas de hoteles o hostels para todo el tiempo que vayan a permanecer en el E.S.
  • Vuelos de ida y vuelta.
  • Seguro médico de viajero: la cobertura mínima tiene que ser de 30 mil euros para hospitalización y repatriación.

¿Es verdad que hay que pedir autorización para viajar a Europa?

Todavía no, pero a partir del año 2021 los viajeros de aquellas nacionalidades que no requieren tramitar un visado para ingresar al E.S. Deberán tramitar una autorización online cuyo costo será de 7 euros y el permiso durará por tres años.

¿Cuál es la mejor época para viajar a Europa?

Para nosotros los mejores meses para viajar son:

  • Marzo y abril: Está fresquito, pero para nosotros es el clima ideal para caminar y recorrer mucho. Van a entrar en calor y lo van a disfrutar. En abril puede que encuentren algún que otro día soleado en París o Roma y que puedan salir a recorrer con una remera de manga corta, jean y un abrigo liviano para cuando se haga de noche.
  • Principios de mayo: Ya empieza el calorcito sin ser días de playa. Se puede recorrer con ropa cómoda.
  • Octubre y noviembre: En estos meses ya empieza a hacer frío pero al no ser temporada alta no van a padecer a las multitudes de turistas. Y además no hay café o vino caliente –punch- que sirva para paliar el frío.

Las distintas monedas de Europa

En la mayoría de los países del Espacio Schengen la moneda es el Euro, excepto:

Dinamarca: Corona danesa, Hungría: Florín húngaro, Islandia: Corona Islandesa, Liechtenstein: Franco suizo, Noruega: Corona noruega, Polonia: Zloty, República Checa: Corona checa, Suecia: Corona sueca y Suiza: Franco suizo.

En base a nuestra experiencia, les recomendamos que compren euros antes de viajar ya que, por lo general, en Europa el cambio de dólares a euros no es conveniente. Importante: si viajan con dólares van a perder si o si con el cambio a euros.

Otro consejo es que no cambien en los aeropuertos, en los hoteles ni en las zonas súper turísticas. Tómense su tiempo, caminen, consulten y comparen las cotizaciones de distintas casas de cambio y pregunten si cobran comisión y de cuánto es. En algunos lugares te das cuenta de que te cobraron comisión al momento de tener la plata en la mano y ya es tarde para reclamar.

¿Cómo moverse por Europa?

Siempre que planificamos un viaje tratamos de maximizar los tiempos y el dinero. Priorizamos hacer viajes en donde no haya que pasar mucho tiempo viajando. Creemos que lo mejor es elegir pocas ciudades y pueblos que estén cerca y conectados por tren o bus. Como dice el dicho, “el que mucho abarca, poco aprieta”. Es casi inevitable que si es tu primer viaje por el viejo continente quieras hacer 12 países en un mes. Una locura que se termina disfrutando a medias.

Las alternativas de transporte son:

  • Vuelos Low Cost: Existen muchas aerolíneas de bajo costo a precio convenientes. Les recomendamos que ingresen a Skyscanner y filtren por fecha y destinos para consultar horarios y tarifas. Eso sí, no olviden que cada aerolínea tiene su política de pesos y medidas de equipaje de mano, y cobran multas muy caras. Nos pasó de ver en un aeropuerto griego como un chico se agarraba la cabeza porque la multa por exceso de equipaje era cinco veces lo que había pagado el pasaje. Presten atención para no llevarse ninguna sorpresa. También tengan en cuenta que, por lo general, los vuelos low cost salen desde aeropuertos algo alejados del centro de la ciudad.
  • Trenes: Junto con el bus es nuestro medio de transporte favorito para viajar por Europa. Hay tarifas muy accesibles, no es necesario llegar a la estación tres horas antes (con media hora alcanza), las estaciones por lo general están en el centro de la ciudad, ¡y se puede disfrutar del paisaje! Si tienen pensado hacer un viaje en donde visiten varias ciudades, pueden comprar un pase de Eurail o Interrail.
  • Buses: ¡Se van a sorprender lo cómodos que pueden ser los buses en Europa! Hay algunos que tienen pantallas para que veas una película en el camino.
  • Alquiler de auto: Jamás lo hicimos porque no nos gusta conducir, pero reconozco que si les gusta agarrar la ruta puede ser un viaje inolvidable. De todas formas, muchos pueblos y ciudades de Europa tienen calles tan estrechas y antiguas por las que hay que ser un as al volante, tengan en cuenta este detalle. Además, el transporte tiene tantas frecuencias, es tan cómodo y puntual que no vemos necesario contar con automóvil.

¿Es seguro viajar por Europa?

Si bien es muy seguro viajar por Europa, no hay que relajarse y estar atento a los carteristas. En lugares en los que se acumula mucha gente, lo mejor es estar alertas, no dejar efectivo en los bolsillos y poner la cartera y la mochila adelante. Todos conocemos a alguien a quien le robaron en el metro o en un lugar donde hay amontonamiento de personas.

Otra modalidad es la de “caza turistas” o, como decimos en Argentina “el cuento del tío”. En nuestro segundo viaje a Europa, fuimos a París y de camino al Musee D´Orsai vimos que, en la calle, entre las hojas caídas de los árboles, había un anillo dorado. Nos agachamos para agarrarlo y vemos que una mujer nos hace una seña como diciéndonos “quédense con el anillo” y se va. En ese momento, nos dimos cuenta de que había algo raro. A los pocos minutos vuelve esta señora y nos dice que ella es pobre, que tenía hambre y que como nos había dejado quedarnos con el anillo, le teníamos que dar plata. Le dijimos que se quede con el anillo y no quiso así que, como no queríamos sacar la billetera, le dimos un billete de 5 euros que teníamos en un bolsillo y salimos corriendo. ¡Atentos que los “caza turistas” están a la orden del día!

¿Cuáles son las ciudades imperdibles de Europa?

Hemos hecho una selección de las ciudades más visitadas por latinos en Europa y te explicamos sus rincones más turísticos. Estas ciudades son Barcelona, Madrid, Ámsterdam, París, Londres, Roma, Berlín, Praga y Budapest. También te explicamos cómo llegar desde el aeropuerto, las mejores maneras para moverte por la ciudad y nuestros lugares favoritos para comer. ¿Preparado? ¡Allá vamos!

Barcelona

“Un sueño me envolvió”, dice la suave voz de Monserrat Caballé, cuando entona “Barcelona”, la canción hecha para las Olimpíadas de 1992 que se convirtió en himno. Y eso es lo que despierta esta gran ciudad, la sensación de estar en un sueño. Aquí van algunos datos para explorar Barcelona, una de esas ciudades que muchos elegiríamos para vivir.

