Hostelworld.com
×
Santa Teresa : of 2 Hoteles available

2 Hoteles en Santa Teresa, Costa Rica

Disponible
  • ¿Cuándo quiere alojarse en Santa Teresa?
  • Buscar disponibilidad & precios
  • Precio
  • Puntuación
  • Distancia
  • Nombre
LESS
Promedio de precio por noche - USD
cerrar
PUNTUACIÓN GENERAL DE LA PROPIEDAD
cerrar
cerrar
cerrar
  • Mostrar más Mostrar menos
cerrar
cerrar
Tienes filtros activos - Borrar todo
Le mostramos propiedades con una calificación de 7 o superior. Haz clic aquí para ver todo
Hotel

Beach Break Surf Hotel

Hotel
0.5km desde el centro - Mostrar en el mapa
0.0
Sin puntuación
0
WiFi Gratis

Beach Break is one of the original hostels in Santa Teresa, and continues to maintain a relaxed vibe for those traveling from all over the world.
We have easy access to the beach, which is known fo... más...

Continuar
Hotel

Hotel Raratonga

Hotel
0.5km desde el centro - Mostrar en el mapa
0.0
Sin puntuación 5
WiFi Gratis

Hotel Raratonga opened its doors for the first time in 2005.The lodge offers to the guests a place to stay that is comfortable, clean, affordable, ecological and in balance with the natural surrouding... más...

Continuar
Nos hay resultados. Por favor, cambie las fechas o refine los filtros.

Tenemos 2 hoteles en Santa Teresa con una puntuación media de 8.3 basada en 1,733 reseñas 2 de propiedades 2 disponibles en Santa Teresa

Sobre Santa Teresa

Santa Teresa, en el pasado un tranquilo pueblo pesquero, es actualmente un animado paraíso para surfistas con una creciente oferta de bares y restaurantes. Ubicado en la península de Nicoya, en Costa Rica, cuenta con largos tramos de arena blanca y relucientes aguas azules con olas perfectas todo el año. La flora y la fauna autóctonas prosperan en la verde jungla tras la costa. Ir a ver el atardecer a la playa es una costumbre diaria tanto para lugareños como para visitantes, que va seguida de una visita a los bares, clubes y discotecas, abiertos hasta el amanecer.

Muchos de los hostels en Santa Teresa son también campamentos de surf u ofrecen clases (¡perfecto para principiantes!). Puedes elegir además un establecimiento con piscina, clases de yoga o hamacas para descansar tras un día surcando las olas. ¿Quieres un poco de paz y tranquilidad? Entonces reserva una habitación privada. Si quieres ahorrar, hay algún que otro hostel en Santa Teresa que también disponen de instalaciones de cocina, por lo que podrás preparar tu propia comida.

El pueblo de Santa Teresa es pequeño en comparación con otros destinos para surfistas del país, pero su vida nocturna es muy animada. En la zona encontrarás restaurantes auténticos que sirven gastronomía internacional, así como prácticos servicios e instalaciones. La concurrida playa Carmen es el centro neurálgico, mientras que la playa Mal País tiene un ambiente más relajado, con la jungla salvaje de fondo. Dirígete a Montezuma para hacer una excursión hasta las cascadas: allí podrás nadar en las piscinas naturales e incluso tirarte a alguna desde arriba.

El surf es la atracción principal de la península de Nicoya, ¡y Santa Teresa no es una excepción! Encontrarás zonas aptas para todos los niveles, desde la playa Hermosa, ideal para principiantes, hasta Rocamar para los más expertos. Si el día se te ha hecho corto, la playa Carmen cuenta con iluminación nocturna para poder seguir disfrutando de las olas. ¿Demasiada acción? Dirígete hacia el norte, donde hay aguas más tranquilas para hacer esnórquel y bañarse. La cercana reserva natural Cabo Blanco es un bosque tropical protegido con un gran número de aves acuáticas y árboles autóctonos. Con suerte, puede que veas armadillos, monos aulladores o ciervos de cola blanca en una de las visitas guiadas.

El aeropuerto más próximo es el Aeropuerto Nacional de Tambor, con vuelos diarios desde el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en San José. Pilla un bus para recorrer los 35 km hasta Santa Teresa o súbete al ferri que rodea la península desde Paquera y que tarda algo más de una hora. Para desplazarte por la zona, alquilar un coche es una buena opción, aunque las polvorientas carreteras están llenas de baches. También hay buses públicos para ir de una playa a otra.