¿Estás pensando en hacer un voluntariado en Nepal? Lee esto

¿Estás pensando en hacer un voluntariado en Nepal? Lee esto

¿Por qué Nepal? Porque es uno de esos países que nada más nombrarlos, me saltaba la curiosidad. Porque la mitad de mis conocidos no sabe ubicarlo en el mapa. Y porque es un país que merece ser ayudado y respetado. Espero que, si tienes la suerte de vivir una experiencia de voluntariado en Nepal, puedas dar respuesta a esta pregunta con el mismo brillo en los ojos de todos aquellos que un día allí estuvimos.

Soy Laura (@lauramendez5), nómada de alma y mediterránea de corazón. Viviendo, actualmente, una aventura lisboeta y rememorando lo bonita que puede ser la vida en cada palabra de este artículo. En 2017 hice un voluntariado en Nepal y te invito a leer mi experiencia si estás pensando en hacer algo parecido. Esto es lo que encontrarás en este artículo:

¿Por qué elegí un voluntariado en Nepal?

Necesitaba una aventura sin igual, algo que rompiera mis esquemas, y juntarlo con mi dedicación al voluntariado. Y tras barajar muchas posibilidades, supe que Nepal iba a ser el país en el que empezara esta experiencia de vida, un viaje que sin duda alguna cambió mi vida.

Tras el último y gran terremoto en Nepal en abril de 2015, el país quedó devastado, y a causa de sus pocos recursos, años después siguen intentando recuperarse. A pesar de ello, y gracias a su gran esfuerzo y dedicación, poco a poco van resurgiendo de ese pasado turbulento, y donde además, el viajero tiene un papel importante. Para l@s nepalíes, el viajero que pone Nepal en su hoja de ruta es muy apreciado y respetado, es un invitado y por esa razón lo tratan como tal. ¿Y qué mejor que dejar tu granito de arena involucrándote en un voluntariado en Nepal?

¿Cómo escoger el voluntariado “perfecto”?

Seguramente en tu país hay muchas asociaciones y compañías que te ayudarán a encontrar un voluntariado en Nepal porque están en contacto con ONG locales o ellos mismos llevan proyectos a cabo en otros países. Si esta opción no te convence, también hay plataformas online que te ponen en contacto directo con personas que trabajan en sus propios proyectos u ONGs desde el propio país como Workaway y GivingWay.

Ambas opciones están bien: por un lado, tienes la seguridad que te ofrece una agencia a la que contratas el viaje, ya que ellos se ocupan de toda la organización y te dan soporte siempre que lo necesites, aunque suelen tener un precio mayor.

Por otro lado, eligiendo tu voluntariado online tienes la libertad de escoger entre multitud de proyectos, ya que las opciones de este tipo de plataformas son muchísimas, con un precio inferior (incluso hay lugares en los que no te hacen pagar), pero estás tú solo ante la adversidad. Todo depende del tipo de viajero que seas, la experiencia que tengas viajando solo o en lugares tan remotos, y por supuesto, tu presupuesto.

Para hacer voluntariado en Nepal tienes múltiples destinos, todo dependerá de tus preferencias. Puedes quedarte en un colegio en Katmandú, la ciudad capital; si prefieres algo más tranquilo, puedes optar por una estancia en un templo con monjes en una zona suburbana como podría ser Pokhara; o irte directamente a las granjas de las zonas más rurales del sur, cerca del Parque Nacional de Chitwan. Como he dicho antes, todo depende de tus preferencias. Es tu experiencia y tú decides cómo vivirla. Eso sí, vayas donde vayas tendrás la oportunidad de ayudar a personas que lo necesitan y descubrir una cultura increíble.

⚠️ Hay que tener cuidado eligiendo voluntariados porque en algunos casos se trata de un negocio encubierto. Lo único que puedes hacer antes de llegar al lugar es ser consciente de que existen estos casos e informarte al máximo antes de pagar.

Información útil para viajar a Nepal

  • El visado se hace al llegar al aeropuerto, con tu pasaporte y una foto tipo DNI. Hay de 15, 30 o 90 días y valen 25$, 40$ o 100$.
  • Bebe agua embotellada, siempre.
  • Vacúnate antes de ir, es muy importante, ¡sobre todo si vas a las zonas rurales!
  • Acuérdate de cambiar las rupias a euros o dólares antes de salir del país. En ningún otro país te las cambiarán.
  • Dal bhat power, 24 hour! Memoriza esta frase, ¡te acordarás de mí!

Mi experiencia como voluntaria

Dudas y más dudas. Miedo a la desconocido. Aunque unas ganas terribles de empezar la aventura. Estos eran mis sentimientos antes de viajar. Era mi primer viaje sola tan lejos, por ello decidí irme con la ayuda de una agencia de Barcelona, la cual estaba en contacto con varios proyectos en Nepal, y gracias a ellos tuve un viaje seguro, tranquilo y bien organizado. Escogí irme a la zona rural, ya que quería conocer el Nepal más auténtico, al que pocos turistas llegaban.

Estuve más de dos semanas en un jardín de infancia a las afueras de Bharatpur (sur de Nepal), con niños de entre 2 y 5 años, y viviendo con una familia maravillosa, la madre de la cual era profesora en el colegio. Básicamente daba soporte a las profesoras, jugaba con los niños y practicábamos el inglés, mientras me miraban con cierta curiosidad y buscaban para jugar con esta persona extraña para ellos. La inocencia de los niños es tan bonita, que me hacían sentir parte de su comunidad: me enseñaban sus costumbres, sus bailes y su música, y venían siempre con sus mejores mudas para que les sacase fotos con Snapchat y verse y morirse de la risa con los filtros de animales.