Llegar a Barcelona desde el Aeropuerto

La mejor opción es el Aerobus que conecta el aeropuerto del Prat con Plaza Catalunya. Solamente tiene las siguientes paradas: Aeropuerto – Sepúlveda-Urgell, Plaza Espanya, y Plaça Catalunya. El recorrido demora 35 minutos y sale a 6 euros.

¿Cómo moverse en Barcelona?

El primer día cogimos el bus turístico, del que puedes subir y bajar cuando quieras, ¡por no hablar de las vistas!

La ciudad es pequeña, así que el resto de los días nos movimos a pie y ocasionalmente en metro o bus. El billete de 10 viajes en transporte público cuesta 10€ y se puede utilizar por más de una persona.

Dónde comer en Barcelona

Si están por Paseo de Gracia vayan a La Paradeta. Este local hace honor al nombre, “puestecillo” o en catalán y combina lo mejor de un puesto de mercado y un restaurante.

Frente a la playa en medio de Barceloneta, las mejores paellas de toda la ciudad y probablemente de las mejores del planeta, se comen en Salamanca.

Para después de una dura caminata hay una pastelería para cargar energías: Santa Clara, considerada la mejor pastelería catalana desde hace más de 60 años. Y si en el medio del viaje te agarra nostalgia El Tío Che te da una mano y te acaricia el alma con un helado de dulce de leche.

¿Qué ver en Barcelona?

  • Sagrada Familia: es un templo impresionante, resultado del genio de Antoni Gaudí, en un proyecto impulsado por y para el pueblo barcelonés. Pasaron más de 135 años desde la colocación de la primera piedra y la Basílica sigue en construcción. A menos que lleves un súper lente la Basílica es tan imponente que es una misión complicada que entre en la selfie.
  • Casa de las Puntas: solo a diez cuadras de la Sagrada Familia cambia el panorama multitudinario, y sobre la Avenida Diagonal al 400 se levanta la Casa de les Punxes, un edificio de 1905 diseñado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch quien se inspiró en un castillo de Baviera, Alemania. Dentro de la casa se puede disfrutar de una de las visitas guiadas más recomendadas de la ciudad donde cobra vida la leyenda del dragón y Sant Jordi, además de conocer las partes más emblemáticas del edificio y recorrer la trayectoria de este arquitecto gigante del Modernismo catalán.
  • Palacio de la Música catalana: parece mentira que tremenda obra solo haya demorado solo tres años -1905-1908-, por Lluís Domènech i Montaner. La única sala de conciertos declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.
  • Centro Cultural Born: lo interesante de este lugar es que conserva en su interior el yacimiento arqueológico de las casas de esta parte del barrio de la Ribera de la Barcelona del 1700. Está bueno para entender parte de la historia de Barcelona y el espíritu nacionalista de los catalanes. Un dato: es el primer edificio de hierro de Barcelona.
  • Museo egipcio: excelente si les interesan las momias y los faraones. En el corazón de Barcelona sin la necesidad de ir hasta Egipto hay un museo más que interesante.
  • Museo Picasso: más de 4mil obras son parte del museo donde se destacan grabados, la serie completa de Las Meninas -homenaje a Velázquez- y la mayor cantidad de pinturas de su etapa de formación. Algo que no sabíamos es que el Museo fue creado por voluntad del propio artista en vida. Además, nos llamó la atención la obra Ciencia y Caridad -1897-, donde Picasso con sólo 15 años ya demostraba que estaba para cosas grandes.
  • Mercado de la Boquería: desde 1836 en el corazón de Barcelona tiene más de 200 puestos, uno mejor que el otro. Vayan a hacer un pica pica al bar de Pinotxo que los va a atender el tipo de la marquesina, un maestro.
  • Mirador de los Bunkers del Carmel: las mejores vistas de Barcelona están en la colina del Turó de la Rovira, en el barrio del Carmel. Ideal para ir antes del atardecer y tener excelentes panorámicas a 250 metros sobre el nivel del mar. ¿Cómo llegar? Autobús V17 y 119.
  • Sant Pau: también cerca de la maravilla de Gaudí se encuentra el recinto modernista que fue sede del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau desde 1916 hasta 2009. Esta perla ideada por Lluís Domènech i Montaner se construyó entre 1905 y 1930, es un edificio genial para conocer la historia modernista de Barcelona.
  • Catedral de Barcelona: esta monumental estructura de 1200 años es una excelente excusa para perderse en el Barrio Gótico, otro de los imperdibles de la ciudad. Imposible entrar a la Catedral y no quedarse contemplando la Capilla del Santo Cristo de Lepanto.
  • Fuente Mágica de Montjuïc: doce minutos de magia, luces, agua y sonido al son de la música. Jueves, viernes y sábados de 21 a 22h.
  • Laberinto de Horta: agarren un rico vino, unos bocadillos, algo de queso y vayan a este jardín neoclásico del siglo XVIII. Se van a sentir en una película de época. Importante: abre de abril a octubre, de 10 a 20h, y la entrada es gratuita los miércoles y domingos.

¡Explora los alrededores de Barcelona! Estas son las 5 mejores escapadas de un día desde la ciudad.

Sigue estos pasos para ahorrar en Barcelona.

Madrid

La capital española tiene un abanico de atractivos para todos los gustos y bolsillos: museos de primer nivel, impresionantes bares de tapas, mercados para perderse un buen rato y un barrio más animado que el otro. Una de esas ciudades tan encantadoras y con personas tan serviciales que no te sientes lejos de casa.

Llegar a Madrid desde el aeropuerto de Barajas

Podés tomar el metro que sale 7 euros y demora 25 minutos o el bus de Airport Express que sale igual que el metro, pero tarda 40 minutos.

@happyplacestogo

¿Cómo moverse en Madrid?

Para moverse por la ciudad, el Metro que funciona entre las 6 y las 2am es suficiente, tiene 13 líneas que cubren los principales atractivos. Para ello, hay que comprar la tarjeta Multi que sale 2.50 euros y el bono de 10 viajes sale a 12.20 euros.

Qué y dónde comer en Madrid

Vayan a la Sidrería el Tigre si quieren tapas suculentas. Lo interesante es que si pagan una cerveza o sidra el tapeo va sin cargo y las bandejas no dejan de pasar. Aunque si lo que quieren es sentarse y charlar más tranquilos, el lugar es Casa González, donde les sugerimos las empanadas de atún.

Otras recomendaciones son La Ardosa y El Museo del Jamón, donde sirven unos bocadillos de muerte. Tampoco te pierdas el Bar Melos en Lavapiés.

¿Algo dulce? La Mayorquina, desde 1894, ubicada en la esquina de Puerta del Sol con la Calle Mayor. Lo mejor son sus palmeras de chocolate.

¿Qué ver en Madrid?

