Hoteles en Rabat

3 Hoteles y otros alojamientos en Rabat, Marruecos
Ubicación
Llegada
Salida
Personas

Cancelación gratuita. Reserva con más de 2 días de antelación para optar a cancelación gratuita

Mostrar:

Ordenado por nuestro algoritmo orgánico y sin comisiones.

Dar rabiaa

Hotel - 0.41km desde el centro - Mostrar en el mapa
WiFi Gratis
Desayuno gratis

The Riad Dar Rabiaa is located in the heart of the medina of Rabat, known for its lively atmosphere. The old walled city revolves around the old market where souk whose alleys are lined with shops stocked with ceramics, spices and jewelry. Traditionally a...

Leer más acerca de Dar rabiaa
Formulario de precios €30
Ubicación perfecta
Personal extraordinario
Limpieza fantástica

Kayezer

Hostal - 0.16km desde el centro - Mostrar en el mapa
WiFi Gratis

casa grande con habitaciones privadas cómodas y compartidas (dormitorio) en el centro de la ciudad en la medina de rabat cerca de la estación de RABAT VILLE Hassan tower el mosolium mohammed 5 kasbah oudayas playa de rabat Habitaciones confortables, soleadas...

Leer más acerca de Kayezer
Formulario de precios €12
Ubicación perfecta
Personal extraordinario
Limpieza fantástica

Auberge de Jeunes Rabat

Hostal - 0.31km desde el centro - Mostrar en el mapa
WiFi Gratis

Auberge de Jeunes Rabat is 20 minutes walk from the beach. Set in Rabat, within 1.4 km of Kasbah of the Udayas and 2 km of The National Library of the Kingdom of Morocco, Auberge De Jeunesse offers accommodation with a shared lounge and a garden, and free...

Leer más acerca de Auberge de Jeunes Rabat
Formulario de precios €8
Ubicación perfecta
Personal extraordinario
muy limpio

Tenemos 3 Hoteles en Rabat con un promedio de puntuación de 9.0 basada en 817 reseñas.

Acerca de Rabat

A pesar de ser la capital de Marruecos, Rabat suele ser menos conocida que Marrakech o Fez, y ¡eso es lo bonito de esta ciudad! Bañada por el océano Atlántico y en plena desembocadura del río Bu Regreg, la urbe dispone de un entorno espectacular que llama la atención, con una arquitectura islámica que combina con edificios de estilo colonial francés. ¿Practicas surf? Pues Rabat es un destino cada vez más popular entre los amantes de este deporte. También cuenta con muchos barrios emergentes, además de cuidados jardines donde pasear tranquilamente.

Sumérgete de lleno en la historia de Rabat alojándote en un riad tradicional (una casa típica) con pórticos con intrincados grabados, además de un patio interior donde descansar. Si buscas algo diferente, también encontrarás un hostel en Rabat con terraza en la azotea cerca de la playa. El sueño de cualquier surfero, vamos. ¿Y por qué no te hospedas en una casa palaciega decorada con llamativos mosaicos en el zoco de los joyeros? En Rabat hay hostels que ofrecen desayuno gratuito ¡y hasta tienen jacuzzi en la misma habitación!

Como suele ser el caso en la mayoría de ciudades marroquíes, la medina concentra todo el bullicio. El casco antiguo amurallado (la kasbah) de Rabat es relativamente pequeño y tranquilo. Piérdete por las coloridas callejuelas en busca de tiendas de artesanos de cuero o de alfombras bereberes. En las avenidas bordeadas de palmeras de Agdal, el moderno centro urbano, encontrarás todo tipo de restaurantes y bares donde hacer una parada, desde establecimientos exclusivos hasta pubs irlandeses. Cruza el río hasta el municipio de Salé para descubrir el zoco y la lonja de esta pequeña población que parece haberse detenido en el tiempo.

En Rabat, visita la kasbah real de los Udayas, una fortaleza bereber rodeada de impolutos jardines donde oirás el batir de las olas de fondo. También vale la pena acercarse a la torre Hasán, un minarete de arenisca roja que pretendía presidir una mezquita que nunca se llegó a acabar. El mausoleo de Mohamed V es una opulenta obra arquitectónica de estilo alauita con techo piramidal de azulejos verdes. Y en Agdal, podrás disfrutar del sol mientras paseas por las 17 hectáreas del Jardin d'Essais Botanique.

El Aeropuerto de Rabat-Salé está a 5 km del núcleo urbano, y hay un autobús lanzadera que hace este recorrido. En la ciudad, los pequeños taxis de color azul son una manera práctica y barata de desplazarse, ya que en general los conductores usan taxímetros (¡relájate y olvídate de regatear!). Para ir a Salé, ve hasta Bab Chellah, una de las antiguas puertas de entrada a la medina, y sube en un taxi compartido si la idea del barco no te termina de convencer.