Las dos semanas siguientes estuve ayudando en el orfanato-granja que la familia con la que vivía tenía en la zona rural de Bharatpur. Allí me esperaba un grupo de niñas y niños de entre 10 y 17 años, unos cuantos voluntarios más de varias nacionalidades, una vaca llamada Brownie y una familia que cuidaba de todos nosotros. Fueron días bastantes más duros que en el colegio, ya que la granja conllevaba trabajo duro y las condiciones en las que vivíamos no eran las mismas que en la casa anterior. A pesar de ello, el tiempo allí pasó volando: la plantación de patatas, los juegos antes de dormir con los niños, las fiestas con música y bailes de los domingos, las charlas nocturnas mirando las estrellas con los otros voluntarios, las excursiones con toda la trupe al campo o al cine, y un largo etcétera de actividades y pequeños momentos que hicieron que me diese cuenta que la vida es eso mismo. Momentos, personas, cosas que aprendes diariamente y te hacen ser más respetuosa y cultivar una mente más abierta, no creer tanto en los prejuicios, querer más y dejarse ser querido por todas aquellas personas que tienen algo bueno que ofrecerte.

En este tipo de ambiente se te olvida el teléfono, las preocupaciones de nuestro primer mundo y todo aquello que nos tiene sofocados en nuestras vidas aceleradas. Cuando te despojas de lo material y de tus preocupaciones diarias, te das cuenta que cosas simples como ir descalzo por el campo y sentir lo que hay bajo tus pies, un plato de comida después de un día de duro trabajo, la sonrisa de los niños cuando regresan del colegio o incluso una rápida llamada a tus padres después de una semana sin hablar con ellos…te das cuenta que todo eso nos hace sentir, sentir demasiadas cosas. Te hace sentir más libre, más humano, te hace conectar contigo mismo, con los que te rodean y con el momento presente.

Viajar después de tu voluntariado en Nepal

Por supuesto, no puedes irte de Nepal si haber hecho ruta antes, al menos por los tres puntos más importantes del país:

  • Katmandú

Disfruta de la capital del país perdiéndote entre las calles concurridas y llenas de fantasía de Thamel, el barrio turístico y comercial. Sube las 365 escaleras que te llevan al Swayambhunath, conocido como el templo de los monos, y observa la belleza melancólica que esconden los tejados de Katmandú. Tómate un masala tea, o dos, en algún bar escondido en el que solo encuentres locales. Tómate un respiro de la bulliciosa ciudad en el bonito Garden of Dreams y entabla conversación con un local, deja que te conozca y pregúntale sobre sus costumbres y su vida.

✨ Encuentra tu hostel en Katmandú

  • Pokhara

La ciudad favorita por muchos viajeros, ya que su lago, el Phewa Tal, aporta un aura especial a este lugar. Haz un trekking hasta la Pagoda de la Paz, el templo budista por excelencia de la ciudad. Tómate otro masala tea en algún rooftop bar con vistas al lago. Disfruta de algún concierto en vivo en algunos de los numerosos lugares de vida nocturna y conoce a viajeros de todo el mundo. Olvídate de tus miedos por un día y salta en parapente, vive la experiencia de tener el Himalaya a tus pies y además por un precio muy económico. Madruga y sube al mirador de Sarangkot para ver amanecer por las montañas nevadas de Annapurna. Medita en el lago, conecta y siéntete en paz contigo mismo.

✨ Encuentra tu hostel en Pokhara

  • Chitwan

El parque nacional al sur del país en el que podrás perderte por la jungla al avistamiento de animales salvajes, podrás ir de safari en un Jeep para ver amanecer en la selva profunda y remar una canoa por el río acompañada de cocodrilos y elefantes, ¿emocionante, verdad? Y no te vayas sin haber probado un auténtico masala tea en casa de algún local del lugar.

✨ Encuentra tu hostel en Chitwan

Entre las ciudades principales te puedes desplazar en autobuses turísticos, con trayectos de entre 6-8 horas a cada destino y un precio de entre 400 y 700 rupias (3-5€). Los viajes en autobús son un poco duros, algunos más que otros, ya que las carreteras no están en perfectas condiciones, por ello se tarda tantas horas para 100-200 km.

Que Nepal te cambiará la vida, de eso estoy segura, pero recuerda llenarte de paciencia y comprensión, Nepal es un país especial pero no tan cómodo como muchos otros países del sudeste asiático. Es un país pobre pero agradecido y trabajador. Caótico pero con su propia organización y lógica. Puede que te cueste acostumbrarte a su modus operandi, pero al fin y al cabo tú eres el extranjero y debes adaptarte a sus costumbres. Una vez le cojas el tranquillo, ¡te va a encantar!

📚 Sobre la autora📚 

Laura Méndez

Laura es nómada de alma y mediterránea de corazón. La puedes encontrar en su Instagram @lauramendez5 o paseando por las calles de Lisboa, la ciudad donde descansa entre aventura y aventura.

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/voluntariado-en-nepal/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Mariona Valencia

♊️☀️♓️🌙♏️⬆️ Some call me Mariona, others call me #HostelworldInsider because I'm a Social and Content Executive at Hostelworld. On my insta @marionavalencia I pretend I like to travel so that I don't lose my job.

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.