  • Puerta del Sol: en esta plaza espectacular rodeada de edificios se encuentra el punto cero de la ciudad. Con 129 metros de largo y 94 de ancho las construcciones más vistosas son el Arco de Cuchilleros, la Casa de la Panadería, el edificio más importante de la Plaza Mayor y la Estatua de Felipe III. Consejo: métanse en el bar Las Bravas y pidan un bocata de calamares.
  • Gran Vía: la avenida emblemática de la ciudad. Hay rincones de la Gran Vía que hacen acordar a esquinas de Buenos Aires. Lo mejor del broadway madrileño son los restaurantes, teatros y locales de ropa. ¡Imposible no comprar algo o quedarse como un tonto mirando los monumentales edificios!
  • Palacio Real: más allá de lo espectacular de la fachada vale la pena visitar su interior: sus salones y habitaciones reales, la Farmacia Real y la espectacular Armería Real.
  • Catedral de la Almudena: de estilo neogótico, hay que prestar atención a la capilla de la Virgen y algo menos visitada pero igual de impresionante, la cripta de la Catedral que se puede visitar todos los días de 10 a 20h.
  • Museo del Prado: Un indispensable de Madrid. Con el solo hecho de contemplar Las meninas de Velázquez, El caballero de la mano en el pecho de El Greco o el tríptico del jardín de las delicias de El Bosco ya valió la pena haber ido.
  • Museo Reina Sofía: se define como “una encrucijada de espacios, objetos y tiempos diversos”. Aquí reposa el Guernica de Picasso, la excusa perfecta para ir al Reina Sofía.
  • Chocolatería San Ginés: es una tradición llegar a Madrid y tomarse un espeso chocolate con churros en San Ginés. ⚠️ Importante: está abierta las 24h.
  • Mercado El Rastro: una excusa para ir al pintoresco barrio de la Latina es ir a este mercado que tiene cientos de puestos que se sitúan alrededor de la Ribera de Curtidores, donde se dan cita todo tipo de objetos que puedan imaginar, desde ropa a muebles, pasando por antigüedades o souvenirs.
  • Parque El Retiro: con casi 400 años de historia y 125.000 hectáreas este parque es uno de los espacios verdes imperdibles de Madrid. Sí o sí tienen que darse una vuelta por el Estanque Grande, con su embarcadero y su monumento a Alfonso XII, el histórico Palacio de Cristaly el Palacio de Velázquez. Además del paisaje se puede disfrutar de variados artistas callejeros.
  • Mercado de San Miguel: un esqueleto de hierro de principios del siglo XX donde ofrecen productos gourmet. Siempre está abarrotado de personas, lo recomendamos para darse una vuelta y no estar demasiado tiempo. Vayan con paciencia y con algunos euros en el bolsillo.
  • Templo de Debod: un templo egipcio del siglo II a. d. C. instalado en el Parque del Cuartel de la Montaña, cerca de la Plaza de España. El templo fue donado a España por el gobierno egipcio para evitar que quedara inundado tras la construcción de la gran presa de Asuán.

¿Quieres más? Aquí tienes 10 planes que “molan mazo” para disfrutar de Madrid.

¡Ah! Y no nos olvidemos de los mejores bares (y más baratos) de Madrid

Ámsterdam

La primera sensación en Ámsterdam es estar dentro de una maqueta: todo extremadamente limpio, ordenado, casas de madera pintadas de manera perfecta, canales con barcos listos para el paseo, tranvías de colores, jarrones con flores en veredas empedradas y souvenirs con mini cuadros de Van Gogh. Todo funciona, todo es disfrutable, caminable y pedaleable en una ciudad donde hay casi dos bicicletas por habitante. La noche es otro mundo, su Barrio Rojo es famoso por sus vidrieras donde hombres y mujeres invitan a pasar un rato y hay coffee shops donde está prohibido fumar tabaco, pero te dejan fumar marihuana. Ámsterdam es todo eso y mucho más.

Llegar al centro de Ámsterdam desde el aeropuerto de Schipol

Nosotros elegimos el tren, la manera más rápida y más barata de llegar al centro de la ciudad. Desde Schiphol salen trenes con mucha frecuencia y tardan entre 15 y 20 minutos en llegar a la Estación Central. El precio es de 4 euros y hay que pagar por la tarjeta Smart Card.

@giuliciu

¿Cómo moverse por Ámsterdam?

La bicicleta es el medio de transporte más usado de la ciudad: 400.000 bicicletas, 15.000 kilómetros de carriles para bicicletas. ¿Alquilarla? Doce euros por día con todo lo necesario para disfrutarla tranquilo –incluye candado-.

¿Dónde y qué comer en Ámsterdam?

A ver empecemos por las papas fritas, un clásico que no falla y que tiene más de 25 versiones en Vleminckx, un puesto del mercado de las flores. Si buscan comida casera vayan a Het Zwaantje, recomendamos el guiso de ternera de la abuela servido con puré de papas, verduras y salsa de manzana casera y el hígado de ternera con tocino y cebollas.

Ahora, un infaltable de la comida callejera, el broodje haring que es un sanguche de arenque crudo acompañado de cebolla y pepinillos ¿Dónde? En Stubbe’s haring. En un país donde todos los quesos son excelentes recomendamos la fondue de queso de Bar Huf -Reguliersdwarsstraat 43- o las bitterballen que son croquetas rellenas de salsa bechamel y carne picada de Café de Tuin -Tweede Tuindwarsstraat 13-. ¿Y la cerveza? Vayan a Arendsnest Dutch Beer Bar -Herengracht 90-, y pidan una Chateau Neubourg.

¿Qué ver en Ámsterdam?

  • La plaza Dam: es en esta preciosa plaza donde comienzan muchos tours a la gorra, es el centro de la ciudad donde en 1808 Napoleón y sus tropas tomaron la ciudad. El edificio que domina el escenario es el Palacio Real, 80 metros de largo de estilo neoclásico.
  • Los canales de Ámsterdam: conocida como “La Venecia del Norte” por sus canales le pelea a Praga el primer puesto para viajar en pareja. Un paseo por estos canales con una copa de vino en la mano es lo más parecido al paraíso. De los 160 canales de la ciudad, estos son los principales: Prinsengracht, Herengracht, Keizersgracht y Singel.
  • El Barrio Rojo: es muy loco acercarse a ventanas con luces rojas donde hay cuerpos que se contornean invitándote a pasar. En este barrio con calles adoquinadas del siglo XIV, la profesión más antigua del mundo está legalizada. ⚠️ Importante: está prohibido sacar fotos, así que a guardar las cámaras.
  • La plaza Leidseplein: mucha agua, canales y botes y ¿los espacios verdes? De día esta plaza está siempre llena de músicos callejeros, creadores de burbujas y malabaristas. Si conociste a un grupo de mochileros y quieren salir de fiesta este es uno de los centros neurálgicos de la diversión de Ámsterdam para salir a tomar algo.
  • El museo Van Gogh: más de 200 pinturas y 400 dibujos recorren la obra de este pelirrojo, entre los que destacan, La recámara de Arle, Los comensales y una versión de los girasoles. Si te gustan la historia del arte y el impresionismo este museo es para vos.
  • Hortus Botanicus: es una excelente excusa para ir al barrio del Plantage. Con una colección de más de 6000 plantas es espectacular para quienes aman los espacios verdes. Un imperdible de este lugar que tiene más de 300 años es el sector de plantas exóticas.
  • La casa de Ana Frank: allí se escondieron Ana Franky su familia de la invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Si no dominás el inglés no hay problema, hay guías en español. Es importante comprar las entradas con varios meses de anticipación.
  • Coffee Shops: son imperdibles para los curiosos y los habitués. Como sabrán, en Ámsterdam está legalizada la marihuana en estos locales. Un dato que muestra el interés del gobierno holandés para disminuir este tipo de turismo: de casi 1000 coffee shops que había en la capital holandesa hoy quedan menos de 200.
  • Volendam: Si van a estar más de tres días vayan a este pueblo de pescadores que está a 20 kilómetros al noreste de Ámsterdam. Es una interesante escapada a minutos de la capital.
  • Mercado del queso: ¿Algún amante de quesos por aquí? ¡Si sos fanático del queso este dato es para vos!: Del 29 de marzo al 27 de septiembre, todos los viernes a partir de las 10am en Alkmaar, una ciudad que está a 40 minutos al norte de Ámsterdam, está el mercado del queso más importante de Holanda.
  • Otros mercados: también te recomendamos El mercado de las flores, el Albert Cuyp y el Dappermarkt.
  • Museo Nacional: el Rijksmuseum tiene frente a su fachada las icónicas letras que forman “Iamsterdam”. Después de la selfie obligada hay un paseo por los grandes pintores holandeses del barroco.
  • La Estación Central: de estilo neorrenacentista y construida finales del siglo XIX, fue diseñada por el mismo arquitecto creador del Rijksmuseum. Tuvieron que hacer tres islas artificiales y usar más de ocho mil pilares de madera para sujetar la estructura.
  • Het Houten Huis: es la casa más antigua de Ámsterdam y está en el barrio de Begijnhof, en el número 34. Allí se encuentra esta casa de madera excelentemente preservada. Su fachada es de color negro, y tiene casi 600 años en pie. Si están cerca dense una vuelta.

¿Cómo planear tu escapada a Ámsterdam por menos de 200€? El secreto está aquí.

Más allá de Ámsterdam: ciudades que visitar en Holanda.

París

Es una de esas ciudades con magia e historia, caminar por Champs Elisee, subir al símbolo de la ciudad, la Torre Eiffel, ir al Louvre a ver a la Gioconda y la Venus de Milo, disfrutar de un croissant y un café mirando la gente pasar, perderse por Sacré Coeur y contemplar la ciudad desde las alturas o ir al Mercado de las Pulgas por alguna baratija. París es romántica, encantadora y muy disfrutable. Aquí un pantallazo de sus imperdibles.

Llegar a París desde el aeropuerto CDG

La mejor alternativa son los trenes RER de la línea B que comunican el Aeropuerto de Charles de Gaulle con el centro de París en menos de media hora.

@ferchabarrueta_

Cómo moverse en París

Lo mejor para moverse por la ciudad es el Metro que tiene más de 16 líneas y de 300 estaciones. Recomendamos los Ticket t+ que pueden comprarse de forma individual o en packs de 10 en las ventanillas y máquinas expendedoras de las estaciones de metro, RER, autobús y tranvía. Por ejemplo, el pack de 10 tickets sale 14 euros y los niños menores de 10 años abonan la mitad.

¿Qué y dónde comer en París?

Después de una larga caminata está bueno parar a tomar un café. Un lugar recomendado, aunque algo caro es el Café de la Paix, sus interiores están decorados por Charles Garnier, el arquitecto de la Ópera. Si está algo fresco recomendamos la sopa de cebolla de Café de la Industria, un lugar sencillo y con platos exquisitos. Otra especialidad parisina es el camembert asado con miel, el mejor está en Café Burq, un típico bistró de Montmartre. Un buen bar de vinos con buenos precios y algo alejado de lo turístico es Bistro Mélac.

Tomar el café o el aperitivo en la barra suele ser más barato y no es necesario dejar propina. Otro dato, los menús ejecutivos son más económicos al mediodía que por la noche. Evitar las brasseries con banderas de todo el mundo, suelen ser caras y no valen la pena. Y no se vayan de París sin disfrutar de una crepe con Nutella y de toda la pastelería francesa que es de culto.

Dónde dormir en París

¿Qué ver en París?

  • Torre Eiffel: es el símbolo de la ciudad, se ve desde todos lados y dicen que si fueron a París y no pasaron por esta mole de hierro de más de 10000 toneladas no fueron a París. Compren los tickets por internet para evitar filas. Si el día está despejado lo mejor es su mirador.
  • Notre Dame: la catedral más importante de la ciudad y su símbolo espiritual. Su primera piedra fue colocada por el papa Alejandro III en 1163 y tardaron 170 años hasta poner la última piedra. Allí fue coronado Napoleón en 1804 y declarada inocente de herejía Juana de Arco en un juicio póstumo en 1455. Nos llamaron la atención las gárgolas en la Galería de las Quimeras que se pusieron para espantar al mal.
  • Los Inválidos: hacia finales del siglo XVIII este edificio albergaba a más de 4000 mutilados de guerra, aunque su popularidad turística se debe a que es el hogar de la tumba de Napoleón.
  • Museo de Louvre: se necesitan varios días para recorrer este museo, uno de los más importantes del mundo, ¡aunque si solo vas una mañana a ver las obras más importantes también está bien!
  • Museo de Orsai: una antigua estación de tren completamente reformada guarda pinturas de Van Gogh, esculturas de Degas, obras de Monet y lo mejor de los impresionistas. Pararse frente a La habitación de Van Gogh hace que valga la pena ir a este gran museo que por suerte no demolieron a mediados de la década del 70.
  • El Mercado de las Pulgas: es el más antiguo de París, tiene más de000 puestos donde hay desde comida, antigüedades, muebles o ropa. Abre los sábados de 9.00-18.00 horas, domingos de 10.00-18.00 horas y lunes de 11.00-17.00 horas. Está cerca de la estación de metro Porte de Clignancourt.
  • Versailles: es un lindo paseo para hacer a un par de horas de París. Este famoso palacio tiene 800 hectáreas de jardines de ensueño entre los que se destacan senderos geométricos. Tiene todo tipo de árboles y esculturas. Nos volvió locos el Salón de los Espejos y la habitación del rey, aunque vayan con paciencia porque suele estar siempre bastante lleno de personas. Importante: el Palacio está cerrado los lunes, se lo decimos por experiencia. La entrada sale 20 euros.
  • Paseo por el Sena: dar una vuelta por este mítico río puede ser una de las experiencias más románticas del viaje. Hay paseos para todos los bolsillos.
  • Barrio de Montmartre: con calles empinadas, callejuelas empedradas llenas de artistas y lugares interesantes para tomar café este barrio bohemio y turístico es uno de los imperdibles de París. Allí vivieron Picasso, Van Gogh, Dalí y Toulouse Lautrec, un verdadero dream team. Si van para el barrio no dejen de visitar el Moulin Rouge.
  • Sacre-Coéur: es el punto más alto de la ciudad y, por lo tanto, un gran lugar para tener excelentes vistas de la capital francesa. Tardaron 46 años para levantar la basílica -1923-. Vayan al atardecer con algo rico para sentarse en el pasto y relajarse.
  • Arco del Triunfo: junto a la Torre Eiffel es el monumento más fotografiado de París. Estando debajo del monumento se toma noción de su magnitud: 50 metros de alto. Un detalle: si van temprano la luz de la mañana realza el tono dorado de los relieves.
  • Centro Pompidou: con solo 42 años de vida es ejemplo de arquitectura moderna. Este centro multicultural merece una visita solo para ir al Museo de Arte Moderno, ubicado en el 4to y 5to piso del Pompidou.
  • Panteón: empezó como una iglesia, durante la Revolución fue un mausoleo y en 1885 se convirtió en un edificio público. Allí hay enterradas celebridades como Víctor Hugo, Voltaire, Émile Zola Louis Braille, entre otros. Vale la pena ir solo para ver los frescos de Sainte Geneviéve.

¿Quieres descubrir el París de siempre de una forma diferente? Lee esto.

Los 19 mejores bares de París están aquí.

Londres

Quizás es una de las ciudades a la que le tenemos más cariño porque fue la primera gran ciudad a la que fuimos con Ale. Londres tiene un gran abanico para explorarla: desde su arquitectura impresionante, al arte en sus museos de nivel mundial y gratis, sus parques que parecen de cuento o sus bares detenidos en el tiempo. Es una de las capitales que nunca falta en el itinerario del primer viaje a Europa

Llegar a Londres desde los aeropuertos cercanos

Para llegar al centro de Londres desde cualquier aeropuerto tienes la opción de ir en autobús (más barata) o en tren. Ambos te dejan en estaciones principales desde las que puedes tomar el metro hasta tu destino. Para más información sobre los horarios de tren y autobús, te recomendamos mirar la web del aeropuerto en concreto al que vayas a llegar.

Tipping around the world United Kingdom London

¿Cómo moverse en Londres?

Hay que comprar una tarjeta que se llama Oyster a la que se le realizan cargas de saldo para pagar a medida que se suben al metro, bus, etc. Sale 5 libras que se recuperan al devolver la tarjeta y la puedes conseguir en cualquier estación de metro.

¿Qué y dónde comer en Londres?

Quizás en comparación con Roma o París, Londres no tiene su fuerte en la gastronomía, aunque hay que destacar su fish and chips y lugares interesantes para la hora del té, como los hoteles Brown y The Savoy, lo mejor son los sándwiches y lo más carácterístico los scones.

El plato más famoso de Londres es el Fish & Chips (desde £6) y nuestro favorito está en Fish Central y en Rock and Sole Plaice, el local de Fish & Chips más antiguo de Londres.

Si quieren ir por unas cervezas y viajar en el tiempo les recomendamos pasarse por algún pub tradicional, como Red Lion, Dog and Duck y The Lamb, que conservan las marquesinas de cristal grabado, los techos y las baldosas de la época victoriana. Si estás en Londres un domingo no te olvides de pedir un Roast Dinner, el plato tradicional inglés que se sirve en los pubs.

Dónde dormir en Londres

¿Qué ver en Londres?

  • British Museum: con cinco millones y medio de visitas al año, el Museo Británico, la mayor atracción turística de Gran Bretaña, alberga una enorme y consagrada colección de arte y antigüedades. Importante: los museos en Londres son gratis y en sus entradas tienen urnas para dejar donaciones.
  • St Paul’s Cathedral: otro de los imperdibles este sitio que ha sido lugar de culto más de 1400 años.
  • London Tower: el centro absoluto de la ciudad, con una historia tan cruda y sangrienta como fascinante que la transforman en uno de sus principales puntos de interés. Visiten la exposición Coronas y Diamantes para conocer los secretos de las joyas de la corona.
  • El Parlamento: tanto la Cámara de los Comunes como la de los Lores, se hallan en el palacio de Westminster. Es la postal de la ciudad.
  • Abadía de Westminster: los aficionados a la arquitectura eclesiástica medieval disfrutarán en esta abadía y lugar sagrado donde se corona a los monarcas británicos y de celebridades como Charles Darwin o Isaac Newton. Vayan y descubran cuál es la única tumba que está prohibido pisar.
  • Palacio de Buckingham: una gran muestra de la arquitectura georgiana que es la residencia oficial de la reina Isabel II. Lo mejor es el cambio de guardia se realiza todos los días de la semana a las 11.30 en la parte frontal del palacio.
  • Covent Garden: en el mercado más conocido de Londres pueden disfrutarse espectáculos callejeros. En el bar del Barbican Centre los domingos al mediodía hay conciertos de jazz gratuitos.
  • Portobello Market: si buscan ropa de jóvenes diseñadores, antigüedades o simplemente ir por frutas o verduras vayan a este magnífico mercado. Lo mejor es ir los sábados.
  • Piccadilly y Regent Street: calles emblemáticas siempre decoradas de manera exquisita. Hay docenas de tiendas entre las que se destaca Hamleys, la juguetería de los 50.000 juguetes.
  • La Galería Nacional: es una de las mayores pinacotecas del mundo, con más de 2000 obras europeas en exposición.
  • Victoria and Albert Museum: especializado en artes decorativas y diseño, el museo conocido en todo el mundo como V&A alberga unos 2,75 millones de objetos de Gran Bretaña y de todo el mundo.
  • Parques: el más representativo de Londres es el Hyde Park con su lago Serpentine y otro que no se queda atrás es el St. Jame´s Park que tiene 23 hectáreas espectaculares de un verde intenso.
  • Tate Modern: si están cansados de tanta “antigüedad” pueden darse una vuelta por el Tate. Está situado en una antigua central eléctrica. Ya saben dónde disfrutar arte moderno cerca del Támesis.
  • Museo de Historia Natural: con una arquitectura gótica de novela y su Tyrannosaurus rex animatrónico, su simulador sísmico, su Jardín Salvaje está dentro de los museos de historia natural más importantes del mundo.

¿Quieres cosas alternativas que hacer en Londres? Lee este artículo para descubrir la ciudad como un local.

Si lo prefieres, aquí tienes cosas gratis y originales que hacer en Londres

Roma

Un museo al aire libre, así puede definirse Roma, la capital de Italia que tiene un poder magnético sobre sus visitantes. Es una de esas ciudades a las que querés volver a los diez minutos de haberte ido.

Llegar a Roma desde los aeropuertos Fuimicino y Ciampino

La empresa Terravisión hace traslados desde y hacia el aeropuerto por 5.80 euros (la parada en Roma es la estación de Termini).

¿Cómo moverse por Roma?

En Roma se vende un ticket integrado que cuesta 1.50 euros y se puede usar en varios autobuses por 100 minutos, pero en el metro solo se puede usar una vez. Les recomendamos que compren el pase Roma 24 hs por 7 euros o el pase por 48 horas que sale 12.50 euros.

¿Qué y dónde comer en Roma?

¡Bienvenido al reino de la pasta! Algunas de nuestras recomendaciones para comer platos típicos italianos son Carlo Menta, en el corazón de Trastevere, y La Botticella, en el mismo barrio, donde hacen una carbonara espectacular

En Antica gelatería Del Viale sirven un gelatto delicioso, aunque los del World Gelatto Roma le hacen la competencia. ¿El mejor tiramisú? En Pompi, el reino del tiramisú.

Dónde dormir en Roma

¿Qué ver en Roma?

  • Coliseo romano: Probablemente la estampa más famosa de la ciudad. Junto a los Foros romanos, el Coliseo es uno de los restos romanos más increíbles del mundo. Vayan a la basílica de Santa María Antigua donde hacen mapping en las paredes para reconstruir los frescos de la época, es alucinante.
  • Fontana di Trevi: casi siempre está atestada de gente así que si tienen ganas de la foto perfecta lo mejor es ir de madrugada. Y no se olviden de tirar una moneda en la fuente ya que según la tradición el que lo hace vuelve a Roma.
  • Ciudad del Vaticano: la nación más pequeña del mundo concentra la Basílica de San Pedro donde está La piedad de Miguel Ángel y los Museos Vaticanos. Cuando está el Papa los miércoles se celebra una misa por la mañana. Las entradas son gratuitas y se deben reservar en la Prefectura de la residencia papal.
  • Museos Vaticanos: hay que dedicarle una mañana entera a las antigüedades grecorromanas, al Museo Etrusco, a las cuatro salas de Rafael. Lo mejor es la Capilla Sixtina en la que el genio de Miguel Ángel dejó plasmado el Génesis, la Salvación y la Redención, entre 1508 y 1512. Para evitar filas, comprar entradas por internet.
  • El Panteón: vale la pena ir a ver la cúpula más grande de Europa que mide 43 metros de diámetro. Una curiosidad es que allí está la tumba de Rafael, exponente del arte del Renacimiento romano. Un dato, si van un día de lluvia van a ver la caída de la lluvia a través del óculo.
  • Iglesia Santa María del Popolo: es un modelo del arte romano. Allí hay obras de Rafael, Bernini, Caravaggio y Carracci. Un dato: si van cuando no hay misa detrás del altar mayor, en el coro y el ábside al pasar una cortina se esconden tesoros artísticos.
  • Iglesia Santa María in Trastevere: según la leyenda, fue aquí donde brotaba aceite de oliva en el día de nacimiento de Jesucristo. Es la única iglesia medieval romana que no ha sido reformada, y la más antigua de la ciudad.
  • Piazza Navona: la principal atracción de Piazza Navona es la famosa Fuente de los ríos, diseñada por Bernini, junto con la iglesia de Santa Agnese in Agone, diseñada por Borromini. La fuente, cuyas figuras monumentales representan los principales ríos de los cuatro continentes: Río de la Plata –América-, Río Ganges –Asia-, Río Danubio –Europa- y Río Nilo –África-. En el medio de la plaza se levanta un obelisco egipcio.
  • Villa Borghese: ubicado en la colina Pinciano, entre Plaza del Popolo y Plaza España se extiende un gran parque lleno de fuentes, bancos, esculturas, monumentos. Pasando los jardines está el Museo y Galería Borghese, uno de los museos de arte más importantes del mundo. Se exhiben obras de artistas como Bernini, Caravaggio, Rafael, Vasari, Carracci, Rubens y Tiziano, entre otros.
  • Trastevere: el barrio más encantador de Roma es bohemio, tranquilo e ideal para parar la pelota y sentarse a tomar un aperol spritz o a darse una panzada con unos espaguetis a la carbonara.

Aquí tienes 10 cosas que hacer en Roma gratis, ¡de nada!

Berlín

Berlín es un disparate, símbolo de libertad desde la caída del Muro tiene una historia reciente que es terrorífica con el nazismo y alucinante por su resurgimiento después de la Segunda Guerra. Su parte este inalterable es un viaje de 50 años en el tiempo. Por su respeto a la historia, sus museos, sus monumentales edificios y porque no descansa se convierte en una ciudad imprescindible de Europa.

Llegar a Berlín desde el aeropuerto internacional Tegel

Sin dudas la mejor opción es el tren Airport Express: sale cada 30 minutos y tarda aproximadamente media hora en llegar a la céntrica Estación de Hauptbahnhof. El pasaje sale 3.40€.

¿Cómo moverse en Berlín?

Los mejores medios de transporte son el tranvía y el metro y la tarifa mínima del ticket es de 1.7 euros. También hay pases de 24 horas a precios muy convenientes y el valore va a depender de las zonas de la cuidad por las que necesiten desplazarse.

¿Qué y dónde comer en Berlín?

A orillas del canal Landwehrkanal, está el Türkische Markt (Mercado turco) que se celebra todos los martes y viernes. Este mercado al aire libre es una verdadera fiesta para los sentidos donde se consiguen desde telas, víveres, frutas, verduras y hasta las más deliciosas comidas turcas. Recomendamos el gözleme (crepe) relleno con acelga.

En el país de las mejores salchichas del planeta se destaca una pequeña hamburguesería Acá va el dato: Burgermeister, Oberbaumstrasse 8. Un pequeño local que está bajo las vías del S-Bahn que si te dejás llevar por las apariencias lo más probable es que sigas de largo.

Si te va el dulce no te olvides de pasar por Fassbender und Rausch, una chocolatería berlinesa tradicional.

Dónde dormir en Berlín

¿Qué ver en Berlín?

  • Alexanderplatz: el punto neurálgico de la ciudad desde donde salen muchos tours a la gorra. Además, en el medio de la plaza, gran parte del año instalan un mercado con productos típicos alemanes. El solo hecho de ir para disfrutan de una salchicha asado con una buena cerveza por un puñado de euros hacen que la visita valga la pena.
  • Isla de los Museos: allí se destaca el Museo de Pérgamo, aunque tienes muchos más para elegir.
  • Bebel Platz: en esta plaza en la noche del 10 de mayo de 1933 ocurrió la quema de miles de libros de autores censurados por los nazis como Freud, Marx y Heine, por ejemplo. Desde 1994 hay un memorial recordando este hecho.
  • Las dos torres de Berlín: ¿Alguien sabe cuál es la plaza más bonita de Berlín? Es la Gendarmenmarkt -1701-, la plaza de los gendarmes donde en 1780 Federico II construye las dos torres gemelas, una luterana y otra calvinista que en principio no tenían función eclesiástica, sólo estaban para decorar la plaza.
  • Barrio de Nicolás: es el barrio más antiguo de la ciudad que con sus callecitas medievales y sus restaurantes y tabernas, es uno de los lugares favoritos de locales y visitantes.
  • Memorial a los judíos: 19mil m2 y 2711 bloques de hormigón que según su creador busca transmitir las sensaciones que pudo haber sentido la comunidad judía durante los años de persecución: agobio, claustrofobia, desorientación, soledad, miedo.
  • Campo de concentración Sachsenhausen: un lugar terrorífico pero necesario en una ciudad que respira historia y en la que se encuentran memoriales a cada paso recorrimos el campo de concentración Sachsenhausen: una visita obligada para entender una parte nefasta de la historia del siglo XX y así ejercitar la memoria. A pocos minutos del centro de Berlín.
  • Puerta de Brandenburgo: inspirado en la Acrópolis de Atenas, Carl Langhans, arquitecto alemán, diseñó la Puerta en 1791, uno de los pocos monumentos que sobrevivió a la 2GM y fue testigo de la historia que atravesó y atraviesa a Berlín. Napoleón la cruzó en 1806, los nazis marcharon por la Puerta en 1933 y los alemanes festejaron la caída del muro en 1989.
  • Kreuzberg: el barrio turco invita a sumergirse en su historia, cultura, música y gastronomía. Restaurantes, locales de ropa típica y el pintoresco mercado llama a gastar suelas y meterse por sus calles.
  • Bernauer Strasse: o la calle de las lágrimas fue testigo de múltiples intentos de fuga, algunos plasmados en sus enormes paredes a modo de memorial. Imposible que no se haga un nudo en la garganta mientras se caminan estas calles.
  • East Side Gallery: más de un kilómetro que fueron parte del Muro de Berlín y actualmente forman una galería al aire libre con trabajos de decenas de artistas de todo el mundo.
  • Street Art en Hackescher Markt: un gran patio de donde salen cabezas de las paredes, hay maniquíes pop, y un gran mural pixelado con la cara de Ana Frank. Una vez atravesado el patio, grandes escaleras, paredes pintadas, graffiteadas e intervenidas artísticamente invitan a entrar a un mercado under donde hay libros, cuadros, remeras y algunos souvenirs. ¿Cómo llegar? Caminar por la Rosenthaler Straße, al lado de Cinema Café se encontrarán con este gran patio lleno de exposiciones, cafés y librerías.
  • Caminar por la cúpula del Bundestag: el antiguo edificio del Reichstag es la sede del Parlamento Alemán (Bundestag alemán): un edificio histórico con aspecto de templo clásico, coronado por una enorme y moderna cúpula de cristal por la que se puede y debe transitar. La entrada es gratuita, pero hay que reservar con tiempo.

Aquí tienes más cosas que ver en Berlín para aprovechar al máximo tu escapada urbana.

¿Tienes sed? ¡Visita uno de los mejores bares de Berlín!

Praga

Siempre relegada en un primer viaje a Europa, Praga es una ciudad que enamora, y tiene motivos para hacerlo. La ciudad de los mil castillos te deja con la boca abierta desde el primer momento: la Ciudad Vieja, el Puente de Carlos, el río Moldava, el barrio Mala Strana y el Gran Castillo hacen que nos traslademos en el tiempo. Encima los checos tienen la mejor cerveza del mundo. ¿Algo más?

Llegar a Praga desde el aeropuerto

Lo más práctico para es el autobús Airport Express que sale, sin paradas intermedias, desde las dos terminales hacia Hlavni Nadrazi, la estación central de trenes. El viaje dura media hora y sale 60 coronas, algo más de 2 euros.

Jay Dantinne en Unsplash

¿Cómo moverse en Praga?

El metro es la manera de moverse más conveniente en Praga con solamente 3 líneas y 61 estaciones. El abono por tres días sale 210 coronas, es decir 8 euros.

¿Qué y dónde comer en Praga?

La estrella de la ciudad es un alimento líquido, la cerveza: Pivnice Stupartska tiene la mejor cerveza sin pasteurizar de la ciudad. Para comer pato vayan a U Medvidku. Si están por la Plaza de la Ciudad Vieja y está fresco disfruten del vino caliente -punch-. El mejor codillo de cerdo está en Zlata Lyra. Si buscan algo más novedoso y cool están los tradicionales sándwiches abiertos en Sisters. El postre tradicional, llamado trdlo, no nos gustó mucho. Consiste en un rollo de harina que se cocina a las brasas y ni siquiera el helado de vainilla con el que estaba relleno lo salvó.

¿En qué zona alojarse en Praga?

Nuestra recomendación de alojamiento es en el barrio Zizkov muy bien conectado con el centro de la ciudad, a solo 15 minutos. Zizkov es un barrio famoso por la variedad de bares y restaurantes. Una de las atracciones es la Colina Zizkov en donde se puede ir a ver los más bellos atardeceres disfrutando de una buena pilsen.

Dónde dormir en Praga

¿Qué ver en Praga?

  • El Gran Castillo de Praga: es el castillo más grande del mundo. Por su castillo, jardines y patios pasaron personajes como Rodolfo II (1552), rey excéntrico que llenó el castillo de científicos, artistas, alquimistas, enanos y vividores. Además de su obsesión por acumular arte, Rodolfo II estaba desesperado por encontrar la manera de convertir mercurio en oro o lograr la fórmula de la eterna juventud.
  • Ciudad vieja y reloj astronómico: empezamos en la plaza principal, centro histórico de la ciudad, y después de pararnos en el medio de la plaza, al hacer un giro 360º se disfruta de la belleza arquitectónica de la ciudad condensada en pocos metros cuadrados. Contrata un free tour que incluya esta zona porque realmente vale la pena 😉
  • Puente de Carlos: Si no sentís un cosquilleo cruzando este puente consultá con un hematólogo, es probable que en lugar de sangre tengas líquido refrigerante. Con 500 metros de largo x 10 de ancho, es el puente peatonal más transitado del planeta, por año lo cruzan 5millones de personas.
  • Las mejores panorámicas de la ciudad: se ven y disfrutan desde las colinas de Petrin y Zizkov. Es altamente recomendable pasar por el supermercado, comprar unas Pilsner Urquell, relajarse y contemplar el atardecer.
  • Mala Strana –barrio pequeño-: uno de los barrios bohemios más antiguos de Praga, donde se filmaron películas como Amadeus. Perderse aquí no es un problema, es un regalo de la vida.

¿Quieres más? Haz click aquí para descubrir 10 cosas que hacer gratis en Praga.

Budapest

Ciudad formada por la unión de las ciudades de Buda, Pest y la isla de Óbuda en 1874 y dividida por uno de los ríos más imponentes de Europa, el Danubio, la capital húngara nos dejó hipnotizados. A veces dejada de lado en planes viajeros o simplemente relegada al famoso “con tres días alcanza” Budapest tiene un magnetismo mágico e invita a ser tomada más en cuenta.

@itsjeimy

Llegar a Budapest desde el aeropuerto

El bus 200E sale del aeropuerto y te lleva hasta la estación de metro Köbánya-Kispest, primera parada de la línea 3 (azul). Tarda 25 minutos y cuesta 350 florines, es decir 1 euro. Sí, leíste bien, sale a 1 euro.

¿Cómo moverse por Budapest?

Como en la mayoría de las ciudades de Europa del Este, tomar el metro resulta lo más práctico. El de Budapest tiene cuatro líneas y tres de ellas se cruzan en un único punto: la estación de Deák Ferenc tér.

El abono de 3 días sale 4150 florines, algo así como 4.50 euros.

¿Qué y dónde comer en Budapest?

Restaurante Frici Papa. Allí encontrarán comida húngara a excelente precio. Lo malo es que a veces hay que esperar unos minutos y aceptan sólo efectivo. Recomendación: Goulash de setas con arroz jasmín.

¿Cansado de la comida de Europa del este? Zing Burger Király 60. ¿Dónde comés hamburguesas de carne Angus por 2 dólares?

Una parada obligatoria en el barrio del Castillo es en la confitería Ruzswurm. Recomendadísima para los amantes del café y la pastelería. Imposible irse sin probar la tarta Dobos, la preferida de la emperatriz Sissi.

Dónde dormir en Budapest

¿Qué ver en Budapest?

  • Caminar por Buda: subir al Bastión de los pescadores, contemplar la Iglesia de Matías y disfrutar del monte San Gerardo. Luego perderse por el barrio del Castillo, el Palacio y sus patios, antiguas residencias de reyes húngaros.
  • Pest: donde descansa la inmensidad del Parlamento, el edificio más famoso de la ciudad, el centro de la legislatura húngara y de la biblioteca del Parlamento, entre otras instituciones. Una preciosura de edificio que vale la pena una visita guiada.
  • Puente de las Cadenas: a pesar de estar flanqueado por leones se llama de las cadenas por su estilo arquitectónico. Debajo del puente se puede ver la estatua de la libertad ubicada en la cima del monte de San Gerardo.
  • El barrio judío de Budapest es otro punto interesante: su gran sinagoga, ubicada en la calle Dohány, es la 2da más grande del mundo y tiene más oro en su decoración que el propio Parlamento. Caminar por el barrio y toparse con el monumento a Carl Lutz, diplomático suizo, que salvó a más de 62mil judíos es emocionante.
  • La Ópera Nacional de Hungría: ubicada en la imponente avenida Andrássy –Patrimonio de la Humanidad-, de estilo neorenacentista, es digna de una visita.
  • Paseo por el Danubio: Otra forma de disfrutar Budapest es en barco. Con alternativas que incluyen desde un “simple” paseo hasta un paseo que incluye una cena sofisticada hay varias empresas que ofrecen este tipo de tours.
  • Balneario de Széchenyi, el primer balneario terapéutico de Pest, construido entre 1909 y 1913 en estilo renacentista moderno. El agua termal del Balneario Széchenyi brota a la superficie desde el segundo pozo más profundo de Budapest, con una profundidad de 1246 metros y con 76°C de temperatura. Al momento de cambiarse recuerden bajar los asientos para trabar las puertas.
  • Plaza de los Héroes: en esta inmensa plaza hay estatuas de los reyes líderes de la lucha de la independencia.
  • Puente de las Cadenas -el más antiguo de la capital húngara que data de 1849- dicen que el arquitecto que lo diseñó se olvidó de hacerle las lenguas y que por ello se deprimió y se suicidó. No nos quedemos con la parte triste de esta leyenda urbana. De día, apreciando cada detalle, o de noche, totalmente iluminado, es digno de admiración y disfrute. Cruzarlo no tiene precio.
  • Mercado Central: un buen lugar para curiosear un rato largo y para llenar el estómago. Las grandes mesas de madera se visten de fiesta y salen los goulash de a decenas para satisfacer a turistas y locales. Un dato: aquí se consigue la mejor páprika de la ciudad. ¿Dónde? En Vámház körút 1-3. Importante: los domingos no abre, el resto de la semana lo hace de 6am a 18h.
  • Amanecer en el Monte Gellert: desde aquí están las mejores panorámicas de la ciudad. Hay que subir unos cuantos metros por lo que les recomendamos llevar calzado cómodo.
  • Monumento de los Zapatos: es el memorial más fuerte de Budapest. Ideada por los artistas Gyula Pauer y Can Togay, esta obra representa más de cincuenta pares de zapatos esculpidos que recuerdan a los judíos que allí fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, a quienes se les obligaba a descalzarse antes de ser ejecutados.
  • Bares en ruinas: el arte del reciclado: antiguos edificios reciclados y decorados de un modo surrealista son parte del atractivo del barrio judío de Budapest. Recomendamos el Szimpla Kert(El Jardín Simple)  para tomarse unas ricas cervezas y un vino tinto Egri Bikavér (sangre de toro). Un consejo: si querés disfrutar del lugar e ir habitación por habitación para admirar la bizarreada sin que esté desbordado de gente hay que ir antes de las 20hs. ¡Entrar a mirar no cuesta nada y es un verdadero espectáculo!

Si quieres ahorrar, Budapest es tu lugar: 8 cosas que hacer por menos de 5€.

 

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/viaje-a-europa-guia/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Mariona Valencia

♊️☀️♓️🌙♏️⬆️ Some call me Mariona, others call me #HostelworldInsider because I'm a Social and Content Executive at Hostelworld. On my insta @marionavalencia I pretend I like to travel so that I don't lose my job.

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.